El nacimiento de Noé y el rapto de Enoc

Dice el Señor:

«Pero Enoc, al ver que con estos seres "superinteligentes", dejando intacta su libre voluntad, ya no había nada que corregir, finalmente también rogó al Señor para que Él lo llevase consigo.

Y el Señor dijo a Enoc: "¡Mi siervo más fiel! Mira, este año Lamec, tu nieto, aún tendrá un hijo. Debes bendecirlo antes de eso; entonces te liberaré del mundo tal como te he prometido".

Y en ese mismo año, cuando Lamec tenía ciento ochenta y dos años, Ghemela le dio un hijo, a quien Enoc bendijo inmediatamente según la orden del Señor.

Y Lamec añadió después de la bendición: "Su nombre será Noé. Él nos consolará en nuestro esfuerzo y trabajo en la tierra, que Dios el Señor ha maldecido".

Por este clamor de Lamec, cualquiera puede ver que incluso el estado de ánimo de Lamec no estaba del todo en orden; porque de esa manera Me hizo, a Mí que soy el Señor, una clara acusación por la supuesta maldición de la tierra, ya que de alguna manera dijo: En Dios ya no hay consuelo; porque ahora Él se complace en matar los cuerpos de los padres. ¡Por lo tanto, su hijo Noé será un consolador!

Pero Enoc también reprendió a Lamec por esta declaración y le mostró que Yo veía el comportamiento de los hijos con el corazón dolido, aunque Yo mismo les había prometido a todos una vida eterna en el espíritu después de desechar la carne tentadora, enseñado y siempre convincente en los corazones de todos.

Pero Lamec dijo a Enoc: "Lo sé tan bien como tú, padre Enoc. Pero si siempre veo en mí mismo la cierta vida eterna, ¿por qué no puedo verla también en los que han muerto? Mira, para eso no tenemos enseñanza ni razón. ¿Por qué los espíritus que han pasado al más allá no pueden venir a nosotros y mostrarnos que también tienen vida sin cuerpo?"

Y Enoc dijo: "¿Qué estás diciendo? ¿Acaso no viste el espíritu de Adán, Zuriel y el espíritu de Abel y Set? ¿Qué más quieres entonces?"

Pero Lamec dijo: "Mira, en Dios todas las cosas son posibles. ¿No puede Él llamar de vuelta a los muertos a la aparente vida y existencia cuando Él lo desee? ¡Entonces creemos que es así! Pero cuando la aparente existencia retrocede, ¿qué pasa entonces? ¿A dónde va, ya que no está más presente para nuestros sentidos? Mira, ahí es donde se muestra la antigua maldición. Estamos destinados a ser asesinados; somos para la maldición, pero no para la vida. Donde hay vida, debería ser siempre evidente, pero no de alguna manera que parezca no serlo. ¡Por el pecado de Adán, toda carne humana debe ser asesinada! ¡Qué maldición! Si nunca he pecado, ¿por qué mi cuerpo debe ser asesinado por el pecado de Adán? Mira, eso me parece cruel!"

Aquí Enoc bendijo a Lamec y se fue, y lloró delante del Señor.

Pero el Señor consoló a Enoc, lo llevó consigo con su cuerpo, y desde entonces no fue visto más en la tierra, aunque la gente lo buscaba por todas partes».

Fuente: Gobierno de Dios, tomo 3, capítulo 117, versículos del 6 al 20, recibido por Jakob Lorber.
(GobD 3.117.6-20)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola