jueves, 14 de enero de 2021

Sobre la autoridad en el mundo


1. Que sean dirigidas aquí algunas palabras a Andrés H., que tiene que ejercer un oficio seglar, que es un derecho para el bienestar temporal de los grandes del mundo, reprimiendo a los pequeños y débiles, que están allí sin poseer el poder y la fuerza del mundo; débiles que tienen que alimentar a los grandes para nada más que el mantenimiento de un derecho que pone todas las cargas sobre sus débiles espaldas.

2. Aparte de Mi Amor, no existe en ningún lugar derecho alguno, más que sólo dentro de Mi Amor. Mi Amor está dentro de vosotros. De él emerge la Sabiduría. Ambos constituyen el Orden Eterno con el que se hizo todo lo que existe, desde lo más pequeño hasta lo más grande, cada uno en número infinito.

Este, Mi Amor, da con gusto todo lo que tiene, no se apropia de nada con el fin de poseer algo, sino sólo para poder dar más. Mi Amor no destruye nada, sino que sólo quiere conservarlo todo para que nada perezca.

Mi Amor está siempre dispuesto a llevar toda la carga por los demás, para que todos estén mejor en el gran alivio de su carga. Mi Amor es paciente, manso y lleno de humildad y devoción ante todas las exigencias de la Sabiduría que acompaña sólo al Amor. Mi Amor posee incluso la fuerza para soportar todas las dificultades imaginables con una diáfana serenidad.

Reflexiona: aparte de Mi Amor, ¿existe algo más que podría o debería llamarse “derecho”?

3. Si también consideras que el Amor, que proviene de Mí, siempre es acompañado de la verdadera Sabiduría libre y en justa medida. Sabiduría que es la única legisladora justa, es aquella que lo arregla todo de la mejor manera y la que ilumina todo y la que comprende todo desde el fundamento.

Sí, en otras palabras, cualquier cosa que está fundamentada en Mi Amor, allí también se encuentra el verdadero derecho. Pero en donde no es así tampoco existe derecho, sino todo lo contrario.

Tal "no-derecho" se basa en el amor egoísta y su verdadera naturaleza no es más que una ley del puño o robo con apariencia humanitaria. E incluso si a menudo al ciego le parece exteriormente como si fuera amor, pero la verdad es que no es más que un infernal amor egoísta.

4. El amor egoísta os enseña a reconocer lenta y laboriosamente vuestras necesidades y la ventaja de vuestras acciones, y os permite reconocer los medios para organizar vuestras relaciones de tal manera que le permitan al prójimo un espacio de vida tan limitado como el que tiene un pájaro en su jaula o un pez en su recipiente.

Desde este punto de vista de dominio o más bien de robo, las leyes se dan en innumerables cantidades, dependiendo del número de necesidades de bienestar que tiene el amor egoísta. Necesidades que crecen cada vez más.

Está claro que estas leyes deben mantenerse muy estrictas y deben estar garantizadas a través de encarcelamientos, pólvora y muerte.

A veces, el amor egoísta dictamina también leyes para que los esclavos no se peleen entre sí en la larga noche de desesperación, por lo que el individuo también piensa que está ganando algo y se comporta con calma, ya que todavía se le permite disfrutar un poco de lo que cae al suelo de las mesas de los gobernantes, cosas que ya no le sirven a ellos.

5. Ahora, mira, la gente a menudo se ve obligada a abandonar Mi Amor y a apoderarse del amor egoísta y a actuar mal a pequeña escala, como los grandes lo hacen a gran escala, que mienten, hurtan, roban y asesinan y además son descarados por atreverse a hundir Mis Leyes en sus excrementos para así darles una supuesta, pero maldita "imagen de moralidad".

¡Ay de ellos algún día! Bien esto puede cegar a los ciegos, pero Yo miro sus trucos y se los revelo a Mis Hijos que han comenzado a buscarme.

6. ¡Por tanto, te aconsejo que busques diligentemente Mi Amor, en el que habita toda Sabiduría. Recién con la Sabiduría podrás convertirte en un hombre completamente justo en el sabio ejercicio del no insignificante oficio que se te ha confiado, para el verdadero bienestar de tus muchos hermanos y hermanas!

7. Y créeme firmemente: Todo lo que te enseñe a hacer la Sabiduría proveniente de Mi Amor, lo ejecutarás sin obstáculos, y a ti no se te tocará ni un cabello. Porque allí en donde ordena la Sabiduría, allí también tiene de parte Mía los mejores medios y en grandes cantidades para la ejecución.

8. Esto lo digo Yo, el Amor Eterno, por ahora sólo a ti a través de mi débil siervo, que es un escribano voluntarioso y tiene poco miedo a los hombres desde que me conoce más de cerca. - Amén.

Fuente: Dádivas del Cielo, recibido por Jakob Lorber el sábado, 18 de abril de 1840.

(dadi1.400418)

lunes, 30 de noviembre de 2020

Para amar las letras

Para amar las letras hay que empezar desde sus orígenes. Por ejemplo para amar la "A" se necesita saber cómo nació y qué significa. 

 

El origen de la A

La "A" nació en Egipto y significaba: "todo lo que edifica con sabiduría y conocimiento de lo interior". Es por eso que las pirámides fueron edificadas según la forma de la "A". Construcciones que en sus inicios estaban destinadas a servir como escuelas de sabiduría.

El mismo nombre "pirámide" lo testifica. Se compone de Piro-Mi-Dai: Piro: fuego o luz que da la sabiduría, Mi: a mí y Dai: del verbo "dar". En otras palabras pirámide significa "¡dame sabiduría!" o "¡ilumíname!".  (GEJ 5.72.2)


En la imagen siguiente vemos la palabra "CLEÓPATRA" en la escritura egipcia moderna. La A era representada por la forma de un Águila (Aquila en latín, Adler en alemán, eAgle en inglés, Αετός en griego, Aigle en francés, Arrano en vasco, Adelaar en holandés, etc.)




La escritura hebrea que usó Moisés era la de Egipto. El hebreo en la época de Jesús ya no era la misma que la que usó Moisés. El Alef (la A hebrea) es algo diferente a la original. (Ver imagen). Sin embargo se reconoce al águila original egipcio.

A la pregunta ¿cuál fue el modelo usado que dio la forma a la letra "A"? se puede contestar lo siguiente:

Los egipcios consideraban al cerebro como la sede representativa de la sabiduría, por eso usaron la forma de las neuronas piramidales* como modelo básico para representar esta letra tan importante que inicia el alfabeto que permite la transmisión del conocimiento y por ende de la sabiduría.


*descubiertas por el médico español Santiago Ramón y Cajal (*1852- †1934). Ver imagen.




Células piramidales con tinción de Golgi por Ramón y Cajal.




Albert von Kölliker, un influyente científico alemán, se sorprendió y comenzó a traducir el trabajo de Ramón y Cajal, mayoritariamente en español, al alemán. A partir de allí comenzó a extenderse la doctrina de la neurona, con lo que se remplazó la teoría reticular que entonces prevalecía. Sin embargo, Ramón y Cajal murió antes de que su teoría se comprobara.



El origen de la letra L


Otra letra a amar es la “L”. En la imagen vemos que los egipcios usaban al león para representar la “L” en “KLIOPADRA” que en nuestro idioma se traduce como “Cleopatra”. 



Pero ¿de dónde viene la forma de león para designar la “L”? 

Los fundadores de la cultura egipcia eran pastores y agricultores. Como vivían en una zona muy cálida y con temperaturas muy elevadas durante el día, solían laborar mucho durante la noche en donde con el tiempo llegaron a observar el cielo estrellado con mucha precisión. Así descubriendo las diversas formaciones de las estrellas que iban trasladándose a lo largo del año. 

De todas las formaciones escogieron doce como referencia para marcar cada una de las 12 principales actividades del pueblo. 

A esta repartición de las actividades la denominaron “zodiaco”, compuesto de “Za-dia-kos”.

En donde :

“Za” o “Zo” significaba “para” o “a fin de”;

“dia” o “diaia” “día de trabajo” o “trabajo” y

“kos” “división” o “repartición”.

Es decir, “zodiaco” es “la división del trabajo” o “las diferentes etapas del trabajo anual”.

Veamos porqué. El trabajo cambiaba de acuerdo a las circunstancias del año. Por ejemplo durante la etapa en donde el río Nilo crecía, la actividad de ese mes, estaba relacionada a la abundancia del agua y la llamaron “acuario”; al mes siguiente se dedicaban a la pesca como consecuencia a la crecida del río y la denominaron “piscis”; cuando al siguiente mes el flujo del río bajaba se dedicaban al pastoreo de carnero “Aries” y después atendían a los toros “taurus”. 

No vamos a mencionar todos los animales del zodiaco porque escaparía a nuestro tema de la letra “L”. Por eso pasemos a describir la etapa del año en donde el león entraba en acción.

El león entraba en contacto con los moradores de los inicios de la cultura egipcia porque justo en ese séptimo mes las leonas tenían sus crías que necesitaban ser alimentados, es por eso que los leones salían de caza a un territorio mucho más lejano a su hábitat. Es decir, ellos “escapaban de casa” y llegaban a cruzar desiertos, montañas y valles hasta la zona en donde los primero moradores de Egipto residían y mantenían su rebaño.

En ese caluroso mes de julio, en donde el sol suele desplegar su mayor acción de luz y calor, los habitantes de Egipto se dedicaban principalmente a enfrentarse y defenderse de las diversas jaurías de leones que pasaban por la región.

Por ese motivo la constelación del firmamento nocturno que marcaba ese mes fue denominada “Le O Wa”:

“Le” “el malo” o “el que viene del malo”;
(El opuesto de “Le” es “El” que significa “el bueno” o “el hijo del bueno”. Ver nota 1.)

“O” significaba el “sol” o el “hijo del Sol”;

“Wa” o “Wai” “el que se va allí” o “el que se escapa”.

En otras palabra “Leowa” significaba el “malo que escapa del sol”.
Posiblemente la línea vertical de la “L” simboliza la luz del Sol que baja a la Tierra y la linea horizontal de la “L” la escapada del malo ante el Sol y su calor. El hecho es que en realidad, el león escapaba del intenso calor del sol y migraba al norte, incluso hasta llegar al mar mediterráneo en donde reinaba un clima más mesurado.

Por algo la letra “L” de león está presente en muchos idiomas del planeta como Leo (latín), Lion (inglés), Löwe (alemán), Leeuw (holandés), Løve (noruego), Libaax (somalí) , λιοντάρι (Liontári) (griego), Lehoia (vasco), etc.




Fuente: GEJ 3.107

Nota (1): El opuesto de "Le" (malo) es "El" (bueno) que en el idioma hebreo significa "Dios" como en Miguel (Mica-El: "Aquel que se parece a Dios"),  Rafael (Rapha-El: “Dios ha sanado”), Gabriel (Gabri-El: “La fuerza otorgada por Dios”), Daniel (Dan-El: “Dios es mi juez o justicia de Dios”) y hasta el nombre ficticio de Superman: Kalel (Kal-El o קל-אל:  "fácil para Dios").

jueves, 19 de noviembre de 2020

La Biblia y el Ayuno


El ayuno que he escogido, ¿no es más bien romper las cadenas de injusticia y desatar las correas del yugo, poner en libertad a los oprimidos y romper toda atadura?

Isaías 58:6

Así que ayunamos y oramos a nuestro Dios pidiéndole su protección, y él nos escuchó.

Esdras 8:23

Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Mateo 6:17-18

«Ahora bien —afirma el Señor—, vuélvanse a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos».

Joel 2:12

Cuando ayunen, no pongan cara triste como hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa.

Mateo 6:16

En todo ese tiempo no comí nada especial, ni probé carne ni vino, ni usé ningún perfume.

Daniel 10:3

Así que después de ayunar, orar e imponerles las manos, los despidieron.

Hechos 13:3

Allí estuvo cuarenta días y fue tentado por el diablo. No comió nada durante esos días, pasados los cuales tuvo hambre.

Lucas 4:2

Mientras ayunaban y participaban en el culto al Señor, el Espíritu Santo dijo: «Apártenme ahora a Bernabé y a Saulo para el trabajo al que los he llamado.»

Hechos 13:2

Y Moisés se quedó en el monte, con el Señor, cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber nada. Allí, en las tablas, escribió los términos del pacto, es decir, los diez mandamientos.

Éxodo 34:28

«Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche. Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes. Cuando cumpla con esto, me presentaré ante el rey, por más que vaya en contra de la ley. ¡Y, si perezco, que perezca!»

Ester 4:16

martes, 17 de noviembre de 2020

Weint Gott?

Wenn Gott im Himmel lebt, wo alles Glückseligkeit und Freude ist, warum sollte Gott dann weinen?
 
Weint überhaupt Gott wirklich? Hat Er jemals geweint?

Welche sind die möglichen Ursachen, worum ein Mensch  weint?

Zuerst haben wir den Schmerz. Der Schmerz kann so stark sein, dass das Weinen das durch den Schmerz verursachte Leiden lindert. Es ist eine natürliche Reaktion im Menschen.

Dann gibt es die Freudenträne. Sie ist auch etwas natürlich, das man nicht vermeiden  kann, besonders wenn die Freude außergewöhnlich ist und von Herzen kommt.

Die dritte Träne ist die des Mitgefühls. Wir spüren einen Druck in unserer Brust, der uns sagt, dass wir alles tun müssen, um den Gefallenen zu helfen.

Selbstmitleid kann uns zwar auch Tränen vergießen lassen, aber es scheint keine edle Sache zu sein. Wie die Träne der Traurigkeit. Träne, die mehr die Forderung nach Rückerstattung des Verlorenen verbirgt. Es ist keine edle Träne, weil es egoistisch ist, da es nur Eigennutz sucht.

Und schließlich gibt es die Krokodilstränen, die durch extreme Wut, enormen Zorn verursacht werden. Es ist sogar eine Träne, die das Gesicht nicht benetzt, im Gegenteil, die brennenden Augen werden dunkel und trocken.

Von diesen sechs Tränen konnten nur die ersten drei von Gott kommen, weil sie göttlich sind.

Mal sehen, im Himmel, ist alles Freude? Ja. Na dann weint auch Gott.

Fühlen Himmelsbewohner Mitleid an Menschen, die auf der Erde leiden? Ja. Dann weint Gott auch aus dem Herzen um uns, wenn wir in Armut und Leiden geraten. Und schließlich, könne die im Himmel wohnen Schmerzen fühlen? Natürlich! Schmerz zum Beispiel, dass die Menschheit so weit von Gott entfernt und so rebellisch geworden sind und auch sie so widerspenstig sind.

Fazit: Da Gott auch ein Mensch ist, da wir, die Menschheit, nach seinem Bild und Gleichnis geschaffen sind, ist er es auch. Deshalb hat Gott auch alle Eigenschaften eines Menschen. Er ist sensibel, ehrlich, treu, Er hat Gefühle, Er kann verletzt werden, Er kann beleidigt sein, Er kann beleidigt werden und am schlimmsten, er kann ignoriert werden, obwohl Er derjenige ist, der uns alles gegeben hat.

Deshalb glaube ich, dass Gott doch weint.

¿Llora Dios?

Si Dios vive en el Cielo en donde todo es bienaventuranza y alegría, ¿por qué debería llorar Dios?
 
¿Llorará Dios de verdad? ¿Alguna vez ha llorado?

¿Cuáles son las posibles causas para que un ser humano llore?

Primero tenemos el dolor. El dolor puede ser tan fuerte que llorar trae alivio al sufrimiento que causa el dolor. Es un reflejo natural en el ser humano.

Después existe la lágrima de la alegría. Es una lágrima también natural que no puede ser evitada cuando la alegría es extraordinaria y de corazón.

La tercera lágrima es la de la compasión, sentimos una presión en el pecho que nos dice que debemos hacer todo lo posible por ayudar al caído.

Aunque la autocompasión también nos puede causar derramar lágrimas, pero no parece ser algo noble. Igual que la lágrima de la tristeza. Lágrima que esconde más una exigencia de restitución de lo perdido. No es una lágrima noble, porque es egoísta ya que solo busca el interés propio.

Y, por último, está la lágrimas  de cocodrilo, la que es causada por una rabia extrema, una enorme cólera e ira. Es incluso una lágrima que no moja el rostro, al contrario, los ojos encendidos se vuelven oscuros y secos.

De estas seis lágrimas, solo las tres primeras podrían salir de Dios, porque son divinas.

Veamos, en el Cielo, ¿ es todo alegría? Sí. Pues bien, entonces también Dios llora.

En el Cielo, ¿se siente compasión por los hombres que sufren en la Tierra? Sí. Entonces también Dios llora de corazón por nosotros cuando caemos en desgracia y sufrimiento. Y por último, ¿se puede sentir dolor en el Cielo? ¡Claro que sí! Dolor, por ejemplo, de que la humanidad esté tan lejos de Dios y tan rebelde y tan contraria a todo lo que es divino.

En conclusión: Como Dios también es un ser humano, ya que nosotros, la humanidad, somos hecho a imagen y semejanza de Él, entonces Él también lo es. Por tanto Dios tiene también todas la cualidades de un ser humano. Es sensible, es honesto, es fiel, tiene sentimientos, puede ser herido, puede ser ofendido, puede ser insultado y, lo peor de todo, ser ignorado, siendo Él el que nos ha dado todo.

Por eso creo que Dios sí llora.