sábado, 8 de abril de 2017

La capa de Bartimeo

»Por naturaleza, el espíritu del hombre tiene todo dentro de sí; Él no necesita pues nada más que la apertura de sus ojos, para ver la infinita plenitud de las maravillas de la vida que existe dentro de sí mismo.« (acla11.6)

El Señor explica -en la obra “Aclaraciones de las Escrituras”- que todos los hombres mundanos están ciegos espiritualmente. Es decir, todos tienen un espíritu con los ojos cerrados. No los puede abrir. Si este hombre mundano se vuelve un estudioso de las cosas del mundo y cree que lo ve todo, tan solo está soñando, y lo que ve son quimeras fantasiosas que le muestra el mundo.

En realidad casi todos estamos ciegos espiritualmente. Bienaventurado es el hombre que se da cuenta que está ciego. Pocos están conscientes de esta ceguera. Y más bienaventurado es el hombre que, no solo sabe que es ciego espiritualmente, sino que sabe que hay Alguien que puede curarle su ceguera.

Este hombre doblemente bienaventurado está consciente y esperando que el Señor pase por su vida. Ya no lee, ya no se instruye mundanamente. Solo espera que el Señor pase por su vida.

Para ellos, el evangelista San Marcos escribió:
Entonces él (Bartimeo) echando su capa, se levantó y vino donde Él (Jesús)”
Marcos 10,50

Bartimeo era un ciego que mendigaba en las puertas de Jericó. Cuando Jesús salió de Jericó, Bartimeo comenzó a gritar:

- ¡Jesús, hijo de David, ten misericordia de mí!

Pero fue reprendido por sus gritos, pero él gritaba más. Y Jesús le llamó. Bartimeo echó su capa pesada y fue corriendo donde el Señor quien le preguntó:

- ¿Qué quieres que te haga?

- El ciego le dijo: “¡Maestro, que reciba la vista!”

- El Señor le dijo: “Ve, tu fe te ha salvado”.

Luego recibió la vista y seguía a Jesús en el camino.

¿Qué simboliza la capa? Simboliza el mundo. Cuando el Señor nos llama, lo mejor es tirar el mundo por la borda, y así más rápido llegar al Señor. Para que nos dé la vista espiritual. Pues, todo lo demás ya lo tenemos en nuestro interior donde mora el espíritu.


Resumen de acla.11

No hay comentarios:

Publicar un comentario