miércoles, 31 de mayo de 2017

El amor correspondido

Un hombre, que quiere casarse, visita a los padres de una joven, para pedirles la mano de la hija. Pero la joven y los padres no notaron amor en él y, al contrario, se dieron cuenta que él estaba más interesado en las riquezas de la joven. ¿Ganará, de esta manera, el amor de la joven? ¡Difícilmente!
 
Porque “quien no tiene Amor, difícilmente encontrará un amor correspondido. Pero quien busca, lleno de Amor, al amor correspondido, lo encontrará; Y una vez que lo encuentre, que no le dé la espalda, si éste viene con toda alegría y en acción.
 
El Señor nos da el ejemplo. Vino a nosotros, sin que Le llamáramos, por puro Amor, y nos muestra Su Amor incondicional, sin esperar ninguna recompensa. Si Le reconocemos y Le correspondemos, yendo donde Él, con todo Amor, Él aceptará nuestro amor también con un Corazón alegre. Y no despreciará cenar con nosotros.
 
Igualmente, podemos ir a los hombres y mostrarles amor sin esperar recompensa. Si ellos nos corresponden, con todo Amor, entonces es bueno aceptar lo que ellos nos ofrecen, pero siempre con cordura y medida. Esta actitud de vida hará difundir el Reino de Dios en la Tierra y ya no habrán más tribulaciones.

gej10.84.10-12

martes, 30 de mayo de 2017

La opresión en el corazón


El hombre sensato es aquél que toma conciencia que su vida está llena de tribulación y toma refugio en Dios.

El refugio consiste en (1) la Oración enseñada por el Señor, (2) el ayuno de las apetencias mundanas y (3) la lectura de la palabra de las escrituras.

De esta manera consigue un gran anhelo de ser liberado de la gran tribulación espiritual en la que se encuentra.

Pero lo toma muy en serio, porque ve, dentro de sí, la gran cantidad de dudas oscuras, entonces Jesús empieza a actuar desde el exterior (como un Vencedor de la muerte y de todos los infiernos a través de las obras de salvación) y le entrega al hombre cruz y sufrimiento, que provienen de Su Misericordia y de acuerdo a Su Sabiduría.

El mundo y sus alegrías le sabrán al hombre sensato tan amargas, tanto que tendrá una total repugnancia de todo lo mundano y empezará a anhelar la liberación de la vida de sufrimientos.

En ese proceso, las bestias (pecados que cobraron vida en el corazón) ya no reciben más, en el alma, alimentos del mundo exterior lleno de pecados.

Estas bestias se debilitarán y se secarán casi por completo en los órganos del alma y, a través de esto, pasarán completamente a un estado de inconsciencia.

Entonces el Amor misericordioso de Jesús, que actúa exteriormente liberando al alma, empieza a fluir en los órganos enfermos (del cuerpo y del alma) e ilumina a todos los órganos.

Y sucede entonces, que el alma, que percibe dentro de sí a este sinnúmero de bestias pecaminosas, se asusta, lo cual se manifiesta a través de angustia y opresión del corazón y también de una contracción interna en el tórax, en la zona del estómago, y, dentro de este dolor humillante.

Es el momento en donde el alma pide a Dios Gracia y Misericordia, lo que se expresa a través del arrepentimiento verdadero, en el Amor de crucifixión.

Recién aquí el espíritu del hombre percibe este proceso y comienza a avivarse dentro de la vesícula en donde se había retirado en el pasado, antes que empezara la tribulación.

Ahora, a través del amor misericordioso de Dios, el hombre recibe claramente en su memoria, las leyes de Dios, desde la primera hasta la última, que le exhortan seriamente y le invitan a la obediencia rigurosa de las mismas para que pueda volverse humilde y negarse a sí mismo, hasta lo más profundo de su interior.

Proceso que se asemeja como cuando una lavadora refriega la ropa haciéndola pasar a través de rodillos angostos, para que así, incluso las más pequeñas partículas de suciedad, sean llevadas por las aguas en el tejido durante el escurrido. Esto lo repetirá tantas veces como se observe alguna turbiedad en el agua.

Recién después expondrá la ropa ante los rayos del sol, para que se lleven, mediante evaporación, aun las últimas gotas de suciedad, y con la ayuda de los vientos puros, salgan en todas las direcciones, haciéndolas desaparecer.


Fuente: “Qué es la redención”
Dádivas del Cielo, tomo 3
(dadi3.400617.15-18)

lunes, 29 de mayo de 2017

Consejos espirituales de familia


1 ¡Escribe, de parte Mía, a las tres hijas de Ans. H-W., que se llaman, J. H., P. H. y W. H., también a Ans. H.-W. y a su esposa!


2 A J. H.: ¡Yo, Tu Padre amado y Santo, te digo y te aconsejo que permanezcas fiel a Mí! - Y esto Yo te lo digo a ti, porque Yo veo en ti que tu corazón empieza un poco a oscilar entre Mí y el mundo.


3 Pero eso no es bueno, porque cada vez que el corazón se balancea hacia el mundo, se llena, al igual que un balde dejado en un pozo, con todo tipo de cosas malas, como desconfianza, ira, ansiedad, tibieza en todo lo bueno y lo bello espiritual y verdadero, coquetería, infidelidad, rabia, envidia, altanería y deseos de venganza.

4 Mira, este gran mal empieza muy pequeñito; pero una vez que ha sido admitido en el corazón, como malas semillas, entonces empiezan a crecer rápidamente y ahogan pronto, como malísimas hierbas, a cada semillita noble, que Yo he sembrando antes en el corazón.

5 Mira, Mi amada hija, ya que tu corazón se encuentra en un tal pequeño peligro, Yo, tu amado Padre santo, te hago recordar sobre esto, para que no quieras sufrir daño alguno.

6 Pero si te has notado que Mi escribano y siervo (J. L.) que se muestra algo cambiado con respecto a ti, a pesar que interiormente te quiere mucho, - mira, eso se lo he ordenado Yo en secreto, para mostrarte que tu corazón ha empezado a balancearse un poco. Mi siervo tiene que comportarse siempre como se le ordena, y debe escribir lo que se le dicta, para que así pueda despertar a cualquiera.

7 ¡Pero si ya todo lo que tu ves, con un corazón más atento, puede servirte como un maestro sabio, cuánto más te servirá un siervo que está en unión espiritual Conmigo! - ¡Por eso, en el futuro, has caso a todo lo que te diga el siervo! Porque él no habla por sí mismo, sino habla de parte Mía, sin importar qué contenido tenga su mensaje, ya sea como si fuera una inocentada, o como una broma o como si fuera algo serio.


8 Si tienes consideración a esto, entonces te conducirá a lo bueno y la vida. Amada hijita, ¡ten bien en cuenta esto! - Amén.

9 A P. H.: ¡Piensa, Mi Amor es la máxima riqueza y la joya más maravillosa de la vida! ¡Quien lo tiene, tiene todo!

10 ¡Por eso, ejercítate en Mi Amor! ¡Sé paciente en todo y cumple alegremente con Mis Mandamientos fácil de observar! ¡Ten mucha y gran alegría en Mis Palabras y cree, en el corazón, que soy Yo Quien os hace llover maná del Cielo en forma abundante, entonces así será muy fácil que tu corazón se fortalezca en todo Amor y fidelidad hacia Mí!

11 Y cuando tengas un corazón firme en Mi Amor, entonces pronto cualquier malestar corporal te abandonará. - Pero, por eso, tampoco no debes poner una confianza dividida sobre Mi ayuda, si a veces te aborda un pequeño malestar corporal. ¡Porque Yo te digo, este malestar desaparecerá apenas tu corazón se vuelva firme en Mi Amor!

12 ¿Acaso no dicen ya los hombres: “¡Amores reñidos son los más queridos!” o “¡Riñen los amantes, y quiérense más que antes!”? - Mira, Yo suelo también reñir, con aquellos que Me son muy queridos, a través de todo tipo de sensaciones desagradables del cuerpo, mientras Yo encuentre algo, en alguna esquina del corazón, por más escondido que esté, que no sirva para Mi Santo Amor. - ¡Por eso Yo le pregunté tres veces al fiel apóstol, si él me ama!

13 Mira, Yo soy realmente muy celoso y no puedo soportar aquello que pueda transformarse en alguna infidelidad, por más pequeña que sea. - ¡Te digo esto, porque Yo te quiero mucho, Mi hijita! Obsérvalo juiciosamente, y Me harás, a Tu Padre santo y llenísimo de Amor, una enorme alegría! - Para eso, Yo te garantizaré Mi Amor por la eternidad. Amén.

14 A W. H.: Pero a ti Yo te digo que no debes tropezarte en cosa alguna con la que te consideres discriminada. Porque mira, Yo frecuentemente Me retiro, en especial con similares a ti, hasta tal punto que también ellos claman a veces: “¡Mi Dios, mi Dios, ¿por qué me has abandonado?!”

15 Solo Yo te digo: Esto es muy sanador para la salud eterna de tu espíritu. - Pero recuerda esto a lo ya dicho: ¡Justamente cuando Me crees que Yo estoy lo más lejos de ti, es cuando Yo estoy siempre más cerca a ti!

16
 Por eso, ¡ten un corazón manso, eleva tus pensamientos mundanos hacia Mí y sé paciente en todas las cosas! ¡Aplícate en Mi Amor, así no te verás nunca más relegada en el fondo!


17 ¡Considera esto bien y fielmente en tu corazón! - Amén.

18 A A. H.-W.: Pero a ti Yo te digo: ¡Permanece constantemente atento con tu mirada hacia todas las cosas de Mi Amor y Mi Misericordia, así nunca caerás en una melancolía del corazón! Observa los eventos así como son realmente, pero no como debería ser - así te generarás una imagen pura dentro de tu alma y tu propio espíritu te revelará porqué las cosas se manifiestan así y no de otra manera.

19 Mira, cuando seas uno Conmigo en el Amor hacia Mí, entonces también serás uno con Mi Voluntad. Si lo eres, entonces entenderás fácilmente que sin Mi Voluntad y sin Mi Permiso no cae ningún gorrión del techo, que cada cabello, por más pequeño que sea, está contado y que ninguno de ellos puede ser doblado sin Mi Voluntad.

20 ¡Esto te preparará un corazón feliz! - Así que ámame, siembra entre tus hijos siempre buenas semillas así tu prosperarás muy bien en Mi Amor! - Amén.

21 ¡Pero tu esposa debe mantenerse preferentemente en Mi aire de Amor y viajar en su corazón a los “baños de Mi Amor”, de esta manera ella sanará en el espíritu en todo el cuerpo!

22 Y cada vez que ella salga, que siempre Me lleve consigo. Pero cada vez que llegue a casa, que Me invite fielmente, así ¡pronto se dará cuenta lo que Yo soy capaz!

23 ¡Y, por eso, ella no debe pensar a veces demasiado en lo que podría devolverle la salud completamente! Porque Yo, el médico de todos los médicos, que ya la ha ayudado tanto, la ayudaré aun más.

24 No tiene gran importancia si es que los huesos tienen mucha o poca carne, sino ¡toda importancia lo tiene: ¡cuánto, del verdadero Amor a Mí, se encuentra dentro de algún corazón!

25 Por eso también ella debe aferrarse más a Mi Amor que a todo lo demás – así ella sanará doble y completamente. - Amén.
dadi2.420607

Medianoche del alma

0 Pregunta: “¡Oh Señor! Me siento como si estuviera más muerto que vivo. ¿No pasará pronto esta medianoche, con la ayuda de tu gran Amor, Gracia y Misericordia?”

1 Respuesta: ¡Esto depende solo de ti! ¡Cuando hayas roto por completo con el mundo junto con toda tu casa, entonces la medianoche pasará pronto! —Pero si alguien está atado todavía entre dos postes, separados en oposición, de tal modo que alguno lo jala en dirección del amanecer, hacia el poste de la vida, pero, al mismo tiempo es jalado, con cuerdas similares, para el otro lado, en dirección al atardecer, hacia el poste de la muerte, ¿qué es lo que sucederá con él ante esta doble tracción?

2 Pero, vosotros mismos, decís: "El sabio da su brazo a torcer" — Y Yo te digo que constantemente tengo que hacer de "sabio" y siempre tengo que ceder desde Mi poste de la mañana, cuando el atareado "maestro", en el poste del atardecer, empieza a tensar demasiado fuerte su red de cuerdas.

3 Si Yo también jalara en tales momentos, te pasaría casi como a un insecto, que se te acabaría el aliento espiritual ante tal situación. ¡Y este estado es exactamente en el que te encuentras, por eso dices que te sientes como si estuvieras más "muerto que vivo"!

4 ¡Pero cuando quieras y desees (¡porque el liberarte de las ataduras del poste del atardecer está completamente bajo la decisión de tu libre albedrío!) — desaparecerá, también inmediatamente, tu supuesta “medianoche”, porque el poste de la mañana ya no dará más sombra, pero, para esto, el poste del atardecer lo dará mucho más!

5 Pero quien Me glorifique con su fe y a quien Yo haya atado ya, por todos los lados, con lazos de amor, hace bien si se libera inmediatamente de todo aquello que lo jale hacia el poste del atardecer.

6 ¡Y, en verdad, esto tampoco es tan difícil como uno quiera imaginar! ¡Un vivo y verdadero Amor hacia Mi lo vuelve todo fácil, y no hay cosa alguna que le sea imposible para el Amor!

7 ¡Pero si, a veces, haces un pequeño cálculo, respecto al poste del atardecer, Yo te digo, verías muy fácilmente como permites aún que algunos lazos del atardecer rodeen tu cuerpo!

8 ¡Pero estos deben ser retirados del cuerpo! ¡Porque, de lo contrario, tu supuesta "medianoche" no se irá mucho! — ¡Observa bien esto! ¡Ahora, pues, Yo ya no necesito decir de Quién viene esta dádiva!

dadi2.420613

sábado, 27 de mayo de 2017

¿Cómo encontrar a Dios?

Solo hay un Dios. Desde siempre esto ha sido así. Solo un Dios verdadero. Este Dios quiere de nosotros, los hombres, lo siguiente: Quiere que le busquemos, que le encontremos, y que le veneremos a través de seguir fielmente Sus Mandamientos, que nos los ha dado para nuestra propia sanación. Dicho de otra manera, ya que solo hay un solo Dios (Dios que cualquier hombre, que reflexiona con algo de profundidad, puede llegar a percibirle muy bien en Sus Obras), entonces el hombre debe buscarle con diligencia y ahínco, lleno de verdaderas ansias de amar por completo a este Dios. Pero esto no se hace de un día para el otro, como quieren hacer los niños imprudentes, sino que hay que buscarle día a día, con una diligencia que crece cada vez más y más, y con un anhelo también creciente en el Amor hacia Él. Y así, de esta manera, Dios se dejará encontrar por tal buscador, como ya se ha dejado encontrar por tantos otros hombres.
 (gej10.78.10)

!Jesús, Tú eres Mi Padre verdadero!

¡Quien no Me reconoce
ante el mundo tampoco
Yo le reconoceré ante el
Padre en el Cielo!
gej10.74.4

lunes, 22 de mayo de 2017

Infinito de felicidades

El Señor: “Yo os digo, ¡ningún ojo ha visto jamás, ningún oído ha escuchado, en ningún sentido humano ha aparecido las bienaventuranzas que han sido preparados para los que Me aman y cumplen fielmente Mis Mandamientos!



Por eso sed sobrios y aplicados en todo lo bueno y verdadero y activos en todo Amor y Paciencia, para que despierte, dentro de vosotros, Mi Espíritu y se levante y os muestre, en clara luz, el mundo de Dios interior dentro del corazón del alma;


¡porque en él está un infinito lleno de felicidades que no ha sido descubierto por el hombre que vive en el exterior, y nadie, aparte de Mí, conoce el camino hacia allí!



¡Pero Yo os muestro este camino; por eso caminad sobre él, para que, vosotros mismos, queráis alcanzar el mundo de Dios dentro de vosotros!”

gej.10.069.09

jueves, 18 de mayo de 2017

El Amado Padre Nuestro

Preguntó un capitán romano a Jesús:

Señor y Maestro, cómo debemos pedir de tal manera que te sea agradable y así evitar pedirte en vano por algo que es bueno y necesario? Porque puede pasar que un hombre en este mundo se encuentre en diversas y fuertes emergencias y pueda dirigirse únicamente a Ti con una buena petición de ayuda. Pero, ¿cómo debe pedir y orar?”

Jesús: “¡En cada emergencia y tribulación pedid a Mí con un lenguaje natural en el corazón, y así no pediréis en vano!

Pero si Me pedís algo, no digáis muchas palabras y para nada hagáis ceremonia alguna, sino pedid muy en silencio, dentro de la secreta recamarita de Amor de vuestros corazones, de esta manera:

¡Amado Padre nuestro, que moras en el Cielo, que Tu Nombre sea siempre y eternamente santificado! ¡Que venga a nosotros Tu Reino de Vida, de Luz y de la Verdad y que permanezca con nosotros! ¡Que se haga tu justísima y única santa Voluntad sobre la Tierra, entre nosotros, los hombres, así como en Tus Cielos entre Tus ángeles perfeccionados! ¡Pero sobre esta Tierra danos el pan de cada día! ¡Perdona nuestros pecados y debilidades, como también nosotros perdonaremos todo el tiempo a aquellos que han pecado contra nosotros! No permitas que vengan tentaciones sobre nosotros, tentaciones las cuales no podríamos resistir, y, de esa manera, líbranos de todo mal en el que un hombre pueda caer debido a una demasiada poderosa tentación de este mundo y de su malvado espíritu; porque Tuyo es, oh Padre en el Cielo, todo Poder, toda Fuerza, toda Fortaleza y toda Gloria, y todos los cielos están llenos de tales virtudes, de eternidad a eternidad! —

Mira tú, Mi amigo, ¡así debe pedir cada hombre, en su corazón, y su pedido será escuchado, si es que lo pide con completa firmeza y seriedad, — pero no solo con la boca, sino de verdad y vivamente en el corazón! Porque Dios es, en Sí, un Espíritu purísismo y tiene que ser adorado también en el espíritu y en su máxima Verdad y máxima firmeza y seriedad.

Si ahora entiendes y comprendes esto, entonces también actúa de esta manera y vivirás como también cualquiera que haga igual!”

De esta respuesta de Jesús, todos los presentes Le agradecieron, y Él los bendijo otra vez.

Gej10.32

Oración: ¿Estás aun conmigo?

"Oh Tú, mi Jesús amado por sobre todas las cosas, Tú, mi dulce Amor, Tú, mi Vida, Tú, mi Esposo, sí, Tú, mi Todo, Todo, Todo. -- ¿Estás aun conmigo? ¿No me has abandonado? Oh, Tú mi Jesús amado por sobre todas las cosas, mira con piedad en el corazón de tu pobre amada, que suspira por Ti llena de anhelo y está muriendo dentro de su amor dirigido únicamente hacia Ti, oh Tú, Jesús dulcísimo!"

Yo, Jesús, contestaré a tal oración, sedienta de Amor, en su corazón, diciéndole dulcemente:

"Tan solo mírame dentro de tu amor, Yo muy bien estoy contigo y aun jamás Me he ido de tu lado, y Mi Corazón estará dirigido a ti eternamente. Pero también tú permanece fiel a Mí, a tu amoroso Jesús, que te amó ya con toda la fuerza de Su Divinidad, aun antes que el mundo fuera fundado!"

martes, 16 de mayo de 2017

¡No os preocupéis!

1 Escribe pues, para Mi amigo y tu amigo, L. C., porque lo que Yo prometo, lo cumplo también.

2 Quien busca, ante todo, el Reino de Mi Amor, que es un verdadero Reino de Dios sobre la Tierra, no debe preocuparse si vendrán a él los bienes necesarios en este mundo de prueba de la vida, ni de qué manera vendrán. Porque Yo me encargo ya por todo. En el tiempo justo, y en forma desapercibida, estos bienes llegan, — y también todo lo que necesita un hijo que me es agradable.

3 Tú, Mi joven amigo, tú, Mi hijo, con plena confianza, pon todas tus preocupaciones sobre Mis Hombros y sujétate firmemente a Mi Nombre y a Mis Oraciones del Amor. Todo lo demás ya lo haré Yo.

4 Lo bueno que hagas a alguien en Mi Nombre, se te será recompensado centuplicado aquí sobre la Tierra, y más tarde, en el más allá, multiplicado por mil, en Mi Reino.

5 Cuando, a veces, te duela tu carne, entonces ponte muy alegre y piensa que Yo estoy efectuando eso, mostrándote así que estoy sanando muy bien tu cuerpo físico y que tus vasos sanguíneos empiezan a sanar efectivamente. En las noches, antes de dormir, lávate con agua fría y no duermas acostado sobre tu espalda, — y piensa, que Yo Mismo estoy restaurando tu carne, entonces la urgencia pasará inmediatamente.

6 Yo te lo digo. Amén.

dadi3.56.08.11

lunes, 15 de mayo de 2017

El camino de la abnegación

1 Zorel continuó: «Ahora el amigo me dice: “¡Ven Zorel, abandona este lugar, voy a llevarte a otra región!”.
2 Me voy con el buen amigo a una región muy lejana del lago. Ahora andamos por una avenida preciosa en la que los árboles se inclinan ante el amigo al que estoy siguiendo. Él debe ser un personaje muy importante en el reino de todos los espíritus. Oh, ¡algunos de estos árboles casi se rompen por su fuerte inclinación!
3 También tú, Zinka, nos acompañas; pero tienes una apariencia nebulosa y parece que no ves que los árboles se inclinan delante de mi amigo. Esto es extraño para el mundo, ¡pero aun así es pura verdad!
4 Qué cosa más extraña, ¡ahora incluso los árboles se ponen a hablar! Pues, murmuran en voz inteligible y clara: “¡Salve al Santo de los Santos! ¡Salve al Rey de los Cielos, desde la eternidad a la eternidad!”.
5 ¿No te parece esto muy extraño? Lo que me resulta fastidioso es que tú haces como si no vieras nada de todo esto o como si se tratara de un fenómeno completamente habitual para ti...
6 El amigo ante quien los árboles se inclinan y le alaban en voz alta, me dice que lo que nos sigue -lo que se parece a ti- no eres tú mismo sino solamente una imagen borrosa de tu alma que se produce únicamente en nuestro ámbito.
Dice que de tu alma salen ciertos rayos vitales como de una luz. Tan pronto como estos tocan a nuestra esfera, toman forma de una manera parecida a los rayos que, durante el día, salen de un hombre y caen sobre la superficie de un espejo; pues, en este instantáneamente toman la forma de aquel hombre del que habían surgido.
7 Voy a fijarme en tus pies para convencerme que no vas andando, sino que sólo nos sigues flotando como una sombra. Pues sí, ¡no mueves ni los pies ni las manos y aun así nos sigues flotando a una distancia de unos siete pasos. Ahora comprendo por qué no ves cómo los árboles se inclinan y cómo no oyes su murmullo maravilloso.
8 Pero la avenida se vuelve más y más estrecha y los árboles más y más pequeños, aunque a la vez están más juntos los unos con los otros. Pero aun así no dejan de inclinarse ni de murmurar.
El camino se vuelve cada vez más pesado. Ahora la avenida se ha quedado tan estrecha y el camino tan espinoso y lleno de broza que nos cuesta mucho avanzar. Aún no se ve el final, a pesar de que el amigo dice que pronto habremos llegado a su término.
Los arbustos están cada vez más juntos y el suelo es completamente pedregoso; y entre las piedras crecen en todas partes espinos y cardos, de modo que cuesta cada vez más continuar.
9 Pregunto al amigo por qué hemos tomado un camino tan increíblemente malo, y me responde: “Mira al lado izquierdo y al lado derecho y en ambos lados vas a descubrir un mar con una profundidad insondable.
A pesar de que en su final resulte muy estrecho y espinoso, este es el único istmo sólido que se extiende entre estos dos grandes mares sin fin y que une todo el mundo terrenal con el gran paraíso de los bienaventurados en el Más Allá. El que quiere llegar allí debe prestarse a tomar este camino porque no hay otro”.
10 Ves, Zinka, esta respuesta sorprendente me dio el amigo y guía a mí que soy una nulidad. Todavía le digo: “También en el mundo hay muchos caminos muy malos, pero allí los hombres se sirven de picos y palas, y mejoran el camino. Aquí, ¿por qué no se hace lo mismo?”.
11 El amigo me responde: “Precisamente porque este matorral enorme protege esta lengua de tierra contra las tempestades marinas. Si esta lengua de tierra sólida no estuviese protegida con este matorral tan denso, las enormes olas de los mares en ambos lados hace mucho tiempo que se la habrían llevado completamente.
Pero como los matorrales al crecer se han ramificado tan intensamente, especialmente hacia las dos riberas, las olas grandes y fuertes se rompen en ellos y depositan en el ramaje espeso su espuma, la que paulatinamente se petrifica. De esta manera la lengua de tierra tan importante se consolida más y más.
Esta lengua de tierra se llama humildad y verdad fundamental. Y consta que ambas, la humildad y la verdad, nunca han dejado de ser espinosas para el hombre”.
12 Ve, Zinka, así ha hablado el amigo, y ahora en mi interior se está aclarando de una manera muy extraña; empiezo a notar que en mi corazón hay algo que empieza a moverse...
Lo que se mueve es una Luz que en mi corazón tiene una forma como la de un embrión en el cuerpo maternal. Es absolutamente pura, ¡lo veo! Ahora se vuelve más grande y más fuerte. Oh, ¡qué Luz más magnífica y pura! ¡Seguro que es la real llama vital de Dios en el verdadero corazón del hombre! Sí, ¡así es! Está creciendo continuamente... Oh, ¡el bien que me está haciendo!
13 Todavía seguimos el sendero estrecho; pero ahora ya no me molestan los matorrales ni las espinas, ni tampoco siento dolor cuando me pincha o roza una espina. Los matorrales disminuyen, los árboles vuelven a ser más grandes y de nuevo se forma una avenida preciosa. Ahora ya no hay más matorrales y la lengua de tierra se ensancha, las riberas de los mares se alejan más y más de nosotros. Aunque sea a una gran distancia, ya veo un paisaje magnífico con montañas hermosas, y las montañas las veo envueltas en una aurora maravillosa...
Aún no hemos salido de la avenida que se ensancha y engrandece cada vez más, y los grandes árboles aún no han dejado de inclinar sus copas majestuosas ante mi amigo y guía. Su murmullo suena ahora como el sonido encantador de unas arpas perfectamente afinadas...
14 ¡Oh Zinka! ¡Aquí todo es indescriptiblemente maravilloso! Sólo que tú todavía nos sigues, flotando, mudo como antes; pero esto no lo puedes cambiar, porque no lo eres tú mismo sino sólo tu imagen borrosa. ¡Si tan sólo pudieras ver todo esto, conservar vivamente las buenas características y llevártelas a tu vida terrenal! ¡Qué hombre más memorable serías!
También yo podría serlo, pero como de todo esto no me quedará nada en la memoria...
El amigo me dice que con el tiempo el recuerdo vivo de todo eso me será restituido, sólo que antes aún tendré que pasar este camino espinoso en mi cuerpo carnal - un camino que se me presentará». 

gej04.052

Dios es mi refugio

Mi Dios,a ti elevo mi voz para pedirte ayuda;
a ti elevo mi voz para pedirte compasión. 

Cuando me siento deprimido, 
a ti te hago saber lo que me angustia.
Tú sabes cómo me comporto.
Hay algunos que a mi paso me tienden una trampa.

Mira bien a mi derecha: ¡nadie me presta atención!
¡No hay nadie que me proteja! ¡A nadie le importo!

Dios mío, a ti te ruego y te digo:
«¡Tú eres mi refugio! ¡En este mundo tú eres todo lo que tengo!»

¡Atiende mis ruegos, pues me encuentro muy débil!
 
¡Líbrame de mis enemigos, 
 pues son más fuertes que yo!

¡Sácame de esta angustia,  
para que pueda alabarte!
 
Al ver que me tratas bien, los justos harán fiesta.

SALMO 142 (141)
David compuso este himno cuando huía de Saúl y se escondió en una cueva.

domingo, 7 de mayo de 2017

Un evangelio del matrimonio

Después de haberse recuperado de su emoción, Cirenio continuó su conversación con la joven: «Tulia, si te lo pido desde el fondo de mi corazón, ¿me darás tu mano para convertirte en mi legítima esposa?».

«Y qué harías conmigo si te la negara?» —contestó Tulia.

Un poco perplejo, pero siempre con buen humor, Cirenio respondió:

«Entonces sacrificaría todo al niño Jesús a quien tienes en tus brazos y me marcharía de aquí completamente entristecido».

Tulia pregunta nuevamente 

 «¿Qué harías si pidiera el parecer al niño Jesús a quien tengo en mis brazos, y si Él me recomendase que renuncie a tu propuesta para ser fiel a la familia que me acogió tan cariñosamente?».

Cirenio se quedó un poco desconcertado con esta pregunta.

«Pues... Pues entonces, carísima mía, por supuesto tendría que desistir de mi deseo sin réplica alguna. Porque contra de Voluntad de Aquel a quien obedecen todos los elementos, el hombre mortal nunca podría levantarse. ¡Pero pregúntaselo en seguida para que sepa lo antes posible a qué atenerme!».

En este momento el Niño Jesús se alzó y dijo: 
 
«Yo no soy dueño de lo que pertenece al mundo. Por lo tanto, en todo lo relacionado con mundo, sois libres.

Pero si en vuestros corazones alimentáis amor puro el uno por el otro, entonces no deberéis romperlo.

Porque para mí no cuenta otra ley para el matrimonio que la que con letras ardientes esté escrita en vuestros corazones.

Si desde el primer momento que os visteis ya os unisteis por esta ley viva, entonces, si no queréis pecar ante mí, no deberéis separaros.

Pues para mí no vale en absoluto la unión mundana del matrimonio, sino únicamente la unión de los corazones...

El que rompe con esta ley es un auténtico adultero, ante mí.

Tú, Cirenio, regalaste a Tulia tu corazón; de modo que en adelante no se lo quites.

Y tú, Tulia, desde el primer momento tu corazón ardía por Cirenio; de modo que ante mí ya eres su esposa, con lo que ya estás casada con él.

Aquí no se trata de daros o no un consejo mundano, pues ante mí únicamente cuenta el parecer de vuestros corazones.

Permaneced fieles a vuestro corazón si no queréis volveros adúlteros ante mí.

Y que no sea bendecido aquel que por razones mundanas va en contra de los asuntos del amor; pues, el amor es asunto mío.

¿Qué puede valer más: El amor vivo que surge de mí o la razón mundana que surge del infierno?

Por eso, ¡ay del amor cuyo móvil es el mundo!».

Fuente: ij102.1-23

sábado, 6 de mayo de 2017

Consuelo en la cruz del sufrimiento terrenal

18 Nov. 1848.

Palabras de consuelo a Elisabeth H. por el día de su santo.

1 ¡Mi Bendición paternal y Mi Amor a Mi amada hija Elisabeth! — ¡Mi todaamadísima hijita, mansa como el cordero y muy paciente! Si supieras cuán infinitamente Yo te amo porque, por amor a Mí, soportas tu gran cruz con mucha paciencia, entonces ya no quisieras soportar más quedarte un minuto más sobre la Tierra oscura y extremadamente fría. ¡Pero no te preocupes por tu sufrimiento; Yo estoy constantemente contigo y te fortalezco y te consuelo! También te ayudaré a su debido momento — y te estoy ayudando siempre.

2 Desde luego los remedios aconsejados por Mí, que te hubieran ayudado muy rápido, fueron aplicados siempre tardíamente o también ni siquiera fueron aplicados. Pero aquí también Yo Mismo tengo “algo de culpa”, por decirlo así, y esto debido al Amor inmenso que tengo hacia ti, y es que tú sabes bien que Yo pruebo y limpio mucho más a los que tengo más Amor para ellos. Y así hago, pues, contigo, pero a cambio también tú eres mia completamente; y cuando hayas abandonado tu cuerpo físico y después, ya no sentirás ni saborearás nunca más la muerte, al contrario serás admitida en Mi Regazo de Padre y verás y percibirás todo con la conciencia más lúcida posible.

3 Por eso haz desaparecer de ti y para siempre todo miedo ante una muerte, porque en Verdad tú no verás ahora ni después y eternamente nunca, ni sentirás la muerte; porque quien Me ama, como tú, en la cruz del sufrimiento terrenal, él muere ya en el momento que sufre, — y cuando él tenga que morir realmente, entonces, a cambio, ¡él será despertado por Mí inmediatamente y por copleto para la vida eterna! — Por eso, ahora tú también ya has muerto conmigo en la cruz, y así vivieras muchos años aun sobre esta Tierra con un cuerpo recuperado, entonces esta muerte actual en la cruz de tu carne será considerada, y transitarás de esto también ya sobre la Tierra hacia la verdadera vida y ya no morirás nunca más, sino pasarás a Mi Reino con conciencia siempre lo más lucida!

4 Esta garantía eternamente inamovible te la doy Yo, tu Padre que te bendice y que te ama sobre todo, por el día de tu santo como una unión que te sane, te fortalezca y te consuele en todo Mi Amor y Verdad. Amén. Que Mi Bendición paternal sea siempre contigo. Amén, amén, amén. – – –
dadi3.48.11.18

miércoles, 3 de mayo de 2017

¿Cómo reconocer a Jesús?

Te hemos reconocido que Tú eres el Dios verdadero y eterno. No tenemos ni la más mínima duda en nuestro corazón. Porque si bien no ha habido otra forma de reconocerte, pero tan solo basta oírte hablar y toda las dudas desaparecen como la niebla ante la poderosa luz del sol. Porque hablas igual que hablaste a través de la boca de los profetas. En tu hablar sencillo y sin alardes fluyen ríos de la verdad más alta y profunda como fuentes poderosas de la cual el océano toma su alimento sin fin.
rb2.279.01

Sobre la muerte y emergencia al morir

1 La muerte del cuerpo físico es la última emergencia de la vida y es equivalente a ser clavado en la cruz.

2 Si no hubiera la muerte del cuerpo físico, toda vida se perdería. Pero, a través de la muerte del cuerpo físico, la vida es recogida (reunida) y afirmada (fortalecida) para que esta vida, en el peor de los casos, siga existiendo por sí sola, por lo menos como algo, después de la muerte del cuerpo físico.

3 El miedo, que viene antes con la muerte, es justamente el acto de la unificación de la vida. Vida que ya antes estuvo demasiadas veces diseminada por todos los vientos del mundo.

4 De esto resulta también, algo que es muy necesario, qué las personas mundanas a menudo tengan que saborear la muerte extremadamente amarga. Porque si no sucediera esto, debido a Mi inmensa Misericordia, estarían completa y eternamente eliminados (aniquilados).

5 Y el hecho de que tales almas mundanas pasen, después de la amarga muerte terrenal, a un estado mínimamente libre, se debe también para que el alma -que es una vida recogida dificultosamente en la muerte del cuerpo físico- no se vuelva a volatilizar (disolver) para que finalmente no sea eliminada por completo.

6 Y así pues, incluso el miedo y la muerte llena de tormentos -denominada como muerte eterna-, no es otra cosa que la aseguración de la vida definida por Mi gran Misericordia.

7 Pero aquellos hombres que, durante su vida corporal, han unificado ya su vida en Mí, a través de la autorenunciación, la humildad y el amor hacia Mí, en verdad ellos sentirán muy poco el miedo de la muerte del cuerpo físico y cuando algún día su barquito de vida terrenal se destruya en los acantilados engañosos del mundo, entonces el peregrino dirá sin dolor ni preocupación: "¡Estoy a salvo con todas mis pertenencias!".

8 Por eso esforzaos de unificar vuestras vidas en Mí para que la futura muerte del cuerpo físico, ya aquí en la Tierra, se asemeje a un sol naciente para el viajero sobre una zona del mar que está llena de acantilados y abismos.

9 ¡Creedme que esto es así para que nunca más nadie os robe la paz interior!

10 ¡Esto lo dice el Señor de la vida y la muerte! Amén. Amén. ¡Amén!

Fuente:
Dádivas del Cielo, tomo 1
dadi1.41.04.29

lunes, 1 de mayo de 2017

Aprended del sol

En Verdad os digo: Si hubiera hecho en el sol lo que hice sobre la Tierra (la obra de salvación), ¡su luz de alegría hubiera atrapado a todo el infinito! Sin embargo, los hijos de la Tierra, hijos a quienes Yo los he hecho hijos de Mi Corazón, ¡ellos son capaces de escaparse del Padre e incluso despreciarlo!

Oh, ¡aprended pues así del sol –si es que no podéis aprenderlo sobre la Tierra– Quién es Aquel que incluso ha sangrado por vosotros en la dura cruz motivado por el Amor infinito! – ¡Reconoced  de una vez que el Padre es el Amor!

El Padre Celestial
soln1.020.23-24