viernes, 10 de noviembre de 2017

El tiempo está cerca

»Bienaventurado el que lee, y el que oye las palabras
de esta profecía, y guarda las cosas en ella escritas;
porque el tiempo está cerca« Apocalipsis 1:3 (RVR1960)
¿Pero de qué "tiempo" se está hablando? - ¿Creéis que este "tiempo" es el juicio final? - ¡Oh, amados míos, este no es el caso aquí! Porque el "tiempo cercano" discutido aquí no significa un tiempo de destrucción, sino un tiempo de resurrección. Y por eso este tiempo vale solo para aquel que recibe la palabra dentro de sí y la vive de acuerdo a ella - pero no para aquel que no conoce la palabra y ni siquiera la quiere reconocer.

Pero quien no tiene la palabra, dentro de sí y en la acción según ya se ha dado a conocer, está muerto. Pero, ¿qué tienen que ver los muertos con el tiempo? ¿O cuándo es la mañana, el mediodía, la tarde, o la medianoche para un tronco de árbol que ha muerto? ¿Cuándo se le ha acercado el tiempo, cuándo se le ha alejado? Ahora veréis pues claramente que el "tiempo está cerca" mencionada no es un tiempo de los muertos, sino un tiempo de los vivos.
dadi2.420222.6-8

miércoles, 8 de noviembre de 2017

La resurección de Sarah, la hija de Jairo.

Ilja Repin - Jesús resucita a la hija de Jairo 1871
Llegaron unas personas donde Jairo, y le dijeron: «¡Tu hija ha muerto! ¿Para qué molestar más al Maestro?» Pero Jesús le dijo a Jairo: «No tengas miedo, solamente confía.» Y fueron a la casa de Jairo, en donde la gente lloraba y gritaba. Jesús entró en la casa y les dijo: «¿Por qué lloran y hacen tanto escándalo? La niña no está muerta, sólo está dormida.» La gente se burló de Jesús. Entonces él hizo que todos salieran de allí. Luego entró en el cuarto donde estaba la niña, tomó de la mano a la niña y le dijo en idioma arameo: «¡Talitá, cum!» (Niña, levántate.) La niña, que tenía doce años, se levantó en ese mismo instante y comenzó a caminar.
Marcos 5:35-43
El Señor dicta la historia a Jakob Lorber con más detalles:

Todavía comentando con los discípulos la vida de la mujer, llegaron algunos de los criados de Jairo, casi sofocados, para traerle la triste noticia de que su hija acababa de morir. Jairo se puso muy triste y me dijo: «Querido Maestro, como por desgracia ya es demasiado tarde para ayudar a mi hija más querida, no hace falta que te preocupes más por ella».

Con estas palabras empezó a llorar a lágrima viva, porque quería mucho a su hija única que tenía doce años, aunque más parecía una moza bien hecha de veinte.

Como la tristeza de Jairo Me tocó el corazón, Yo le dije: «Amigo, ¡no tengas miedo sino ten fe, tu hija no está muerta sino dormida y Yo voy a despertarla!». Oyendo esto, Jairo volvió a tranquilizarse.

Ya cerca de su casa, les dije al pueblo y a los discípulos, que aún tenían una fe un tanto vacilante, que se quedasen allí; y sólo permití que me acompañaran Pedro, Jacob y su hermano, y Juan; porque su fe ya tenía buenos cimientos para edificar sobre ellos.

En la casa de Jairo había un barullo tremendo debido a la costumbre judía de llorar y dar gritos en voz alta cuando moría alguien. Cuando Yo entré al cuarto donde la muerta estaba en una cama adornada, les dije a los alborotadores: «¿Qué clase de barullo estáis armando y cuánto lloráis? ¡La hija no está muerta sino sólo dormida!».

A estas palabras se burlaron de Mí y dijeron: «¡Vaya una dormida! Hace más de tres horas que no respira ni tiene pulso, el cuerpo está frío y descolorido y los ojos vidriosos; así que, según tus conocimientos, ¿está dormida? ¡Claro, también es una forma de sueño, sólo que de este sueño uno no se despierta sino el día del juicio!».

Entonces le dije a Jairo: «¡Mándalos a todos afuera, porque su incredulidad es inoportuna aquí!». En seguida lo intentó, sin embargo, los alborotadores no le hicieron caso. De modo que me rogó a Mí que le ayudase y los despaché a la fuerza.

Con Jairo, la triste madre y los cuatro discípulos volví a entrar al cuarto de la hija muerta. En seguida me acerqué a ella, tomé su mano izquierda y le dije: «¡Talitha kumi!», lo que significa “Niña, a ti te digo: ¡levántate!”.

En el mismo momento se levantó y, con su vivacidad natural, saltó de la cama adornada y abrazó a su padre y a su madre. Al mismo tiempo sintió que tenía hambre y que quería comer algo. Los padres, extraordinariamente felices y anegados en lágrimas, me preguntaron si le podían dar de comer y qué. Les respondí: «¡Le podéis dar lo que ella desee y lo que tengáis a mano!».

Había allí en un plato algunos higos y dátiles, y la hija preguntó si se podía servir de ellos. Y Yo le dije: «¡Come lo que te guste, porque estás bien y no volverás a caer enferma!». Así que la niña corrió hacia el plato y terminó casi con todo lo que en él había, de modo que los padres estaban un tanto preocupados de que esto le pudiese perjudicar. Pero Yo los tranquilicé, diciéndoles: «¡No os preocupéis, si Yo os he dicho que esto no le perjudica, entonces no le perjudicará!». Y los padres creyeron.

Cuando la niña se hubo reconfortado, se acercó a sus padres y les preguntó en voz baja quién era Yo; porque cuando dormía en la cama, vio los Cielos abiertos y muchos ángeles luminosos: «Y en medio de los ángeles había un hombre muy agradable que me miraba. Luego se acercó, tomó mi mano y me dijo: “Talitha kumi” y con esta llamada suya me desperté.
¡Y me parece que este hombre es el mismo que vi en mi sueño en medio de tantos ángeles!... ¡Tiene que ser un hombre muy bueno y cariñoso!».

El padre, desde luego, comprendió muy bien la pregunta de su hija. Pero, por una señal que Yo le hice, sólo le dijo que había tenido un sueño verdadero y que dentro de poco se lo explicaría. Con esto la hija se conformó. Entonces le dije a Jairo que él, su mujer y su hija, saliéramos afuera para reprender por su falta de fe a quienes allí esperaban.

Cuando los incrédulos vieron a la hija que se acercó a ellos con buen aspecto para preguntarles por qué estaban todos tan perplejos y asustados, se sobresaltaron aún más y exclamaron: «¡Esto es un milagro!, ¡la niña estaba realmente muerta y ahora vive!». Y en seguida quisieron pregonarlo.

Pero Yo les amenacé y les di orden a todos que, por su propia salvación física y espiritual, debían guardar el asunto en secreto. Y se callaron y se fueron.

martes, 7 de noviembre de 2017

El sermón de la hiena

Hiena gigante extinta comparada con
hombre de 1.8 metros de altura.
En la historia de la antigüedad, cuando Lamec, hijo de Caín y hecho un tirano, comenzó a perseguir a sus semejantes hubieron muchos que huyeron. Entre ellos siete jóvenes con siete mujeres. El lugar estaba lleno de animales. En este extracto reproducimos las experiencias que tuvieron con una hiena...


30 Cuando los siete jóvenes con sus siete mujeres hubieron terminado su oración corta pero muy sincera, empezó a levantarse un aire muy ligero que soplaba desde las montañas. Y a la vez se acercó una enorme hiena en grandes saltos, poniendo una cara muy feroz, y se paró justamente delante del pequeño grupo, examinando a todos de arriba abajo y de izquierda a derecha, como para apreciar por dónde clavar el primer mordisco. Ante este peligro todos quisieron refugiarse en el agua, pero en voz muy alta el portavoz los armó de valor: «¡Oídme!, ¡quedémonos todos donde estamos, rodeados del Poder del Rey invencible, y creedme que aunque nos aniquilara, dentro de esta aniquilación aún nos mantendría de la mejor manera! De modo que no temáis a esta pequeña hiena ante el hecho de que hemos escapado sanos y salvos de las garras de una hiena mucho mayor... sobre todo aquí en estas llanuras donde ya no hay hiena que tenga el poder de atacar a hombre alguno.
Como el gran Rey de encima de las estrellas aquí en las montañas nos ha salvado de tantos miles de las bestias más voraces, teniendo en cuenta que fuimos en contra de Él, ¿cómo va a querer aniquilarnos ahora que estamos a favor de Él?
31 Creedme, ¡Él nos mantendrá sanos y salvos! Y ahora fijaos todos en mí, porque lleno de fe me acercaré a la hiena y meteré mi cabeza en sus fauces. Si ella me hace el menor daño, entonces huid al agua o adónde sea, pero en cuanto veáis que saco mi cabeza sana de sus fauces, ¡entonces echaos al suelo dando las gracias al gran Rey, porque debe de estar ya muy cerca de nosotros!».
32 Dicho y hecho... Lleno de confianza se dirigió a la hiena que estaba rabiando con sus fauces tan abiertas que la cabeza del joven tenia sitio más que suficiente en ella.
33 Pero igual de sana que la había metido, igual de sana volvió a sacarla de las fauces, sin la menor herida. A todo esto el grupo quedó sobremanera sorprendido, cayó al suelo y me lo agradeció de todo corazón, a pesar de que no me conocía.
34 Cuando todavía estaban dándome las gracias, de repente, para gran sorpresa de ellos, la hiena empezó a hablarles en palabras bien comprensibles:
35 «¡Oh, descendientes tardos de Caín y de Hanoc, ¡levantaos y miradme! - ¡Ved mi aspecto furioso! No soy más que un animal feroz, destinado para vigilar fielmente las montañas y los grandes hijos de Dios que viven en ellas, y al que vosotros en vuestra gran ceguera le llamáis de Rey... Decidme si yo, como animal, jamás he infringido la Voluntad de Dios... Mi vida es muy corta y no he de esperar nada. Lo que mi sed de sangre me aporta es todo lo que el Creador me consiente. Y aquel de vosotros que jamás me haya visto infringir los límites que me están impuestos, a no ser que hubiera sido la Voluntad de Dios, ¡que él tome una piedra y me mate!
36 Veo que vaciláis... ¡Pero no por no atreveros sino porque os admiráis de mi obediencia ante la Voluntad de Dios! ¡Y ahora ved, cómo a vosotros que sois seres humanos a los que espera una Vida eterna, por ser así la Voluntad de Dios, una fiera voraz tiene que enseñaros sobre vuestro olvido de Él y de vuestro destino!
No hay ni una bestia feroz que aun en la hambruna ataque a sus semejantes para despedazar y comérselos para calmar su hambre.
Vosotros, sin embargo, los que estáis predestinados para una Vida eterna, vosotros hacéis campañas de caza de vuestros semejantes, y eso no por causa de miseria alguna sino únicamente para matarlos y satisfacer vuestro despotismo infernal... sólo por eso mancháis la tierra con su sangre, enterrando su carne en ella.
37 Oh, ¡deberíais avergonzaros, vosotros que habéis sido predestinados para ser los señores del mundo!... ¿Dónde está vuestra magnificencia? Vosotros sois catorce y yo estoy sola, y aun así, al verme, habéis sufrido una angustia mortal... de un animal que conforme la Voluntad de Dios desde el origen fue destinado para serviros...
38 Entrad en los bosques y aseguraos vosotros mismos si hay animal alguno que esclavice al otro. Y si alguno se volviera pendenciero, pronto lo echarían de su comunidad, dado que no se comportaba conforme la Voluntad de Dios que reina en nuestro interior. Nunca veréis que un animal perezoso obligue a otro a ir a cazar para él y que le traiga la presa... Y la fiera tampoco va a despedazar la presa antes de que esta se haya enfriado, porque así lo enseña la Voluntad de Dios en nuestro interior... Y os aseguro que no hay animal que tan sólo levante la cabeza sin que así sea la Voluntad de Dios.
39 Entre nosotros no conocemos ni ponemos límites de propiedad, a no ser en lo que se refiere a nuestra naturaleza y nuestro cuerpo físico. Sin embargo vosotros, los seres humanos que os habéis olvidado del todo de Dios, vosotros dividís las tierras y un soberano os dice: “Esto te lo doy contra pago de un tributo, y aquello lo doy a un favorecido porque el trabajo de sus fuertes siervos me resulta muy útil. Del resto del pueblo podéis serviros como animales de carga, y no tendréis que darles más de lo que necesiten para ir tirando”.
Y en caso de que se opongan a hacer todo para que el soberano tenga una vida regalada, primero les tocarán malos tratos y segundo la muerte... Y si algún esclavo se imaginara ser hermano del rey y que por ello también tuviera derechos parecidos, ¿acaso no le asesinarían inmediatamente? Decidme, ¿dónde en toda la Tierra hay algo más cruel de lo que sois vosotros, los hombres? Una serpiente, yo, un león, un tigre, un lobo feroz o un oso furioso, ¿acaso no somos ángeles santos en comparación con vosotros, los seres humanos?
Oh si nos fuera dada la facultad de amar, ¡cómo amaríamos a Dios! Pero incluso faltos de amor ya le amamos por nuestra obediencia infinitamente más que vosotros que no sólo os olvidasteis de su Amor a base del cual os ha creado, sino que os olvidasteis incluso de Él mismo - El que os ha creado...
40 Preguntadles a las piedras, las hierbas, el aire y el agua... preguntad a todo lo que se os presente - ¡menos a un hombre!, y todo os dará testimonio del gran Dios y os demostrará los milagros infinitos de su gran Amor. Únicamente vosotros los hombres, predestinados para una Vida eternamente bienaventurada y absolutamente libre, podíais olvidaros de vuestro Creador y Bienhechor eterno...
No me extraña que aún no tengáis nombres. ¿Qué nombres se os podría dar? Los diablos conocen a Dios y le rehuyen; los satanás también conocen a Dios y le odian porque es el Dios y Señor de su existencia... ¿Pero quienes sois vosotros que desde el origen sois diablos y satanás, a los que el infinito Amor de Dios volvió en hombres totalmente libres, y que como tales se olvidaron totalmente de Él?... Y dentro de vuestra debilidad de mosquito vosotros mismos os tomáis por dioses, sólo porque os entendéis dándoos mútuamente con palos y construyendo con montones de piedras huecos que llamáis “ciudades”...
Ved, tal como sois, no sois nada; porque una brizna de hierba es más que vosotros. Y una garra de hiena es más sagrada que una ralea de hombres que como vosotros salieron de Hanoc y de los cuales hasta ahora formasteis parte.
41 He aquí la Voluntad de Dios: Antes de que os sea asignado otro destino, vais a pasar durante setenta días por la escuela de las hienas, para que antes de todo aprendáis humanidad y amor al prójimo, y para que luego también lleguéis a conocer a Dios. Y una vez que de nosotros, las bestias voraces, hayáis reconocido vuestra igualdad, y mediante nuestra obediencia ciega y muda ante Dios también le hayáis reconocido a Él, sólo entonces el Señor de todas las criaturas hará que os indiquemos un nuevo destino pacífico.
42 Ahora seguidme conforme a la Voluntad de Dios, sin tener miedo - a no ser el temor justo de Dios. Al obediente nada le pasará. Pero tampoco el desobediente merece el mordisco de la hiena, sino que tendrá que esperar aquí hasta que le toque la misma suerte de Lamek, el rey de los satanás».
43 De modo que todos ellos, los catorce, siguieron a la hiena feroz para entrar con ella en una gruta oscura, donde por mi indulgencia aprendieron de la naturaleza de las bestias... pues, aprendieron del derecho de igualdad entre los hombres, del amor al prójimo y de la obediencia... y en este plan también me reconocieron a Mí y empezaron a tener fe en Mí. De esta manera a todos les quedaba clara la gran diferencia entre la verdadera humanidad y los animales; pero al mismo tiempo les quedó claro lo terriblemente que antes se habían encontrado debajo del nivel de los animales... Y todo esto por mi Gracia que hizo que ellos pudieran ver y experimentar mi Voluntad en los animales salvajes, en toda su Plenitud.
44 (Nota bene del Señor: Más que entonces, hoy en día os haría falta una enseñanza como esta. Porque si en aquellos tiempos los hombres fueron malvados, era por las tinieblas en las que vivían; pero ahora son malvados aun estando en la Luz... De modo que incluso el rey de las tinieblas tiene que reconocer que se ha quedado como un poco chapucero ante la maldad y astucia de los hijos del mundo de hoy día - pues, le está pasando lo mismo que a muchos padres débiles cuyos hijos ya los superan en astucias de toda clase).

Fuente: “El Gobierno de Dios”, tomo 1, cap. 33, ver. 30-44
recibido por Jakob Lorber
gob1.033.30-44

viernes, 20 de octubre de 2017

Cuerpo, alma y espíritu

El ser humano es cuerpo, alma y espíritu.
 

El alma es el intelecto, la filosofía, la fe intelectual, el razonamiento, la percepción de lo bueno y malo, el enamoramiento, el sentido del gusto por los colores o sonidos, etc.

Pero Dios NO es alma, sino Espíritu. Por eso el alma jamás podrá ver, ni entender a Dios, ni a la Verdad absoluta, ni al Amor. Solo el espíritu puede eso. Por eso la espiritualidad es superior a la filosofía.

Las personas que no buscan la espiritualidad pueden discutir sobre la existencia de Dios por muchos años o décadas y pero no llegarán a nada. Porque jamás podrán demostrar  que
 
(1) Dios existe ó
(2) Dios NO existe.

Esto sería simplemente una actividad vana. A veces incluso nociva, porque pueden llegar a involucrarse en pleitos, acaloramientos, ira, guerras, heridas, discordia, odios, etc.

La espiritualidad es otra actividad que definitivamente no se experimenta con el intelecto.

Quien quiera experimentar la espiritualidad con el intelecto solo llegará a dos cosas:

- se convierte en un ser intelectual que no cree en nada (ateo, agnóstico, nihilista, etc) ó
- se convierte en un ser fanático (religioso creyente en dogmas, político recalcitrante, supersticioso).

domingo, 15 de octubre de 2017

El hombre y el ángel

El hombre es un hijo del Amor de Dios, el ángel, hijo de la Sabiduría de Dios.

Dijo un ángel: “Debido a que vosotros, los humanos de esta Tierra, habéis surgido justamente del Amor puro de Dios, es decir, vosotros mismos sois el amor de Dios, nosotros los ángeles, que somos seres provenientes de la Sabiduría de Dios, no debemos perturbaros, ni en lo más mínimo, durante vuestra existencia en vuestro desarrollo libre que proviene de vuestro amor original de Dios.

¿Por qué los ángeles no son visibles?

Y tú, hermano terrenal, ahora entenderás un poco más claramente por qué nosotros, ángeles de Dios, no podemos acompañaros visiblemente. Porque nosotros tenemos el permiso de despertar, en vosotros, la sabiduría y el poder que duermen en vuestro amor a Dios, pero solo de una manera delicada y completamente imperceptible, pero nunca te inspiraremos ni una chispa siquiera de nuestra propia sabiduría; porque esto no despertaría vuestra sabiduría, sino que solo la aplastaría."

GEJ 6.190.5

viernes, 6 de octubre de 2017

Cómo hablar con el Señor

“Yo permaneceré con los Míos en Espíritu, en Palabra y en Verdad y los que se encuentren en gran Amor hacia Mí, a ellos también Yo Me dejaré ver, en forma personal y por momentos. Pero los que vivan según mis Palabras e investiguen cuidadosamente según la Verdad interior que mora en ellas, con ellos Yo hablaré a través del entendimiento de sus corazones y pondré Mis Palabras en su ánimo y sentimientos. Y los jóvenes y muchachas, que han sido educados en Mi Nombre, que ellos tengan visiones en donde se les explicarán Mi Esencia, el Cielo y la Vida Eterna, como también el destino de los rebeldes y malvados. Y así, de esta manera, Yo permaneceré con los Míos hasta el fin del tiempo de esta Tierra. ¡Entended todo esto de la mejor manera, y ya no Me preguntéis más sobre este tema!” 

GEJ 8.55.15
 

viernes, 29 de septiembre de 2017

¿Cuál era el aspecto de Jesús?

Se transcribe la carta de Poncio Pilato a Tiberio César donde describe la apariencia física de Jesús que estaría en la Biblioteca del Congreso en Washington, DC y, el original, en la Biblioteca Vaticana en Roma:

A Tiberio César:

Un joven apareció en Galilea predicando con humilde unción, una nueva ley en el nombre del Dios que lo había enviado. Al principio estaba un poco aprensivo que su propuesta era para despertar al pueblo contra los romanos, pero mis temores pronto se disiparon. Jesús de Nazaret habló más bien como un amigo de los romanos que de los judíos. Un día observé en medio de un grupo de personas a un joven que estaba apoyado contra un árbol, frente a la multitud con calma.

Me dijeron que era Jesús. Esto podría haber sospechado. Había una gran diferencia entre él y los que le escuchaban. Su pelo era de color dorado y la barba tenía apariencia de un aspecto celestial. Parecía tener unos 30 años de edad. Nunca he visto un rostro más dulce o más sereno. ¡Qué contraste entre Él y Sus portadores con sus barbas negras y complexiones aleonadas!

No dispuesto a interrumpirle con mi presencia, continué mi paseo pero diciéndole a mi secretario que se una al grupo y escuche. Más tarde, mi secretario me informó que nunca había visto en las obras de todos los filósofos algo que se comparara con las enseñanzas de Jesús.

Él me dijo que Jesús no era ni sedicioso ni rebelde, así que extendió a Él nuestra protección. Él estaba en libertad de actuar, de hablar, de reunirse y hacer frente a la gente. Esta ilimitada libertad fue una provocación a los Judíos – no los pobres, pero a poderosos y ricos.

Posteriormente, escribí a Jesús pidiéndole tener una entrevista en el pretorio. Él vino. Cuando hizo su aparición el Nazareno estaba teniendo mi paseo por la mañana y como yo lo enfrenté mis pies parecían sujetos con una mano de hierro sobre el pavimento de mármol y yo temblaba de pies a cabeza como un culpable… a pesar de que estaba en calma. Desde hace algún tiempo me quedé admirando de este extraordinario hombre. No había nada en él que estaba rechazando, ni en su carácter, sin embargo, me sentí sobrecogido en su presencia.

Le dije que había una simplicidad magnética sobre él y su personalidad que lo elevó muy por encima de los filósofos y maestros de su época.

Ahora, Noble Soberano, estos son los hechos acerca de Jesús de Nazaret y he tomado el tiempo de escribir en detalle sobre estas cuestiones. Yo digo que un hombre que podía convertir el agua en vino, cambiar la muerte a la vida, la enfermedad en la salud; calmar los mares tormentosos, no es culpable de ningún delito y, como otros han dicho, debemos estar de acuerdo – realmente éste es el Hijo de Dios.

Tu siervo más obediente,

Poncio Pilato
https://www.sanandolatierra.org/como-era-jesus-por-publius-lentullus-y-poncio-pilato/

Audio: Carta de Poncio Pilatos que describe físicamente a Jesús.

Jesús nos reveló la descripción de su imagen:

"Que la frente tenga una forma ovalada, sin arrugas, en color muy claro, lleno de majestuosidad divina en dirección de los cabellos que deben tener un color rubio dorado luminoso. Los ojos deben ser grandes. El iris azul."

Fuente: dadi1.400601

Las extrañas lluvia de peces

Lluvia de peces en Singapur
A menudo se reportan lluvia de peces y otros animales. Lo extraño es que la lluvia solo trae una especie. Si fuera cierto que fuera un huracán que  succiona del mar, entonces los animales serían diversos, como peces de diferente especies.  En el siguiente texto traducimos lo que el Señor revela a Jakob Lorber:
El Señor: 

"Los muchos eventos naturales manifestados sobre la superficie de la Tierra muestran que la Tierra, por sí sola, genera realmente las semillas para muchas plantas y animales. A estos eventos pertenecen la forestación original de las montañas, como el musgo y el crecimiento de la hierba verde de zonas que antes eran desérticas y sobre las cuales no creció nada en los últimos mil años.
Hay que decir que el moho y las esponjas no han tenido hasta ahora otra semilla que la generada por la Tierra misma.
Además están los eventos (aunque sean poco frecuentes pero lo suficiente para ser observados) que aclararán este asunto como los siguientes:
La lluvia de cereales y todo tipo de granos. En especial la lluvia de peces, serpientes y sapos. Estos últimos eventos suceden algo más frecuentemente. Ningún investigador de la naturaleza, que sea mínimamente sensato, dirá que esos peces o animales han sido succionados por algún remolino de aire terrestre y los ha hecho caer de nuevo. Porque debería demostrar que existe algún lugar sobre la Tierra en la que se encuentren tales animales, que a veces son incluso hasta trillones  de donde el remolino los recogió. Y si él pudiera demostrar esto, entonces estaría demostrando la enorme fuerza creadora de la Tierra de forma más evidente, mostrando claramente cómo la Tierra puede generar por sí sola a tales animales. Más sobre este tema en los siguientes capítulos."

 Fuente: Tierra 14.17


Vídeo de Lluvia de peces 2017


Lluvia de animales



Último grito de la moda

El Señor:
También practican la prostitución aquellos que envuelven sus cuerpos con ropa delicada y moderna...

¿¡Qué!? — protesta alguien — ¡Vamos hombre, uno vive en el mundo, y por eso también debe usar la moda según lo dicta el mundo, de lo contrario uno sería considerado como un idiota, que no respeta la costumbre y la decencia! -

¡Oh necio! ¿Quién es más, Yo o el mundo? Qué dirías si Yo te dijera: ¿Quieres honrar al mundo? Bien, pero Yo te expulsaré de Mí para siempre. ¿Seguirá teniendo tu necio mundo más valor que Yo, que fue Quien te dio la vida y que te la puede volver a quitar para siempre cuando Él quiera, y por la eternidad?
Consideras muy bien la decencia que se merece el mundo, pero la decencia que merezco Yo, tu Dios y Señor, Quien tiene el primer derecho de exigírtelo, eso no vale nada para ti y piensas que Yo ya te lo pasaré por alto.
Oh, tal Mi paciencia pronto te costará muy cara. ¡El abismo eterno te mostrará cuánta paciencia tuve con tales personas necias y mundanas! Un asno mundano le pregunta a otro, un cerdo mundano a otro: “¡Oye, en dónde has confeccionado tu traje y terno y frack, en dónde tu pantalón? Ah, ¡qué lindo corte, estás perfecto y maravilloso! ¡Espléndido, excelente! - Eres un Adonis, todo te queda muy bien. ¡Y estás bajo el último grito de la moda! - No, no, yo también tengo que imitarte con tal elegancia, así podré tener más posibilidades con las bellas mujeres!”
dadi3.470612.3

jueves, 28 de septiembre de 2017

Alma y espíritu

El alma es el órgano que sirve para la recepción de todas las diversas e infinitas ideas de la base fundamental de la cual ellas (las ideas) son tomadas. El alma es el portador de las formas, de las relaciones y de las maneras de actuar. Todas esta ideas, formas, relaciones y maneras de actuar son depositadas en envases pequeñísimos. TyL1.52.4

Un alma humana completa consiste en un ser que ha unificado, en justa medida, a todas estos elementos antes mencionados.  Y justamente porque el alma es el compendio de incontable cantidad de diversas partículas elementales de inteligencia de tipo sustancial, entonces ella puede también ser dividida ya que es un ser que ha sido compuesto por varios elementos. Un ser, que si bien forma y representa algo compacto, pero que es capaz de se dividido infinitamente. TyL1.52.5

Si bien el espíritu no tiene forma, pero es justamente aquel ser que crea las formas. Y recién, cuando las formas han sido creadas, él mismo puede manifestarse y actuar en justamente estas formas creadas. TyL1.52.9

En otras palabras, cada fuerza que quiera manifestarse como tal, tiene que poner una fuerza contraria. Recién con la ayuda de este punto de apoyo creado, una fuerza puede manifestar externamente su acción y ser perceptible. TyL1.52.10

Por tanto, el espíritu es equivalente a la luz, que si bien eternamente permanecerá siendo luz en sí misma, pero no será visible ni perceptible hasta que no haya un objeto que sea iluminada por ella.  TyL1.52.11

La luz surge constante y regularmente, por ejemplo, del sol. Pero sin objeto alguno ningún ojo puede darse cuenta de su existencia. Una noche sin luna tiene tanta luz que proviene del sol que una noche con claro de luna. Pero en el primer caso, la luz no tiene un objeto allá arriba en el alto éter, por eso es que nadie se da cuenta que la luz existe. Pero si la luna, como un eficaz cuerpo en la noche sobre el alto éter, allí será observado muy visiblemente la luz que proviene del sol. Cualquiera que sabe más o menos de astronomía, se dará cuenta fácilmente de qué manera y de dónde es iluminada la luna por el sol.  TyL1.52.12

Ahora se entenderá bien qué cosa es el espíritu: Es la luz que se genera de su propio calor, de eternidad en eternidad. Y es igual al calor del Amor y igual a la luz de la Sabiduría.  TyL1.52.14

Por eso, un ser humano que tenga más o menos una perfecta alma, pero que tenga poca luz o ninguna luz, no poseerá mucha actividad, o ninguna actividad dentro de su alma y tampoco en su cuerpo. Pero si la luz llega a su alma, entonces ella entrará en acción en la medida que entre la luz dentro de sí.  TyL1.52.15

miércoles, 27 de septiembre de 2017

El tiempo y la eternidad

El Señor: »Lo que es la eternidad dentro de Mi ámbito, esto nunca lo podrías asimilar y seguir viviendo; por este motivo es imposible demostrártelo de manera perceptible. Pero seguramente comprenderéis lo siguiente: La eternidad es para el espíritu lo que el tiempo es para el cuerpo - con la única diferencia que el tiempo acaba con todo que forma parte de su ámbito, mientras que la eternidad no acaba ni con un solo átomo.

El tiempo se manifiesta en un movimiento continuo de toda clase de cuerpos creados; porque si estos no se movieran -por ejemplo, los astros en sus órbitas- se atraerían por su fuerza de atracción, con lo que Soles, Tierras, Lunas y toda clase de seres vivos pronto irían a formar un montón infinito caótico... Con el resultado que este por su compresión infinitamente elevada finalmente se encendería y se destruiría...

Pero como para la conservación de todo, entre lo ínfimo y lo más grande, todo tiene que moverse en distancias adecuadas bien definidas, los ciclos que continuamente se repiten siguiendo a las mismas leyes pueden ser contados.

La consecuencia de la continuidad del movimiento -que es el desgaste de las partes que se rozan y que de esta manera más o menos lentamente se consumen- ya caracteriza el tiempo que devora todo...

Por eso, todo lo que es temporal también es perecedero, porque las unas cosas perecen y las otras tomarán su lugar - con lo que la medida del tiempo está determinada conforme la desaparición las cosas y la vuelta de ellas.

¡Pero tratándose de la eternidad el caso es el extremo opuesto! Porque todo movimiento es aparente, dado que en el fondo en todas las cosas reina un sosiego perfecto.

En el ámbito del tiempo el sosiego es aparente.

Pero aun así la piedra más dura, en sus elementos incontables, está en continuo movimiento, porque no hay nada que realmente esté en sosiego.

Para ilustrártelo, voy a darte un ejemplo muy acertado:

Si quisieras ir de aquí a aquel volcán lejano, tendrías que ponerte en movimiento y, paso a paso continuar andando hasta que tal vez después de tres días hayas llegado.

En la eternidad cada uno puede prescindir de ir caminos, porque puede quedarse en el mismo sitio y con sus pensamientos irse de viaje a lugares increíblemente lejanos, para que allí con plena consciencia pueda observar todo, mientras que su personaje no se mueve ni un palmo de aquel lugar en que todavía se encuentra en su sosiego dulce y continuo - eso, por supuesto, observado desde mi ámbito.

Imagínatelo así, como si estuvieras descansando en un lecho cómodo, soñando que estabas corriendo y bailando de alegría porque ibas a hacer un viaje de placer.

Ahora comprende: Aun con todos los movimientos en tu sueño no habrás hecho ni el menor desplazamiento de tu persona...

Así está concebida la eternidad, pero de una manera todavía inconcebiblemente más perfecta de lo que tú ahora puedes imaginártela. Porque ve: Tras el movimiento se marcan el tiempo, la destrucción, el carácter transitorio y finalmente la muerte de todas las cosas, mientras que el sosiego causa la conservación, la inmortalidad y la Vida eterna más perfecta -totalmente parecida a la Mía- de todos los seres que en el amor y en su espíritu vivo me parecen perfectamente.

Igual que Yo no tengo que hacer viajes para llegar de una eternidad a otra, tampoco mis queridos necesitan desplacerse personalmente para poder contemplar todos los infinitos milagros sino, igual que Yo, disfrutarán de la Vida eterna en un sosiego eterno - aunque nunca estén conscientes de este sosiego, sino de una eterna actividad sumamente bienaventurada, a pesar de que esta está mantenida precisamente por ese eterno sosiego espiritual-personal.

De modo que ves, mi querida Yemila, que así es la eternidad, y aquí tienes la diferencia entre ella y el tiempo mortal...

En lo que en la eternidad se refiere al curso de los acontecimientos, este es comparable con él del tiempo; con lo que puede haber eternidades igual que tiempos... sólo que la duración de la eternidad pasa más bien desapercibida - al contrario de la del tiempo, porque el tiempo nunca reproduce lo pasado, mientras que la eternidad mantiene lo pasado y lo futuro permanentemente en el presente..«

Fuente: gobd1.184.6-20

sábado, 23 de septiembre de 2017

La mujer solar

Posición real de los cuerpos celestes
el día 23 de setiembre de 2017
21 de diciembre de 1846

Aclaraciones de Apocalipsis de Juan, capítulo 12, versículos 1,2 y 5:
“Y apareció una gran señal en el Cielo: Una mujer, vestida con el Sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona con doce estrellas. Y estaba embarazada, y clamaba con dolores de parto y sufría y gemía porque estaba a punto de tener a su Hijo. — Y ella dio a luz un niño, un varón, que gobernaría a todos los pueblos con vara de hierro. Y su Hijo fue arrebatado hacia Dios y Su Trono.”
1 Pero amigos, ¡cómo no entender algo tan claro y fácil, que está muy cercano a vosotros y que ahora se encuentra extendido ante vuestros ojos! ¿En dónde habéis dejado vuestro espíritu, en dónde vuestros sentidos? ¡¿A quién están dirigidas estas palabras?!

2 Si durante la noche alguien preguntara: “¿Dónde está el sol?” En este caso, la pregunta es válida. Pero, oid, quien durante el día pregunta por la posición del sol, ¿¡no significa esto, o que está ciego o, por lo menos, mantiene los ojos cerrados a propósito para jugar al “raton ciego” con la posición del sol!?

3 ¿Qué significa la “mujer”, la que aparece vestida con el Sol? — La “mujer” es la noble imagen de un ser humano sin la fuerza procreadora, aunque sea muy capaz y receptiva para la procreación. Por tanto esta mujer es una perfecta imagen y semejanza del ser humano, es decir no es una caricatura, no es un ser humano desproporcionado.

4 Así mismo, Mi Doctrina, al igual que una mujer, es la imagen y semejanza más perfecta al ser humano espiritual. Doctrina que, con seguridad, aparece en el Cielo más perfecto, porque está dentro de Mí y surge de Mí. Este ser humano espiritual, que si bien por sí mismo no es capaz de procrear, pero el ser humano es receptivo, a través de ella, para todo lo bueno del Amor, lo que vendría a ser aquí el celestial y puro Amor a Dios que representa la vida espiritual eterna que proviene de Mí. — La vida espiritual del Amor a Dios es el “Hijo”, es decir el fruto de Mi Doctrina que ha sido fecundado en el corazón del ser humano.

5 Por supuesto que sólo se trata de Mi Doctrina pura como una mujer perfecta y celestial — Es decir no se refiere a ninguna doctrina falsa ni a ninguna mujer monesca. Ahora, ¡ya no habrá duda que es muy natural que esta mujer perfecta, o Mi Doctrina pura, esté vestida con el “Sol”, es decir, vestida con Mi Luz de toda luz, debido a que ella proviene de Mí Mismo!

6 Por decirlo en forma algo más culta: Ella pisa con los pies a la “luna” (como símbolo del amor egoísta o amor al mundo, algo que representa una polaridad completamente opuesta a la esencia pura y celestial de ella) porque justamente esta celestial y perfecta mujer, es decir Mi Amor puro, es la única que tiene la capacidad para la recepción del Amor celestial que proviene de Mí.
7 Y por eso ella está adornada con “doce estrellas”, es decir, con los diez mandamientos de Moisés y, sobre ellos, los dos mandamientos del Amor (El Amor a Dios y al prójimo). — Por cierto, no se trata ni de los doce apóstoles, ni tampoco de las doce tribus de Israel, sino, como ya se dijo, adornada con todas las doce leyes de la Vida eterna.

8 Pero la “mujer”, es decir, la doctrina activa, proveniente de Mí, en el ser humano, quedará y ya está “embarazada”. — ¿Embarazada con qué? — ¿Nunca habéis escuchado del Renacimiento? ¿No dice el texto: “¡Quien no renazca del espíritu, no podrá entrar al Reino de Dios!” (Jn. 3:5) ?

9 Mirad, el “niño” con el cual la mujer está embarazada, es el Amor a Dios puro, que hace sufrir mucho al hombre externo a través de las diversas autonegaciones, hasta que este Amor celestial en el espíritu del ser humano alcance la madurez a través de ella y lo conduzca al maravilloso renacimiento espiritual hacia la Vida eterna.

10 ¡Pero el niño es un “varón”! — ¿Por qué no es una niña, es decir una mujer en crecimiento? — Porque la fuerza reproductora y creativa reside ( y debe estar sólo) dentro de este Amor, como sucede con el hombre y no con la mujer.

11 Entonces este niño (o el Amor a Dios que ha nacido de Mi Doctrina dentro del espíritu del ser humano) domesticará, con “vara de hierro” (es decir con la inquebrantable Fuerza de Dios ), a “todos los pueblos”, es decir a todas las exigencias y apasionamientos sensuales del mundo — y, de esta manera, ¡el espíritu del ser humano, junto a todas sus inclinaciones, será arrebatado hacia Mí y él obtendrá su gozo de Mi “Trono” que es la verdadera Sabiduría proveniente de Mí por la eternidad!

12 ¡Mirad, este es el significado, fácil de comprender, de estos versos! — De la misma manera todo debe ser observado y comprendido con esta única Luz verdadera. De lo contrario se convierte en una luz tenebrosa que, con el tiempo, conduce a cualquier guía o líder hacia los pantanos y lodazales oscuros.

13 ¡Comprended esto y tenedlo muy en cuenta! Amén.

Fuente: dadi2.461221

viernes, 22 de septiembre de 2017

Jesús y los gobernantes

¡Ay del país, ay de la ciudad donde se practique la prostitución y la lujuria, y ay de la Tierra cuando en su suelo este gran mal llegue a ser excesivo! ¡A tales países y ciudades Yo pondré a tiranos como gobernantes que se verán obligados a imponer cargas exorbitantes a los hombres, a fin de que toda carne pase hambre y abandone tal actividad, de la más vil y nefasta, que un hombre es capaz de cometer en contra de sus pobres prójimos!
gej04.80.15

Sobre los placeres carnales

1 (El Señor:) «Acabamos de examinar el asunto de la pobreza y también hemos visto las consecuencias que pueden presentarse cuando llega a ser insoportable. También hemos visto cómo podemos remediarla, y cuáles son las ventajas que pueden resultar al hombre si cumple con la instrucción que os he dado a todos vosotros.
De modo que hemos terminado con los contratiempos que pueden producirse por la pobreza. Ahora vamos a pasar a otro asunto que parece bastante distinto del que acabamos de tratar, pero que a pesar de eso está en relación estrecha con él: el tema del placer carnal.
2 En este -más o menos para todos los hombres- consiste la calamidad principal, porque consta que de esta voluptuosidad nacen casi todas las enfermedades físicas y todos los males del alma.
3 El hombre renuncia más fácilmente a todos los demás pecados que a este, porque los demás sólo tienen motivaciones exteriores; este pecado, sin embargo, tiene la motivación en sí mismo - en la carne pecaminosa.
Por eso debéis apartar vuestra vista de los peligros atractivos de la carne hasta que os hayáis vuelto maestros de ella.
4 ¡Proteged a los hijos de la primera caída y preservad su pudor, entonces, como adultos, sabrán dominar su carne con facilidad y no sucumbirán tan fácilmente! Pero una vez perdido el cuidado, el espíritu malicioso de la carne tomará posesión de ella.
No hay diablo más difícil de expulsar que precisamente el diablo de la carne, a éste sólo se le puede echar fuera del hombre ayunando y rezando mucho.
5 ¡Absteneos de enojar a los pequeños y las pequeñas, y de ataviarlos con ropa exagerada que incita a la carne! ¡Ay de aquel que en este sentido peca contra la naturaleza de los pequeños y las pequeñas! ¡En verdad, os digo que para este pecador habría sido mejor si nunca hubiera nacido!
6 Con toda la fuerza de mi ira Yo mismo castigaré al malhechor que peque de esta manera contra la naturaleza sagrada de la juventud; porque una vez que la carne se ha vuelto quebradiza, entonces el alma ya no tiene una base sólida, y su perfección resultará extremadamente difícil.
7 ¡No podéis haceros idea alguna del trabajo que cuesta a un alma débil el volver a curar una carne quebradiza hasta que se quede incluso libre de cicatrices! ¡Qué angustia experimenta el alma frecuentemente al sentir el quebranto y la debilidad de su carne que es su envoltura terrenal! ¿Y quién es culpable?, ¡la vigilancia mala de los hijos y de las hijas, y los muchos enojos causados a los niños y las niñas!
8 En general en las ciudades la corrupción moral es mayor que en el campo.
En calidad de discípulos míos, llamad la atención de los hombres a todo lo que os acabo de decir, y a las muchas consecuencias malas de un quebranto demasiado prematuro de la carne. Habrá muchos que lo observaran, y de ellos resultarán almas sanas. En estas el espíritu podrá despertarse más fácilmente de lo que ahora es el caso con muchos.
9 ¡Ved a los ciegos, sordos, mutilados, leprosos y gotosos; ved también a todos los niños y adultos aquejados de diversas enfermedades físicas! Todas estas enfermedades son la consecuencia de un quebranto demasiado prematuro de la carne.
10 Antes de haber cumplido veinticuatro años de edad el varón no debe tocar a una virgen -ya sabéis cómo debéis entenderlo- y la virgen debe haber cumplido por lo menos dieciocho años, o por lo menos diecisiete años enteros; antes de este tiempo no es madura y no debe reconocer a un varón - aunque aparente cierta madurez. Al ser tocada demasiado temprano por un hombre voluptuoso, ella ya se vuelve carne quebradiza y un alma débil y apasionada.
11 Es difícil curar la carne quebradiza de un hombre, pero aún mucho más difícil es curar la de una virgen si fue quebrantada antes del tiempo. Primero es poco probable que dé a luz a hijos completamente sanos y, segundo, de semana en semana se volverá más adicta al placer sexual; al fin incluso se volverá prostituta que es la deshonra más miserable para el género humano - no tanto para ella misma, pero sí, para aquellos cuya negligencia la han hecho lo que es.
12 Pero, ¡ay de aquel que se aproveche de la pobreza de una virgen y quebrante su carne! En verdad os digo: ¡También a este le habría valido más si nunca hubiera nacido! Y aquel que cohabita con una prostituta consumada en vez de salvarla mediante los remedios adecuados -apartándola del camino de la perdición y ayudándola para que encuentre el buen camino-, para él llegará el día en que tendrá que justificarse ante Mí tras un juicio severo; porque el que pega a un hombre sano no peca tanto como el que maltrata a un lisiado.
13 El que ha cohabitado con una virgen completamente madura y sana también ha pecado, pero como el mal ocasionado no tiene consecuencias perjudiciales -y eso sobre todo si ambos gozan de una salud perfecta- Él tendrá que someterse a un juicio menos severo.
Pero el que por mera lascivia hace a una virgen madura lo mismo que haría a una prostituta -sin engendramiento de un fruto vivo en el regazo de ella- tendrá que someterse a un juicio doble; y si lo hace con una prostituta, tendrá que someterse a un juicio diez veces más severo.
14 Una prostituta es una mujer que en su carne y en su alma ha fracasado totalmente. El que de corazón honrado le ayuda para salir de su gran miseria, en mi Reino él será grande.
El que cohabita con una prostituta por un vil sueldo y de esta manera la hace peor de lo que era antes, un día venidero será recompensado con el mismo premio que le toca a cualquier homicida malintencionado en el lodazal que está a disposición de todos los diablos y sus servidores.
   15 ¡Ay del país, ay de la ciudad donde se practique la prostitución y la lujuria, y ay de la Tierra cuando en su suelo este gran mal llegue a ser excesivo! ¡A tales países y ciudades Yo pondré a tiranos como gobernantes que se verán obligados a imponer cargas exorbitantes a los hombres, a fin de que toda carne pase hambre y abandone tal actividad, de la más vil y nefasta, que un hombre es capaz de cometer en contra de sus pobres prójimos!
   16 ¡Que una prostituta pierda todo honor y respeto incluso ante los que la han usado por el vil sueldo, porque en lo sucesivo su carne será víctima de diversas enfermedades difícilmente curables! En el caso de que una mejore verdaderamente, entonces volveré a mirarla.
17 Si un hombre lascivo para satisfacer su lascivia recurre a otros medios que al recipiente que Yo puse en el regazo de la mujer, para él hay poca probabilidad de que un día llegue a contemplar mi Semblante.
Verdad es que Moisés para estos casos ordenó la lapidación, la que Yo no abolo del todo aunque sea un castigo muy duro para tales crímenes y criminales ya completamente presos del diablo; Yo sólo os doy el consejo paternal de que quitéis tales pecadores de las comunidades, que los abandonéis en una gran miseria en un lugar de destierro y, sólo cuando casi desnudos hayan vuelto a las fronteras del país natal, los recibáis de nuevo y los metáis en un sanatorio para curar las almas, y no les permitáis salir de este sanatorio antes de que estén curados completamente!
Si durante bastante tiempo han manifestado una verdadera mejoría muchas veces probada, entonces podrán regresar a la sociedad. No obstante, si les quedan rastros de tendencias voluptuosas por pequeños que sean, entonces vale más que el resto de su vida se queden bajo custodia, para que no puedan contaminar a los hombres no corrompidos de una sociedad.
18 En este sentido tampoco tú, Zorel, fuiste puro del todo, porque ya de muchacho estabas afectado de diversas impurezas - un ejemplo malo y fastidioso para tus compañeros jóvenes. Pero esto no puede ser considerado como pecado porque no tenías una educación que habría podido llevarte a cualquier verdad pura que te habría mostrado lo que, en realidad, es justo según el Orden de Dios.
Sólo cuando trataste con un abogado empezaste a conocer los derechos de los ciudadanos de Roma, y comenzaste a aprender mejores principios. Verdad es que a partir de este tiempo ya no fuiste un hombre-animal - lo que no podía evitar que por lo demás fueras un violador de las leyes, tergiversándolas a más no poder, y engañando a tu prójimo en cada ocasión que se te presentaba.
Pero todo esto es agua pasada y, conforme a tu comprensión actual, ahora te encuentras ante Mí como hombre ya mejor.
19 A pesar de todo todavía se encuentra mucha lascivia carnal en ti. Por esto te llamo la máxima atención y te doy el consejo que tengas sumo cuidado; porque una vez que te encuentres en el ámbito de una vida algo mejor, tu carne todavía muy lesionada volverá a agitarse en su quebranto todavía lejano de ser curado... y es posible que te costará mucho esfuerzo calmar y finalmente sanarla por completo del antiguo quebranto.
¡Guárdate de toda clase de exceso, porque en él mora la semilla de la voluptuosidad carnal! Por eso, ¡sé moderado en todo y nunca te dejes seducir comiendo y bebiendo excesivamente, de lo contrario tendrás dificultades en dominar tu carne!
20 De modo que también hemos tratado un poco el tema de la carne, dentro de lo que es necesario para ti.
Y ahora vamos a dedicarnos a otro asunto en el que también te estás pasando».

gej04.80 

¡Sáname, Señor, de la lujuria!

Jesús habla sobre aquellas personas que, estando conscientes de ser adictos a la lujuria, no desean ser sanados por el Salvador. Prefirieron salir de la casa, en donde el Señor predicaba, que ser descubiertos en su debilidad. Pero no se dieron cuenta que al salir molestos, ellos mismos se delataron de tener este vicio lujurioso. El Señor dijo lo siguiente:

»¡Dejemos que se vayan los necios ciegos! ¡Ante los hombres tienen vergüenza, pero ante Dios, que siempre mira profundamente y examina el “corazón” y los “riñones” de los hombres, ante Él no tienen vergüenza!... Os digo a todos: ¡Este sentimiento mundano de vergüenza es vano! ¿Cuánto tiempo más les queda aún por vivir en este mundo? Pronto les será quitado ese cuerpo cuya carne les ha proporcionado tantas horas de placer. ¡Llegarán desnudos al Más Allá donde todo será un secreto a voces y se les echará en cara con todo detalle lo que tan ocultamente hicieron en este mundo! Allí les tocará consumirse de vergüenza, lo que será su mérito justo y permanente, y no les será fácil librarse de ello como lo sería en esta vida terrenal.

En verdad Yo os digo a todos: Lascivos, lujuriosos y prostitutos no entrarán en el Reino de Dios, a no ser que se regeneren por completo de su malvada vida pasada. Pues, ¡todos los otros pecados el hombre los comete fuera del cuerpo, por lo que también se puede librar más fácilmente de ellos, ya que todas sus inclinaciones exteriores no le perjudican tanto como lo que ocurre en su interior! Pero la prostitución y el adulterio se dan en el fuero interno de las personas, perjudicando al alma y al espíritu, y por esto son el mal más peligroso. Por lo tanto, evitadlos y huídlos más que a la peste porque el placer voluptuoso es el pequeño secreto del arte de Satanás. ¡Ay de aquel que con esto se deje atrapar por él! Porque al final, ¡cada uno encontrará una enorme emergencia para liberarse de las garras de Satanás! ¡Atroces sufrimientos y dolores serán su recompensa! Pensad bien en todo ello; de lo contrario vendrán días que ya no os gustarán en absoluto!«
gej01.86.7-8

sábado, 16 de septiembre de 2017

En Getsemaní: El mundo pendía de un hilo

Cuando Yo (Jesucristo) oraba a Dios en el jardín de Getsemaní, sobre el denominado 'Monte de los Olivos', Yo Mismo ya estaba separado de Dios, debido al mundo (movido misericordiosamente por la salvación del mundo). ¡Mirad! Allí recién despertó la gran ceguera de Mi Amor y vio, con profundo horror, el abismo infinito entre Mí Mismo y Dios. Yo Me arrepentí fuertemente de haber abandonado a Dios y haberMe dirigido a la obra muerta de Mi vano deseo, — y, en ese momento, toda la creación pendía de un hilo, entre la existencia y la eterna NO-existencia. Es decir: Si Yo tomaba la copa, entonces el mundo (y todo lo que estaba en él) sobrevivía, o si Yo ponía la copa de lado, el mundo (y todo bajo él) sería destruido en ese instante, cuando pusiera de lado el cáliz. 

Dádivas del Cielo (dadi3.401206)


lunes, 11 de septiembre de 2017

Poncio Pilatos y el sueño de Tulia.


28 de junio de 1847.
1 Esta es una buena pregunta que merece una buena respuesta, por eso que aquí venga la respuesta.
2 Poncio Pilatos, un romano verdadero durante el mandato de Tiberio, era el gobernador del país de los judíos y residía en Jerusalén.
3 Este hombre romano, un enemigo de la casta sacerdotal judía que era extremadamente soberbia, miraba con muy especial beneplácito, aunque en forma reservada, a todos aquellos hombres que, en diferentes oportunidades y de manera muy abierta, sabían decir la verdad, directamente a la cara, a esta secta de sacerdotes que era odiada por él en sobre medida. Y, así pues, cada vez que la casta sacerdotal buscaba en él, que se le hiciera justicia a ella, por lo general, no conseguía mucho o nada, sino al contrario, por lo general tenía que retirarse con vergüenza sin haber resuelto su asunto. Esto es también el motivo por el cual Pilatos y Herodes convivían bajo una constante tensión de enemistad; sin embargo, la alta casta sacerdotal se llevaba bien con Herodes y nunca dejaba de intentar levantar sospechas contra Pilatos ante Herodes.
4 Por ese motivo, esta alta casta sacerdotal convocaba, a menudo, reuniones de consejo para resolver la manera de cómo capturarme y presentarme, de manera efectiva, para que Yo cayera en las manos de la justicia romana; pero ella nunca podía encontrar un motivo de peso.
5 Sólo cuando Yo realicé la entrada triunfal ya conocida, después de haber expulsado a los mercaderes del templo y de haber resucitado a Lázaro, y después que el pueblo comenzó a gritar Hosanna en honor a Mí — ¡todo eso ya fue demasiado para la alta casta sacerdotal! Entonces allí ellos decidieron enérgicamente atraparme y presentarme ante Pilatos como un rebelde de estado. — Si Pilatos Me condena, que quede sin ser vengado, pero si no Me condena, que la casta sacerdotal lo denuncie ante el Emperador como un hombre sospechoso, para tal acción, Herodes hubiera ido con alegría, mano a mano con ella.
6 Este plan no era desconocido a Pilatos. Sólo que no sabía cómo debía desactivarlo. Por eso, él decidió esperar este asunto más de cerca. Pero cuando él aun calculaba consigo mismo lo que tendría que hacer en caso que la alta casta de sacerdotes de verdad viniera con un golpe contra el notorio Jesús, mirad, ¡justo allí ellos vinieron ya con el golpe trayendo al preso y exigían inmediatamente el juicio! — Pilatos, completamente sorprendido, preguntó por supuesto con una voz de trueno: “¿Qué ha hecho este hombre justo en el que no encuentro culpa ninguna?” Pero la casta sacerdotal con sus partidarios pagados gritó aun diez veces más fuerte: “¡Este es un corruptor del pueblo, un agitador, un violador del Sabbat, un maldecidor de Dios y se hace pasar por el Hijo del Dios vivo! — Todo esto es según nuestras leyes que Roma respeta, y también está condenado altamente con la muerte por las leyes del emperador; por eso ¡condénale, hazle crucificar, de lo contrario eres el enemigo del emperador!”
7 Por supuesto, este grito hizo desconcertar a Pilatos, y él, en verdad, no sabía qué es lo que debería hacer. — En el apuro pensó dentro de sí, ¡no hay nada que hacer más que seguir con buena cara a esta inesperada jugarreta y aceptar, en el nombre del destino inescrutable, lo que ahora exige esta raza de sacerdotes completamente odiada!
8 En ese momento, Tulia, su mujer, lo hizo llamar y le comunicó, en secreto, cómo ella había visto muy claro ante sus ojos que este Jesús flotaba sobre las nubes del Cielo, acompañado por incontables miríadas de los genios más singulares y maravillosos, — todos ellos gritando con voz de trueno: “¡Salvación a nuestro gran Dios; Salvación al eterno Vencedor todopoderoso de la muerte y del infierno! — ¡Ay de ti, Jerusalén, ay de vosotros que vivís en ella, vuestra suerte será la muerte eterna, la destrucción eterna, porque no reconocéis a Jesús y lo juzgáis y lo crucificáis! ¡Que al único Justo de toda justicia sea eternamente toda Honra, toda Gloria y toda Salvación! — Después, este Jesús miró abajo, a la Tierra, y mira, todo el globo terrestre se incendió, y todo era fuego, y todo lo que respira fue consumido por este fuego! — ¡Por eso, querido Pilatos, no tengas nada que ver con este Justo!” —
9 Este relato desconcertó fuertemente a Pilatos, que cómo romano creía mucho en tales visiones, de tal manera que decidió, dentro de sí, no tener que manejar el asunto de Jesús y entregarlo al juzgado de Herodes quien también tenía, en tales temas dudosos, un derecho de Ius gladii, derecho de espada, con el cual dejó decapitar también a Juan (el Bautista). — Pero Herodes olió aquí el “gato encerrado” sabiendo muy bien que el pueblo ya estaba rebelde a él debido a Juan. En caso que también matara a Jesús, el pueblo le destrozaría a él. Por eso, finamente Herodes tomó a Jesús, que muchos creían que era el Cristo, y lo devolvió a Pilatos.
10 Pilatos intentó pues, por todos los medios, liberar a Jesús; pero todo fue un esfuerzo vano, hasta que finalmente, en la máxima indignación, se lavó públicamente las manos y dijo: “¡No quiero tener culpa alguna en la sangre de este Justo! — Pero vosotros mismos tenéis una ley; ¡tomadle y juzgadle!” — Aquí los altos sacerdotes gritaron entonces: “¡Que Su Sangre caiga sobre nosotros y nuestros hijos! — Pero no nos está permitido ensuciar nuestras manos con sangre; por eso, ¡danos soldados romanos!” —
11 Cuando Pilatos escuchó eso, aquí se acordó de la antigua costumbre, por la cual el pueblo judío tenía que soltar a un criminal durante la fiesta de la Pascua. Por eso se dirigió otra vez a la muchedumbre de los enemigos de Jesús y dio a conocer que él no había podido encontrar, en absoluto, culpa alguna en Jesús, y que por eso sería necesario, para realizar un juicio correcto y completamente verdadero, interrogar más a este hombre en todos los sentidos. Pero al mismo tiempo que es costumbre que se libere a un criminal durante la fiesta; por eso que ahora se le pregunte a ellos para que elijan entre Jesús, cuya culpa aun no ha sido demostrada y Barrabás, el infame ladrón asesino: ¿cuál de los dos escogen ellos? — Pero ellos gritaron: “¡Barrabás!”
12 Y esto era justamente lo que realmente quería Pilatos y sabía bien que esta muchedumbre de sacerdotes no gritarían por la libertad de Jesús, pues sólo así, creía él, que Le liberaría, después que Barrabás estuviera libre, entonces tendría que, en reemplazo, llevar a Jesús a la cárcel, y de esta manera podría solucionar todo con la ayuda del tiempo. Porque en primer lugar, así se taparía el hocico a los sacerdotes, y, en segundo lugar, se pondrían fuertes brechas a los sacerdotes a través de la corte romana que difícilmente serían quebrantadas.
13 El pensamiento y la voluntad del gobernador eran buenos; pero cuando, después de la liberación de Barrabás, toda la multitud exigía tanto más obstinadamente por la crucifixión y no quería oír nada sobre el encarcelamiento de Jesús y llamaban a Pilatos un cobarde, allí quedó completamente vencido y dijo: “¡Aquí — miserables! — ¡Tomad a vuestro criminal, que es mucho más justo que todos vosotros juntos, y allí están los esbirros! ¡Id, haced con Él lo que queráis, mi credencial sobre Él y sobre vosotros lo emitiré de mi mano a continuación!” — —
14 Con estas palabras se retiró y les entregó a Jesús a Quien los altos sacerdotes hicieron apresar por los esbirros y lo crucificaron — como es conocido.
15 Lo que hizo Pilatos después os es conocido, y que complació a los amigos de Jesús en lo que ellos querían. Pero a muy pocos sobre esta Tierra se les ha permitido saber que después el mismo Pilatos, junto a su esposa, se volvió cristiano en secreto, y que justamente Pilatos fue quien contribuyó mucho, a través de sus descripciones muy exactas sobre el sacerdocio judío, muy sospechoso, que, en el tiempo de unos treinta años, Jerusalén fuera destruida por completo por los romanos llevando a los judíos a dispersarse por todo el mundo.
16 Pero esto se os da a conocer para que no condenéis constantemente al pobre Pilatos como lo hacen miles y millones, ahora que ya debéis saber muy bien que todo esto tenía que suceder, según Mi Consejo eterno, así como lo he dicho muy abiertamente a los dos discípulos que caminaban a Emaús para mostrarles lo que Dios quería y para que ellos quisieran moderar su odio ilimitado contra los sacerdotes.
17 Si bien vosotros no odiáis a Pilatos, pero de todas maneras os parece como si fuera un tipo algo maldito que pudo haberle salvado muy fácilmente si realmente él hubiera querido. — ¡pero no pensáis que Dios no necesita dejarse salvar de algún peligro con la ayuda del hombre débil y con lamentable pobreza espiritual! ¿O pensáis de verdad que Pilatos hubiera podido haber hecho algo que salvara a Aquel que da órdenes al mar y a los vientos, y que es el único Salvador de todos los hombres y espíritus? —
18 ¡Oh mirad, esto y aun otras cosas más es, en vosotros, aun muy débil y bastante babilónico! — La escritura tiene que ser cumplida, y por eso fueron perdonados en la crucifixión todos los que no sabían lo que hacían. Si esto es así, entonces en el futuro dejad vivir un poco más a Pilatos que lo que ha sido hasta hoy el caso. Amén. Esto lo digo Yo a vosotros, para que no sigáis juzgando más a Pilatos. Amén, amén, amén.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Palabras de fortalecimiento para un alma débil

1 ¡Bien, bien! ¡Verdad, verdad! - ¡Ya lo he escuchado! - ¡Por eso tan solo escribe una palabrita muy corta para aquella que tiene, escondido en su corazón, un anhelo por Mí que es aún débil, pero para eso tiene uno mucho más vivo por aquello que es del mundo!
2 Si ella quiere, que, en cada momento, se esfuerce por dirigirse hacia Mí en su corazón y que Me ame porque Yo soy - y no porque Yo puedo darle un esposo y otras cosas que la alegrarían en el sentido mundano. ¡Porque todas estas cosas golpean dura y pesadamente en Mi corazón!
3 Si ella empieza a buscarme, solamente a Mí, y a amarme, entonces Yo tampoco le retendré lo pequeño, todo aquello que llegue a sentir en el corazón. ¡Pero antes que Yo conceda esto a alguien, Me debe dar anticipadamente aquello que Me corresponde a Mí, por ser Yo mismo, y no motivado por las cosas del mundo!
4 ¡Por eso, que este, Mi primer saludo, sea para aquella que ha deseado una Palabrita de Mi parte! Si la toma en cuenta entonces Yo le mostraré otra "estrella" y le daré una cinta de unión grande y fuerte.
5 ¡Pero si ella hace esto motivada por una competencia contra sus hermanas, entonces, debido a su propia salvación, tendrá que pedir por mucho tiempo hasta que Yo la escuche por completo! Amén.
6 Esto lo digo Yo, a vosotros y a todos los hombres, hijos y hijitos del Padre santo y llenísimo de Amor! - Amén, amén, amén.
Fuente: dadi2.055
» Dádivas del Cielo «
Tomo 2, pág. 55
Recibido por Jakob Lorber
el 4 de abril de 1842

miércoles, 30 de agosto de 2017

¿Por qué la debilidad es mejor que la fortaleza?

21 de abril de 1843
01 Dale esto a Mi amado A. H. W. en el día de su onomástico que quiere saber: Por qué la debilidad es mejor que la fortaleza.
02 ¡Escúchame tú, mi amado amigo y hermano en Mi Amor! Respecto a tus tres textos que te parecen algo oscuros, escritos por mi amado Pablo, en el capítulo 12 de la segunda carta a los Corintios, estas palabras también ya han sido dichas por Mí, en los diferentes textos, tanto en el Evangelio como en el de los profetas, en especial en los de Job, Jeremías y en los Salmos de penitencia de David.
03 Pero claro ellos son un poco oscuros para ojos espirituales aún débiles. Por eso entonces Yo quiero darte también, ahora en tu día, una pequeña lámpara llena con aceite de Mi Gracia tomada de Mi Amor. ¡Esta lámpara te iluminara textos similares tan maravillosamente que te parecerán transparentes, como si fueran iluminados por el Sol! —¡Y ahora escucha entonces! — esta lámpara es y consiste en:
04 Cuando una vez, Yo Mismo Me volví la Justificación verdadera ante Dios, en el tiempo de Mi vida corporal en la Tierra, ante judíos, doctores de la ley y fariseos, allí dije Yo la parábola siguiente, que fue tomada de la vida real.
05 Un fariseo distinguido presentó al Señor, ante el Santísimo, su oración de agradecimiento, diciendo en voz alta lo siguiente: “¡Oh Señor! !Te agradezco, oh Señor, que me has dado fortaleza con la que yo he podido servirte con toda fidelidad desde los años de mi niñez y, hasta ahora, aún nunca he pecado contra Ti en ninguna ley. ¡Oh Señor! he cumplido, pues, las leyes de Moisés hasta en la última coma, realicé las obligaciones de mi posición con exactitud, te sacrifiqué siempre generosamente y, ante todo, di el diezmo con puntualidad. Asimismo jamás me impurifiqué, ni en la mañana, ni en el mediodía, ni en la tarde. Y tampoco nunca he profanado el sábado, ni con un dedo.
06 Oh, por eso te agradezco, Mi Dios, ahora con el fervor completo y convincente de toda mi fuerza que en tu bondad me has concedido, porque yo siempre he andado con justicia ante ti y yo soy justificado desde la coronilla hasta los dedos de los pies y no soy un pecador, como un judío común, como un vagabundo, como un ladronzuelo, atracador o asesino, como los fornificadores y adúlteros, como los profanadores del sábado y los que comen cerdo y mucho menos como todos los pecadores públicos, estafadores, bailadores, comediantes, magos, publicanos y usureros mezquinos y, ni siquiera, en lo mas mínimo igual como los samaritanos y otros similares más.” — Así fue aproximadamente la oración de agradecimiento del fariseo justo.
07 Pero, bien al fondo del templo, también estaba, de pie, un publicano pecador. Este apenas se atrevía a levantar sus ojos y dijo, en la completa contrición de su animo:
08 “¡Oh Señor! ¡Yo pecador pobre y débil no soy digno de mirar Tu Santidad, ni tampoco digno siquiera de estar parado en el último lugar de Tu templo! ¡Pero, oh Señor, muéstrate indulgente y misericordioso conmigo, pecador pobre y débil, si es que aún soy un poco digno de alguna misericordia!" — ¡Aquí el publicano se golpeó el pecho y abandonó llorando el templo!
09 Ahora, ¿quién de ambos salió bien justificado del templo? — Yo te digo ahora, como lo dije en ese entonces: En ningún caso el fariseo presumido que se puso a calcular, ante Mí, su justicia y que se consideraba mucho mejor que los otros, sino el publicano débil y pecador que se consideraba peor que los otros. Por eso también Yo entré después en su casa, comí y bebí con él y lo acepté como un hermano Mío y de Mis hermanos.
10 Ahora mira, si, de esta forma, el publicano se volvió Mi amigo, pero el fariseo exactamente lo contrario, entonces ahora estará claro porqué Pablo dijo: "Para que no me vuelva altivo, debido a la grandeza de las revelaciones, se me ha dado un aguijón en la carne, es decir: Un ángel de Satanás ( o el amor carnal o la avidez placentera de la carne), para que me golpee con los puños." — De lo mismo habla también Job:
11 ¿¡Qué es más fácil que presumirse en un alto cargo y así creerse mejor que todos sus hermanos a quienes no se les ha dado tal cargo!? Pero también ¡¿qué es más peligroso para el espíritu del hombre que justamente tal altivez fácilmente posible?!
12 Por eso también, esto fue necesario para Pablo y cualquiera que tenga su cargo, es decir una advertencia constante dentro de su carne que le diga: "¡Mira, tú eres tan solo un hombre y en ningún caso Dios! ¡Tantas veces como caigas ante Mí, Yo quiero levantarte de nuevo, para que te acuerdes que tú eres tan solo un hombre!" — Pablo se dio cuenta de esta miseria dentro de sí. Por eso también Me pidió intensamente tres veces para que Yo lo liberara de esta prueba.
13 Pero Yo le dije al respecto: "¡Deja que Mi Gracia te sea suficiente, porque Mi Fuerza es poderosa sólo en los débiles!" — es decir, cuando ellos reconocen vivamente su debilidad, así como Pablo también la reconoce después cuando dijo: "Entonces, pues, ¡yo quiero elogiarme mucho más de mi debilidad, para que la fuerza de Cristo viva siempre en mí! Y por eso entonces yo, Pablo, estoy ahora siempre de buen humor, dentro de mi debilidad, tanto en la flaqueza como en las emergencias, persecuciones y miedos por Cristo. ¡Porque sé muy bien que sólo soy fuerte cuando soy débil!"
14 ¿Por qué es esto así? — ¡Porque Pablo sabía bien que Yo siempre estoy más cercano al débil, que se vuelve humilde, que al fuerte o, por lo menos, a aquel que tontamente se considera fuerte!
15 ¡¿Quiénes caen mucho mas frecuentemente, durante el andar, que los niñitos?! Y sin embargo Yo digo: "Si nos os volvéis como los pequeños, no entrareis en Mi Reino del Cielo!" — De esto puedes ver bien porqué Pablo se elogiaba en su debilidad.
16 ¡Pero también de esto puedes ver bien que el buen pastor deja a las 99 ovejas justas y va buscar a la número cien, a la perdida, y si Él la encuentra la pone inmediatamente sobre su hombro con la mayor alegría y la lleva a casa! — ¡Y finalmente también puedes entender, muy claramente, el elogio de Pablo a la debilidad del hecho que el Padre fue solo al encuentro del hijo perdido, lo recibió, y entonces incluso le preparó una gran cena, lo adornó, con el anillo del Señor y lo puso en gran honra!
17 ¡Yo pienso, Mi amigo y hermano A. H.-W. que con la iluminación de esta lámpara ya no te será más difícil entender vivamente y, desde su fundamento, textos similares! — Pero Yo, tu Padre y Dios Jesús, te digo aún:
18 Aquel que lucha aquí, dentro de su debilidad, y gana, Me es mil veces más querido que un fuerte al cual la victoria le es fácil - Si el débil cae, Yo lo quiero levantar tantas veces como él caiga. Pero que el fuerte se levante por sí solo si cae.
19 ¡Que esto sea también para ti, en tu día, un buen lazo de unión hacia Mí, Jesús! Porque con esto Yo te uno a Mi fortaleza en tu debilidad. ¡Quédate completamente seguro de esto, tanto temporal como eternamente! — ¡Yo, tu amado Padre Jesús! Amen.

Fuente: El autoconocimiento como lámpara del alma. (dadi2.430421)