viernes, 11 de agosto de 2017

Cómo atraes el espíritu para renacer

 Sólo cuando el alma, que está mezclada con la carne, por medio de una
adecuada abnegación se ha fortificado de tal manera que es capaz de
acoger al espíritu liberado y mantenerlo con ella, sólo entonces las
ataduras del espíritu pueden ser suprimidas.

10 De ahí resulta que únicamente mediante diversas tentaciones el
hombre puede volverse consciente de sus flaquezas y darse cuenta dónde
y cómo está todavía atado su espíritu.

11 Si luego el hombre renuncia precisamente a estos puntos con todo su
corazón, entonces suelta las ataduras del espíritu y en la misma
medida fortifica el alma.

12 Una vez fortificada el alma con todas las antiguas ataduras del
espíritu, este fluirá libremente en ella

13 y así alcanza toda la celestial plenipotencia del espíritu,
volviéndose eternamente uno con él

Fuente: infanciaJesus 199.9-13

Cómo obtener la fortaleza

Acto seguido Set se dirigió a Enoc y le dijo: «Oye, Enoc, a nuestro
padre Adán le ha entrado una gran flojera y necesita comer algo, pero
el voto le obliga a no comer nada durante todo el día. Dime, si es
posible, de qué manera el patriarca podría deshacerse de su flojera...

14 ¡Haz cuanto esté en tu mano! A pesar de que también a mí me ha
llegado la Vida, todavía siento en mi interior algo de flojera; y por
eso poco apoyo podré dar al patriarca.

15 Tú mismo, sin embargo, tienes fuerza en abundancia. Por eso, ¡aconséjalo!».

16 Entonces Enoc se dirigió directamente a Adán: «Padre, ¡no te dejes
vencer por la tentación! El Señor mismo te manda esta prueba para
tantear la fuerza de tu alianza.

17 Cuando aún no existías, el Señor sabía muy bien cómo darte la
existencia, y fuiste un hombre y espíritu libre, completamente a
semejanza de Él.

18 Ahora, desde hace mucho tiempo ya, eres un observador y receptor de
incontables derrames de su Amor, Misericordia y Gracia infinitos.
¿Cómo es posible que te dejes vencer de tal pusilanimidad hasta que
incluso tiembles por el polvo caduco de la carne, cuando la muerte
estructurada de esta te avisa que no ella -la envoltura de la vida
interior que está envejeciendo continuamente- sino el espíritu del
amor -que es la verdadera vida interior- es destinado para la Vida en
Dios?

19 ¡Deja que la carne se canse! Y si esta se debilita hasta en su
función de morada para la Vida, entonces tanto más pronto y más
fácilmente la Vida pasará en toda plenitud al alma, a través de la
cual podrá alimentar perfectamente cada fibra de la carne para el bien
de la Vida eterna venidera.

20 Porque entonces el espíritu absorberá la vida de la carne, con lo
que a la muerte ya no le quedará nada que estrangular, a no ser a sí
misma - a la misma carne huera.

21 Oh padre, ¡dentro de tu debilidad construye sobre la Fuerza de
Jehová! Así, tras tu fuerza recuperada, en el poder de la Vida lo
celebrarás con júbilo:

22 "Oh Señor, padre santo tan sumamente bueno... Yo no existía, pero
Tú me diste una existencia en la plenitud de la Vida animada surgida
de Ti. Te complaciste en probarme mediante diversas debilidades.
Mediante tu Gracia comprendí esta nueva prueba y dentro de mi
agotamiento te hice un sacrificio de amor infantil. ¡Me liberaste de
mi flojedad y ahora vivo una nueva vida sorprendentemente llena de
delicias, oh Jehová! ¡Tuya sea toda alabanza y gratitud! Amén".

Fuente: Gobd1.79

miércoles, 2 de agosto de 2017

Como me libré de mi ansiedad

Hasta los treinta años, viví en un estado de ansiedad casi continua,
salpicada con periodos de depresión suicida. Ahora lo siento como si
estuviera hablando de una vida pasada o de la vida de alguien
diferente.
Una noche, no mucho después de cumplir veintinueve años, me desperté
de madrugada con un sentimiento de absoluto terror. Había despertado
con ese sentimiento muchas veces antes, pero esta vez era más intenso
que nunca. El silencio de la noche, los contornos vagos de los muebles
en la habitación oscura, el ruido distante de un tren, todo parecía
tan ajeno, tan hostil y tan absolutamente sin sentido que creó en mí
un profundo aborrecimiento del mundo. Lo más odioso de todo, sin
embargo, era mi propia existencia. ¿Qué sentido tenía continuar
viviendo con esta carga de desdicha? ¿Por qué seguir con esta lucha
continua? Podía sentir un profundo anhelo de aniquilación, de
inexistencia, que se estaba volviendo mucho más fuerte que el deseo
instintivo de continuar viviendo.
"No puedo seguir viviendo conmigo mismo". Este era el pensamiento que
se repetía continuamente en mi mente. Entonces súbitamente me hice
consciente de cuán peculiar era este pensamiento. "¿Soy uno o dos? Si
no puedo vivir conmigo mismo, debe haber dos: el 'yo' y el 'mí mismo'
con el que 'yo' no puedo vivir". "Quizá", pensé, "sólo uno de los dos
es real".
Esta extraña revelación me aturdió tanto que mi mente se detuvo.
Estaba completamente consciente, pero no había más pensamientos.
Después me sentí arrastrado hacia lo que parecía un vórtice de
energía. Al principio era un movimiento lento y después se aceleró. Me
sobrecogió un intenso temor y mi cuerpo empezó a temblar. Oí las
palabras "no te resistas a nada" como si fueran pronunciadas dentro de
mi pecho. Sentía como si me arrastrara a un vacío. Sentía que el vacío
estaba dentro de mí en lugar de afuera. De repente, ya no sentí más
miedo y me dejé caer en aquel vacío. No recuerdo lo que pasó después.
Me despertó el canto de un pájaro en la ventana. Nunca había oído un
sonido así antes. Mis ojos aún estaban cerrados y vi la imagen de un
diamante precioso. Sí, si un diamante pudiera producir un sonido,
sería así. Abrí mis ojos. La primera luz del amanecer se filtraba por
las cortinas. Sin ningún pensamiento, sentía, sabía que hay mucho más
en la luz que aquello de lo que nos damos cuenta. Aquella suave
luminosidad filtrándose a través de las cortinas era el amor mismo.
Mis ojos se llenaron de lágrimas. Me levanté y caminé por la
habitación. La reconocía y sin embargo sabía que antes no la había
visto verdaderamente. Todo era fresco y prístino, como si acabara de
nacer. Tomé cosas, un lápiz, una botella vacía, maravillándome ante la
belleza y la vividez de todo.
Aquel día caminé por la ciudad en total asombro por el milagro de la
vida sobre la tierra, como si acabara de nacer a este mundo.
En los cinco meses siguientes viví en un profundo estado de paz y
embelesamiento ininterrumpidos.
Después esta condición disminuyó algo en intensidad o quizá me pareció
porque se volvió mi estado natural.
Podía funcionar todavía en el mundo, aunque me daba cuenta de que nada
de lo que hiciera podría añadir algo a lo que ya tenía.
Sabía, por supuesto, que algo profundamente significativo me había
ocurrido, pero no lo entendía en absoluto. Solamente varios años
después, luego de haber leído textos espirituales y de haber pasado
tiempo con maestros, me di cuenta de que lo que todo el mundo buscaba
ya me había ocurrido a mí. Comprendí que la intensa presión del
sufrimiento aquella noche debió haber forzado a mi consciencia a
retirarse de su identificación con aquel ser infeliz y profundamente
temeroso, identificación que es en últimas una ficción de la mente.
Esta retirada debió ser tan completa que este ser sufriente y falso se
derrumbó inmediatamente, como cuando se le quita el tapón a un juguete
inflable. Lo que quedó después fue mi verdadera naturaleza como el
eterno presente que Yo soy: la consciencia en su estado puro, anterior
a la identificación con la forma. Más tarde, aprendí también a entrar
en ese reino interior, ajeno al tiempo y a la muerte que había
percibido originalmente como un vacío y a permanecer completamente
consciente. Viví en estados de arrobamiento y santidad tan
indescriptibles que incluso la experiencia original que acabo de
describir palidece en comparación.
Llegó un momento en el que, por un tiempo, no quedó nada de mí en el
plano físico. No tenía relaciones, ni empleo, ni hogar, ni identidad
socialmente definida. Pasé casi dos años sentado en los bancos de los
parques en un estado de intenso gozo.
Pero incluso las experiencias más bellas vienen y se van. Más
fundamental, quizá, que cualquier experiencia, es la corriente
subterránea de paz que no me ha abandonado desde entonces. A veces es
muy fuerte, casi palpable, y los demás la pueden sentir también. En
otras ocasiones, está en alguna parte en el fondo, como una melodía
distante.
Después, la gente venía ocasionalmente a mí y me decía: "Quiero lo que
usted tiene. ¿Puede dármelo o mostrarme cómo lograrlo?" Y yo decía:
"Usted ya lo tiene. Sólo que no puede sentirlo porque su mente hace
demasiado ruido". Esta respuesta creció después hasta convertirse en
el libro que usted tiene en sus manos.
Sin darme cuenta, tenía una identidad externa de nuevo.
Autor: Eckhart Tolle

Por qué permite Dios el sufrimiento?

Yo ayudo en el momento oportuno a aquel que, bajo Mi permiso, sufre
todo tipo de sufrimientos y penurias. Yo permito, pues, que venga todo
tipo de maldad sobre quienes aún albergan una u otra chispa de vida
celestial en sus corazones. Porque esto puede ayudar a reducir la
soberbia en el corazón del hombre y hacer que la persona piense en
Dios, que crea en él y se vuelva más humilde. También puede hacer
reflexionar al hombre sobre el porqué Dios visita con tales males.
Puede ayudar al habito de la lectura de las escrituras y a tomar
conciencia de que su vida es injusta y egoísta y a decidir cambiar y
reparar todo daño hecho a los demás. La persona puede llegar al punto
de concluir que sólo el Todopoderoso puede ayudar cuando la fe va
creciendo poco a poco hasta la madurez espiritual.
(gej7.29)

martes, 1 de agosto de 2017

Oración matutina

¡Oh gran Dios! ¡Padre Santísimo! ¡Tú, que eres el Amor Eterno lleno de Misericordia y Gracia! Como un débil niño estiré ayer los miembros cansados sobre el lecho bendecido y descansé allí hasta en la mañana en Tu Gracia infinita y me levanté, lleno de la fuerza de Tu Indulgencia.

¿Quién es capaz de desentrañar el Tamaño de Tus infinitas Obras de Amor que haz hecho en nosotros, los hijos del hombre? ¡Oh, permite que yo pueda comprender de todas ellas tan solo la parte más pequeña!

¡Qué es el hombre, comparado a Ti, que Tú Te acuerdas de él? Oh, Tú, de Quien, ante Tu aliento más suave, las eternidades huyen como copos de nueve ante una tormenta poderosa! ¡Cuán infinitamente grande debe ser Tu Amor que el débil hombre puede subsistir delante de Ti — a pesar que es nada más que un ser completamente ingrato, en todo su supuesto amor y humildad, y que eternamente nunca puede, ni podrá medir cuán gran deudor es él delante de Ti!

¡Oh, Padre Santísimo, universos enteros de mundos apenas son gotas de rocío delante de Ti! Por eso, mira con Misericordia aquí abajo, desde Tu infinita Altura, infinito Poder e infinita Fortaleza, a mí, que soy un débil. Acepta con Misericordia mi amor imperfecto y fortaléceme también hoy en el Amor, cada vez más y más de acuerdo a Tu Misericordia. Amén.
gob1.49.11-17

jueves, 13 de julio de 2017

Cómo elevarse a sí mismo

Dios actúa visiblemente entre los hombres muy pocas veces, porque Él les ha dado, ya desde el inicio, la capacidad de, poco a poco, poder elevarse por sí mismos y por fuerza propia hasta alcanzar el nivel más alto de la vida, vida que llegará a ser similar a la de Dios. (gej09.22.8)

¿Qué hay que hacer para elevarse a sí mismo?

Convierte la Voluntad de Dios en la tuya a través de tus acciones en armonía a la Voluntad de Dios. Eres libre de hacer esto. (Otras criaturas, por más maravillosa que sean, no tienen este derecho.) De esta manera te conviertes en un señor perfecto y completamente similar a Dios. (gej09.22.7)

¿Cuál es la Voluntad de Dios?

Dios desea que creas en solo un Dios y que no tengas ningún otro dios irreal y extraño y pagano junto a Él (gej07.28.5) 

Tampoco desea que denigres ni desprestigies Su Nombre. (gej07.28.5)

El que ama a Dios jamás deseará tener otro dios y mucho menos denigrar Su Honra y Nombre

A Dios le gusta que celebres el sábado (gej07.28.7)

Y, ¿qué es celebrar el sábado?

Es retirarse de las actividades mundanas diarias y, en la tranquilidad del corazón, ocuparse con gusto en pensar en Dios y conversar con Él. Esto lo puede hacer en el día o en la noche. (gej07.28.8)

Para cumplir con estos tres deseos de Dios, es decir con estas tres Voluntades de Dios, solo necesitas amarlo por sobre todas las cosas. Este amor impedirá que peques en contra de la Voluntad de Dios. (gej07.28.8)

Otra Voluntad de Dios es:

Que ames y honres a tus padres. (gej09.29.1)

Si amas y honras a tus padres terrenales, estás amando a los primeros prójimos en tu vida y desearás hacer todo lo que a ellos les haga feliz. También amaras automáticamente a tus hermanos. Y por ende también a todos los otros hombres, porque sabrás que ellos también son hijos del Padre que está en el Cielo.

El amor a los padres te lleva al reconocimiento de Dios, el reconocimiento de ti mismo y al reconocimiento verdadero de tu prójimo.

No podrás pecar contra el resto de las Voluntades de Dios, porque a quien amas, no lo odias, no lo maldices, no lo matas o lo destruyes, ni físicamente, ni a través de alguna cólera psíquica o al alma. 

También te portarás con castidad, nada de lujuria, y serás bien educado en tu relaciones con todos. Le darás a cada uno lo suyo. No mentirás a nadie, ni estafarás a nadie. Tampoco desearás la mujer de tu prójimo ni nada de lo que tenga. (gej07.29...)

miércoles, 12 de julio de 2017

La absolución de los pecados

El mejor medio para alcanzar la absolución de los pecados consiste en:
  1. No volver a cometer el pecado.
  2. Arrepentirse de verdad de los pecados cometidos.
  3. Dar limosna, a modo de penitencia, a los pobres por Amor a Mí.
  4. Perdonar de corazón a todos sus enemigos.
  5. Y orar por ellos en Espíritu y en Verdad.
  • "Porque si alguien se arrepiente de haber pecado, Yo, Dios, también Me arrepiento que quise castigarle por eso."
  • La limosna tapa la mayor cantidad de pecados.
  • Aquel que perdona, será perdonado, ¡así tuviera tantos pecados como la arena que hay en el mar y la hierba que hay sobre la Tierra! 
dadi2.470502.06


martes, 11 de julio de 2017

El abrazo

Cuando Kado se enteró de la venida de Jesús, no esperó ni un instante más, le dio una moneda al mensajero que le trajo la noticia y fue corriendo tan rápido como pudo hacia el Señor.

Cuando llegó casi sin aliento donde el Señor, Jesús se levanta del césped y le ofrece la mano. Pero Kado lo abraza y Le presiona a su pecho y lo llena de muchos besos cordiales y le dice finalmente con un corazón sumergido en completa alegría y bienaventuranza: 

“¡Oh, Señor y Maestro, qué alegría más indescriptible me has preparado con tu retorno tan pronto! ¡Oh, somos los más felices porque te tenemos en medio de nosotros que somos pecadores y eternamente indignos! Apenas han pasado tres días, desde que estuviste ausente, pero me parecieron como si fueran tres años, porque nuestra paciencia ha sido sometida a una fuerte prueba debido al enorme anhelo que tiene toda nuestra casa por Ti. Si no hubieras venido hoy, ya me hubiera puesto en camino mañana, lo más temprano posible, y, con nuestros mejores camellos, te hubiera seguido hasta la ciudad de Essea. ¡Oh, pero ahora que has venido, todo está de nuevo perfectamente bien y en el mejor orden! ¡Y ahora, oh Señor y Maestro, Tú que eres nuestro único Amor y nuestra máxima necesidad, ven, ven ahora conmigo para que toda nuestra casa sea superbienaventurada!”

El Señor le contesta: “Tu amabilidad ha refrescado agradablemente Mi Corazón, y Yo iré contigo.” 

gej.09.006.01-03


sábado, 8 de julio de 2017

¿Es ligero Mi Yugo?

Dice el Señor (hace unos 2000 años): 

“¡Quien oye Mi Palabra, cree en ella, la guarda dentro de sí y actúa conforme  ella, él llegará a la semejanza con Dios, tendrá dentro de sí la vida eterna y será eternamente bienaventuradísimo y se convertirá en un verdadero Hijo de Dios!

Pero vosotros no debéis imaginaros que esto sea extremadamente difícil y complicado de obtener; sino todo lo contrario, es decir, muy fácil; porque Mi Yugo, que Yo os pongo sobre la cerviz a través de Mis Mandamientos, es suave y la carga, que Yo os doy para sobrellevar, es ligera. 

Pero en los días de esta época oscura, el Reino de Dios sufre violencia, y quienes quieran poseerlo deben arrancarlo con fuerza para sí mismos; esto quiere decir, que ahora se ha vuelto difícil renunciar a todas las viejas y oxidadas costumbres que han echado profundas raíces en el hombre a causa de los atractivos y las tentaciones del mundo. Así pues, se trata de despojarse completamente del hombre antiguo, como de una túnica vieja y desgarrada, y vestirse de un hombre completamente nuevo, hombre inspirado por Mi Doctrina.

Pero cuando, en tiempos posteriores, los niños ya sean educados según Mi Doctrina y se hayan hecho hombres, colmados de buena y fuerte voluntad, en armonía con Mi Doctrina misma, entonces el yugo que habrán de llevar será muy ligero.

¡Mi Doctrina, en sí, es muy concisa y facil de comprender, puesto que ella no exige al hombre nada más que crea en un único verdadero Dios, que Le ame por sobre todas las cosas como el buen Padre y Creador, que ame al prójimo como a sí mismo, es decir, que haga al prójimo todo aquello que razonablemente él pueda desear que su prójimo haga por él.

¡Ahora bien, indudablemente cada hombre, con seguridad, tiene tanto amor para sí mismo, por lo que no deseará que su prójimo quiera hacerle algo malo; en consecuencia, que se abstenga de hacer algún mal a su prójimo!

¡No devolváis nunca mal por mal, sino haced el bien incluso a vuestros enemigos, y así habréis dado un gran paso hacia la semejanza con Dios que hace surgir Su sol sobre buenos y sobre malos! 

La ira y la venganza deben salir de vuestros corazones, y en su lugar deben de entrar la misericordia, la bondad y la mansedumbre.

Una vez cumplidas estas condiciones, entonces la perfecta semejanza con Dios ya no está muy lejana, y esta es precisamente la meta hacia la cual todos vosotros debéis aspirar exclusivamente.

¡Pero, como ya os he dicho, precisamente en esta época, esta tarea no es tan fácil como alguno podría imaginarse.

¡A cada uno le costará un cierto y inevitable esfuerzo!


Sin embargo quién combata valientemente puede estar seguro de su victoria y, en verdad, el premio de la victoria no quedará en el camino; en cambio, quien se mostrare cobarde y sin valentía, obtendrá también el premio de un cobarde. Aquí se dirá: 'Si tú hubieras luchado, también hubieras vencido, pero ya que has esquivado la lucha, para nada puedes pretender el premio que le corresponde al vencedor, por lo tanto debes echarte la culpa a ti mismo que debas abandonar el campo de la vida sin ningún premio como un cobarde.'

Ahora pienso que nadie debe esquivar el combate, considerando el alto premio destinado al vencedor.


Pues, Yo Mismo soy Quien os dice estas cosas, y pienso que no precisáis de una prueba mayor si creéis que Yo soy el Mismo por el Cual Me habéis reconocido,”
gej07.139-140



jueves, 6 de julio de 2017

¿Por qué a veces Dios no ayuda?

Dios no ayuda a los que son de ánimo indeciso. Para recibir ayuda hay que orar muy firmemente y lleno de confianza.
gej07.132.10
Si necesitas ayuda, dirígete a Dios, reconócele, cree en Él, ámale, para que así puedas orar a Él y pedir verdaderamente, pero con firmeza. Es posible que Dios se te acerque a ti y te traiga tribulación, para que, en esta emergencia, puedas buscar a Dios. Él vendrá a ti, cuando menos lo piensas, para responder a tu búsqueda y ayudarte de verdad.
gej07.132.12
Dios quiere ayudarte de Verdad, tanto corporalmente como en tu alma, para que tu alma no se pierda para siempre.
gej07.132.13


lunes, 3 de julio de 2017

Que Mi Mano te proteja

¡No preguntes mucho sobre lo que va suceder, sino más bien pregunta si es que tú corazón va cumplir con alegría Mi Mandamiento del Amor! Si lo cumple entonces que suceda lo que quiera, sin embargo no será doblado ningún cabello de tu cabeza.
dadi3.480304.7
¿Qué mandamiento? Haced el bien corporalmente al pobre y dadle un verdadero consuelo. Quien de vosotros tiene mucho, que dé mucho, quien poco tiene, que dé de acuerdo a su capacidad y quien no tiene nada, que reciba con agradecimiento lo que reciba. Quien haga esto por amor a Mí, que Mi Mano le proteja de cualquier golpe del juicio del mundo.
dadi3.480304.5

domingo, 2 de julio de 2017

La humildad es...


La humildad es todo el fundamento del Amor

dadi2.480521.13

La humildad es la primera condición para la liberación del espíritu.

dadi2.480521.12




Al bueno sólo le espera lo bueno, al malo sólo lo malo. ¡Tranquilo tú que estás sólo en lo bueno!

dadi2.480521.16

viernes, 30 de junio de 2017

¿Puedes hacer algo por Dios?

Sí. Dice el Señor:

"¡Un corazón humilde, que siempre Me está amando, es, para Mí, una piedra preciosa de un valor incalculable en la Corona infinita de Mi eterno Poder divino y Mi eterna Magnificencia divina, y es también como una gota de bálsamo que reconforta Mi Corazón de Padre que arde de Amor, gota que Me reconforta por sobre toda medida y eleva la alegría de toda Mi Divinidad infinita en un grado tal que es impronunciable para ti y delante de ti!"
sole1.98.4

martes, 27 de junio de 2017

Tres textos de las escrituras

0 Las tres jóvenes hijas escogieron sendos textos:

a) Hechos 12:8. — Le dijo el ángel a él: ¡Cíñete y átate las sandalias! Él lo hizo. Y le dijo a él: ¡Ponte tu manto y sígueme! —

b) Marcos 6:51. — Y subió a ellos en la barca y el viento se calmó. Y ellos se asombraron en gran manera. —

c) Hechos 20:10. — Pablo bajó hacia él, se echó sobre él, le abrazó y dijo: ¡No os preocupéis, pues mirad, su alma está aun dentro de él! —

1 Estos tres textos de las escrituras han sido bien pensados y bien ordenados por Mí, y esto ya desde la eternidad.

4 Mirad, debido a que Mi Apóstol (Pedro) era un preso, y como tal, Me adoraba, Me alababa y clamaba Mi Nombre en forma viva, Nombre sobre el cual se esconde la máxima Fuerza, el máximo Poder y la máxima Autoridad. Esto lo hacía en la cárcel, a través de su viva fe así como a través de su gran amor. Entonces, Yo le envié tan pronto como era justo un mensajero del Cielo para que lo liberara de la cárcel. Ahora prestad atención, en una cárcel similar se encuentra, más o menos, todo buen cristiano, es decir, aquél que confiesa plenamente Mi Palabra y Mi Nombre en su corazón.

5 El mundo es esta cárcel y a esta cárcel oscura Yo estoy enviando constantemente mensajeros del Cielo. Y estos mensajeros tiene aun hasta esta hora una y la misma misión: Anunciar a todos los presos: “Cíñete con la Autorenunciación y átate a los pies las sandalias de la Humildad y después ponte el manto de la Inocencia y el Amor”, — y finalmente: “¡Sígueme valientemente y lleno de confianza por el camino estrecho y a través de la puerta angosta para salir de la oscura cárcel llena de muerte que es del mundo!“ Aquéllos, al igual que el Apóstol, que siguen inmediatamente en todo el llamado del mensajero celestial, ellos también serán liberados pronto y por completo de esta cárcel y serán conducidos, por estos mismos mensajeros, hasta la orilla del gran Mar de la Misericordia y de la Gracia, allí en donde verán las grandes olas de este Mar que golpean en la orilla, allí en donde espera el barco para el viaje hacia la Vida eterna. Por supuesto aún pasarán un gran miedo, cuando vean cómo se mueve aún el barco, previsto para ellos, sobre las olas del Mar infinito de Mi Misericordia y Gracia. Y el viento que sopla fuertemente sobre las olas llenarán sus corazones de un tembloroso miedo no menor.

6 Pero cuando después ellos suban al barco, conducidos por el mensajero y Me vean a Mí Mismo venir a ellos y entrar al barco y que, en ese momento, el viento se calme y el Mar se tranquilice, — cuán inmensa sorpresa tendrán en ese instante de haber encontrado la completa y bienaventurada Vida eterna total, allí en donde antes pensaron, con gran temor y miedo, que era el final de sus vidas.

7 Mirad, ya tenemos unidos los dos textos de las escrituras como si desde la eternidad hubiesen estado unidos de la forma mas íntima.

8 Ahora queremos pues también intentar unir el tercer texto con los dos textos anteriores. Pero para que vosotros entendáis también esto, antes tenéis que echar una mirada retrospectiva y atenta al estado sobre el barco.

9 El estado sobre el barco, es decir, ante la Presencia de Mí Mismo, se asemeja (o más bien es) el estado de la completa contrición ante Mi Santidad divina e infinita. A pesar que este estado (para ganar finalmente la Vida eterna de la máxima libertad) es completamente imprescindible, sin embargo, es una caída (que al margen de lo anterior, viene al final de todo) mata por completo todo lo mundano, en la profundidad de la propia nulidad. Que el hombre mate todo lo mundano dentro de sí, a través de la caída, significa: eliminar todos los pensamientos, todos los apasionamientos, en pocas palabras: Todo, hasta el último céntimo que se le haya pegado a él en el mundo. En este estado él aparece como completamente muerto. Pero, ahora, ¿qué le devuelve la vida? Mirad, aquello que dice el tercer texto: Pablo, que es un maestro del Amor, — que dice: Mi Amor Mismo, que resucita la vida, desciende hacía él, se echa sobre él, lo abraza por completo, y lo penetra enteramente, y dice, a los otros presentes y que están temerosos y que aún no han hecho esta caída: “¡Estad tranquilos y no temáis, porque mirad, su alma, que está llena de Mi Espíritu de la Vida eterna, aún está totalmente dentro de él, y por eso permanecerá para siempre en el Regazo de Mi Amor Paternal infinito.

10 Y mirad, el asunto se presenta así, y este segundo y último estado es necesario. De esto podéis daros cuenta claramente que cuando alguien sube a un barco en la orilla es porque seguro quiere viajar hacia la meta que es otra orilla al lado opuesto. Este último estado es la última orilla como meta que cada íntegro hermano en Cristo, al igual que el Apóstol, debe alcanzar; Porque quien no alcance esta última orilla, no será aceptado en Mi Regazo en el más allá. — 
 
11 Ahora mirad, Mis amadas hijitas (Marie H., Wilhelmine H. y Pauline H.), cómo hemos compaginado estos tres textos diferentes en sí, en forma bonita y en un perfecto orden, de tal modo que tienen que estar eternamente juntos y sin posible separación para poder alcanzar la Vida eterna. — ¿No es verdad que esto os gusta mucho?

12 Pero ahora, Yo os digo también: Compaginad estos textos en vuestras vidas, porque recién así experimentaréis en abundancia cuán extremadamente bueno, lleno de Amor y misericordioso soy Yo, vuestro verdadero y santo Padre. ¡Mi Bendición con vosotras, amén!

dadi3.42.02.08

lunes, 26 de junio de 2017

¿Por qué el riñón se parece a un cojín?

...El riñón tiene casi la apariencia de un almohadón o cojín muy bien confeccionado. Tanto que se podría decir: “¡Mira, aquí hay un asiento agradable y blando; sobre el cual se puede descansar bien!” Por eso, respecto a la felicidad física, se ha dado este órgano en el abdomen para que el alma, que casi siempre solo actúa en el corazón y la cabeza, tenga aquí un cierto lugar de descanso, como se suele decir, en donde uno puede pasarla muy bien.
 [tierra.012.06]
En el sueño sonambúlico  (conocido como mesmerismo o magnetismo animal) el alma se retira dentro de este órgano que está en unión íntima con el epigastrio(*1) a través de los nervios ganglionares.  Y por lo general, el alma, en ese estado, puede mirar, oír, sentir y ponerse en contacto, en caso de necesidad, con el mundo exterior. [tierra.012.07]

(*1) Epigastrio: conocido como “boca del estómago” o “plexo solar”, es decir, la zona debajo del esternón en donde hay una depresión en el abdomen.
[tierra.012.07]

Yo Mismo Me manifestaré


"Entre los que han sido bautizados, fortalecidos a través de Mi Espíritu del Cielo, Yo Mismo Me revelaré a quien cree en Mí, Me ame y cumpla Mis Mandamientos por amor."

gej.10.157.04


Se refiere al bautizo espiritual. El bautizo del agua no impide el bautizo espiritual. El bautizo espiritual es realizado por el Espíritu Santo. Después del cual el alma tiene que ser fortalecida mediante la oración, el ayuno (dejar de vivir una vida mundana) y la lectura de la Palabra de Dios.
 
Cuando llegue el momento en que esa llamita de amor por Dios y por el prójimo haya alcanzado cierto grado de intensidad, es allí en donde el Señor Mismo se revelará. Inicialmente de una manera sutil, como por ejemplo, a través de sueños, vivencias, un sentimiento de Paz inefable, alegría constante, etc. Y después a través de la voz interior u otra forma que el Señor mismo decide.

domingo, 25 de junio de 2017

Orar sin cesar

Todo hombre puede orar con los pies, con las manos, con los ojos, con
las orejas y con los labios. Con los pies, si acude a los pobres y les
socorre, llevándoles ayuda y consuelo; con las manos, si las tiende a
los menesterosos, amparándoles; con los ojos, si mira a los pobres con
gusto; con las orejas, si escucha las palabras de Dios deleitosamente,
las toma en consideración, obra según ellas y no cierra sus oídos a
las súplicas de los pobres; y, finalmente, con los labios, si conversa
gustosamente con las viudas y los huérfanos, pobres y abandonados,
consolándoles, y si intercede -dentro de sus posibilidades- ante
aquellos que frecuentemente detienen a pobres inocentes, pidiéndoles
que los liberen.

También ora el hombre con los labios si instruye a los ignorantes,
llevándoles a la fe verdadera, al conocimiento justo de Dios y a
practicar diferentes virtudes útiles. Todo esto son oraciones
sumamente gratas a Dios.

Sabiéndolo, obrad según Mis Palabras y nunca os faltarán las
bendiciones de Dios. Porque esto es lo que se llama adorar a Dios en
el Espíritu y en toda la Verdad.

gej02.111.7-9

jueves, 22 de junio de 2017

Arcano Milagroso


Bebe de esta medicina milagrosa una buena cucharada cada mañana y cada noche para que se realice lo que quieras para tu vida espiritual.

RECETA: Esta medicina consiste en los siguientes ingredientes:
  1. Apenas despiertes por la mañana unifícate con el Señor en Su Voluntad a través del amor que sientes por Él. Haz esto también en las noches.
  2. Ahora, si quieres algo, presta atención al primer pensamiento y mantenlo firme inmediatamente y no lo cambies por un segundo pensamiento, ni por todo el oro del mundo.
  3. Pídele al Señor que, con Su Fortaleza infinita, Él quiera unificarse con la debilidad de tu voluntad y, en ese instante, agárrate fuertemente del Señor con todo tu amor.
  4. Agrega a los ingredientes 1), 2) y 3) una fe firme e inamovible.
sole2.18.21ss.
Si tienes un mundo espiritual bajo tus pies, entonces puedes caminar y hacer todo tipo de buenas experiencias. Pero para avanzar tienes que coger el pensamiento y no cambiarlo por un segundo u otro. Por eso Jesús dijo: “Quien pone su mano en el arado y luego mira atrás no es apto para el Reino de Dios.” (Lucas 9:62)

En el espíritu uno no debe comportarse en forma indecisa, lleno de dudas, vacilante en ningún caso. El primer pensamiento tiene que ser la primera decisión y la primera firmeza plena.

Si en Dios existiera el titubeo, la Creación ya hubiera desaparecido. 
 
¿Tenemos esa firmeza como la tiene Dios?

Los Cielos son la base para el mantenimiento de todas la Creación. Si Dios permitiera que tan solo entrase un solo espíritu titubeante entonces eso haría más daño en la Creación que miles de infiernos por más rabiosos que sean.

Ahora, tú estás en tu propio mundo espiritual. Si deseas crecer en él, mantente firme en tus pensamientos. Fija así tus creaciones, de lo contrario se volverán neblinosas.

Si deseas un mundo de cosas bellas y útiles, entonces tienes que obtener una fuerza de voluntad del Señor mismo. Esta fuerza es un tesoro porque es firme y útil para construir tu mundo espiritual.

En el mundo terrenal, si quieres mantener tus propiedades, tienes que protegerlas de ladrones y asaltantes. Igualmente, en el mundo espiritual, esos ladrones y asaltantes son todo tipo de pensamientos titubeantes y apasionantes. Quien no las protege con firmes muros de protección pierde sus propiedades espirituales.

Por eso el Señor dijo: “Porque al que tiene, se le dará más, para que tenga en abundancia, pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará o lo perderá.” (Marcos 4:25)

En otras palabras, quien tiene la fuerza de voluntad unificada del espíritu que proviene del Señor, él encontrará, a través de ella, una riqueza infinita dentro de su propio mundo espiritual, y después, será poseedor de la Fuerza y propiedades; y, esto último, con abundancia.

Pero quien no tiene esta fuerza de voluntad unificada con el Señor en el espíritu, se volverá cada vez más pobre espiritualmente.

El Señor ha creado a los hombres a Su Imagen y Semejanza. Por eso el hombre posee esa fuerza creadora capaz de actuar. Pero se lo ha puesto sólo como una semilla dentro de él.

Por eso, para actuar en el espíritu, tienes que practicar esta fuerza para hacerla crecer. Hasta obtener un espíritu firme y sin titubeos.

Hay muchos ejemplos mostrados por el Señor en las Escrituras:
  • Él resalta a Pedro debido a la firmeza de su fe.
    "Tú eres pedro y sobre esta piedra edificare mi iglesia..." (Mt. 16, 13:20).

  • Habla del hombre sabio que construyó su casa sobre la roca.
    “Un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca” (Mt. 7:24)

  • Jesús: “¿Qué salieron a ver en el desierto? ¿Una caña sacudida por el viento?” (Jn 11:7) No. Juan era una columna firme.

  • A menudo el Señor decía: “...tu fe te ha sanado; vete en paz ...” (Ej. Marcos 5:34)

  • Sean ustedes perfectos como su Padre celestial es perfecto” (Mt. 5:48) Es decir, tenemos que tener una voluntad firme igual que la tiene Dios. Y nada nos debe sacar de nuestra firme dirección.

  • Si tuvieras fe como un granito de mostaza” (Mt. 20:17)
Todos estos ejemplos muestran lo que se necesita para actuar en el Reino espiritual.

Este conocimiento lo tienen muy pocas personas en la Tierra. Esto se debe a que el espíritu de la mayoría de los hombres han sido absorbidos por su materia o su carne. Sus espíritus ya no pueden ayudarles porque están dormidos.

Pero, para ti, que lees esto, se ha dado este Arcano Milagroso más arriba. Porque ya has conocido algo sobre tu espíritu. Usa esta medicina para realizar las cosas más maravillosas con poder, sin errar, con determinación y verdad.

Este arcano se trata de una receta pequeña. Si se usa regularmente por las mañanas y las noches podrás ver si es verdadera o no.
sole2.18.1-20

Pruébalo y cerciórate de ella. Es un secreto que ahora se te es revelado.

¡Sin Mí no pueden ustedes hacer nada. Pero Conmigo, se sobreentiende, todo!” (Jn. 15:5)

Y todo lo que pidan en Mi Nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo” (Jn. 14:13)
sole2.18.24-28




viernes, 16 de junio de 2017

La actividad verdadera

Solamente actividad y más actividad pueden ser un beneficio común para la humanidad. Toda vida es el fruto de la actividad continua e incansable de Dios y sólo puede ser mantenida durante eternidades mediante la actividad verdadera, mientras que la inactividad no puede traer sino la muerte.

Poned la mano en vuestro corazón y observad su actividad continua día y noche; en fin, toda la vida del cuerpo depende de su actividad y, una vez que esta se pare, también la vida natural se apagará.

Así como el descanso del corazón físico es evidentemente la muerte inevitable del cuerpo, de la misma manera el descanso del corazón del alma es la muerte de la misma.

El corazón del alma se llama "amor" y sus pulsaciones se manifiestan con la verdadera y plena actividad del amor.

De modo que tal actividad continua de amor es la pulsación del corazón del alma que nunca debe cansarse. Cuanto más late, tanta más vida se produce en el alma, y si de este modo se ha formado en ella un grado de vida que equivale al de la vida más elevada, la divina, entonces este grado de vida del alma despierta la vida del Espíritu divino en ella.

Este Espíritu, Vida pura por ser en sí la actividad máxima e incansable, fluye del alma que por su actividad en el amor se ha vuelto idéntica a él, y con esto da comienzo la Vida eternamente indestructible del alma.

Y todo esto es un resultado de la actividad y manera alguna de la ociosidad.

Por eso huid del descanso y aplicaos a la actividad; vuestro premio será la Vida eterna.
gej01.221.6-13

miércoles, 14 de junio de 2017

No nos preocupamos

Por eso no nos desanimamos. Aunque nuestro cuerpo se va gastando,
nuestro espíritu va cobrando más fuerza. Las dificultades que tenemos
son pequeñas, y no van a durar siempre. Pero, gracias a ellas, Dios
nos llenará de la gloria que dura para siempre: una gloria grande y
maravillosa. Porque nosotros no nos preocupamos por lo que nos pasa en
esta vida, que pronto acabará. Al contrario, nos preocupamos por lo
que nos pasará en la vida que tendremos en el cielo. Ahora no sabemos
cómo será esa vida. Lo que sí sabemos es que será eterna.
2 Corintios 4:16‭-‬18 TLA
http://bible.com/176/2co.4.16-18.TLA

Árbol de la Vida

Dios puso en el jardín del Edén (de la Vida) dos árboles (Génesis 2:9)

1. Árbol de la Vida.
2. Árbol del conocimiento

y dijo: “Si comes los frutos del árbol de la vida, vivirás, si comes los frutos del árbol del conocimiento (antes que sean bendecidos por Mí), la muerte vendrá sobre ti y morirás.

El hombre tomó la decisión no obediente y problema se desarrolló de la siguiente manera:
  • El hombre tiene libre albedrío.
  • El hombre es tentado por los deseos ardientes (se manifiesta como serpiente.)
  • El hombre sucumbe a la tentación y come del árbol del conocimiento, antes que la madurez de la fe en su corazón haya bendecido a sus frutos.
En otras palabras:
  • El hombre busca al espíritu de Dios con la ayuda del entendimiento de su cerebro físico.
  • Intenta de buscar, investigar y profundizar al espíritu de la vida.
    La consecuencia de tales acciones es que sólo consigue alejarse de Dios más y más, en vez de acercarse.
Esto último es la muerte, es decir:

  • Lo espiritual en el hombre y todo el hombre se queda sin fuerzas.
  • Pierde el dominio sobre todas las cosas en el mundo natural
  • Está obligado a obtener su alimento material y espiritual con mucho esfuerzo que le hace sudar su rostro. Esto con la ayuda de su intelecto cerebral que es como una luz demasiada tenue.
Resultado
  • El hombre ya no cree en Dios, pues se ha alejando tanto.
  • Ya no creen en la vida del alma después de abandonar la carne.
  • Y los pocos que creen en Dios, lo consideran tan lejos de Él que es imposible de acercarse.
Pero Dios mismo ha venido a los hombres. Pero a los hombres les parece esto imposible (a pesar que a Dios nada le es imposible).

Esto es el resultado de haber preferido comer el fruto muerto del árbol del conocimiento en vez del fruto vivo y dador de vida del árbol de la vida.

Dios pregunta aun hoy:  

“Adán (o hombre), ¿dónde estás?”

Esa pregunta la hará Dios hasta el fin del mundo, mientras hayan hombres que prefieran comer del árbol de la vida.

El hombre que come del árbol del conocimiento
  • Pierde pronto a Dios
  • Pierde su vida interior
  • No sabe más quién es él, el porqué él está aquí y qué pasará con él.
  • El hombre sufre miedos y temores en su alma
  • Busca en su intelecto una respuesta que lo consuele ante la pregunta:
    “Hombre, ¿dónde estás?”
    La única respuesta que recibe es:
    “¡Estás en el juicio! ¡Este juicio es la muerte del alma! ¡Obtendrás tu pan con el sudor de tu rostro!”
¿Qué encuentra el alma en su cerebro?

Sólo imágenes del mundo que están lejos de lo que es el alma misma.

Si el alma no puede reconocer al espíritu de vida que proviene de Dios que está muy cercana a ella, ¿cuán menos podrá ella reconocer al espíritu que está lejos de ella en las imágenes del mundo si solo usa a su cerebro de su carne?

De toda esta tergiversación proviene el hecho que el alma se imagina a Dios siempre muy lejos e inalcanzable. El caso extremo es volverse un Epicurio o Cínico.

Mayormente son los sacerdotes de casi todas las religiones quienes se encuentran en este estado. Ni los reyes o gobernantes tienen un alma que pueda reconocer la Verdad. La mentira la consideran como verdad. Y si la verdad les causa malestar, la combaten o persiguen.

En este estado, para el alma ya no existe el pecado. Si el individuo tiene poder, entonces perseguirá al que ha encontrado la Verdad.

Todo esto es el resultado de haber comido del árbol del conocimiento.

Dice el Señor:


“Yo Mismo he venido al mundo para mostrarles el árbol del la vida y para que coman de su fruto y se sacien en ellos. Quien coma del árbol de la vida, alcanzará la verdadera vida del espíritu que proviene de Mí. Y ya no tendrá más ganas de comer del árbol de la muerte. El árbol de la vida dará mucho conocimiento en un instante que miles de años de investigación del intelecto. Si estás en el estado de la vida verdadera, podrás realizar señales en Mi Nombre que podrá servir de testimonio en caso de necesidad.”

gej09.83-84

El Amor y la ley

Si hacéis algo por obligación y no por Amor, entonces dejadlo y haced otra cosa que queréis hacer por Amor. Porque lo que un hombre no hace por Amor, tiene poco valor para su Vida, dado que el Amor es la Verdad, el elemento primordial de la Vida… es la Vida verdadera en toda su profundidad.

Lo que se realiza por Amor, es abarcado por la Vida y se convierte en ella. Pero lo que el hombre hace sin emplear Amor y sólo porque teme a las malas consecuencias, o porque su soberbia lo quiere para aparentar ante los demás como sabio, esto no pasa a la Vida sino a la muerte, dado que ha sido agarrado por el elemento de la muerte y no por el de la Vida.

Una ley, por sabia que sea, no genera la Vida sino la muerte si el hombre no la considera desde el Amor. El consejo más sabio pero sin Amor es como una semilla que cae sobre suelo pedregoso en vez de tierra fértil, y se seca sin poder dar fruto alguno.

Todo en el hombre está muerto - salvo el Amor… 

Por eso permitid que vuestro Amor actúe en todo vuestro ser... 
en toda plenitud... 

Sentid el Amor en cada fibra de vuestro ser, y así -en vuestro interior- tendréis la victoria sobre la muerte. Y lo que estaba muerto, por vuestro Amor pasará a la Vida indestructible. 

Porque el Amor -que se siente a sí mismo y por este sentimiento se reconoce- es la Vida misma, y lo que ha pasado al Amor, también pasa a la Vida.

Por minuciosamente que sigáis este consejo, os servirá de muy poco si lo cumplís sólo por el peso de su Verdad y porque teméis malas consecuencias por no haberlo respetado. Pero este respeto, a su vez, no tendría valor alguno para vuestras almas. 


Otra cosa distinta es cuando el Amor y la Verdad se abrazan y actúan juntos; entonces, a base de la Luz y en la Luz de la Verdad, el Amor crea en sí mismo una vida nueva cada vez más perfecta, hasta llegar a la completa semejanza con Dios.

El Amor o el Espíritu de Dios en el hombre ya es desde su principio la semejanza con Dios. Pero para ser completamente y vivamente semejante a Dios, el Amor debe elevarse tras el camino que se acaba de mostraros.
gej03.48

martes, 13 de junio de 2017

Humildad de Job

Entonces Job le respondió a Dios: «Reconozco Tu gran Poder; nadie puede impedirte llevar a cabo Tus Planes. Tú preguntas quién soy yo, que siendo un ignorante he puesto en duda Tu Sabiduría. Reconozco que he dicho cosas que no alcanzo a comprender, cosas que son maravillosas y que en realidad no conozco. »Tú dijiste: "Ahora Yo voy a hablar, y tú me vas a escuchar". »Lo que antes sabía de Ti era lo que me habían contado, pero ahora mis ojos Te han visto, y he llegado a conocerte. Así que retiro lo dicho, y Te ruego me perdones».
Job 42:1‭-‬6 TLA

lunes, 12 de junio de 2017

¿Quién es el prójimo?

Prójimo es cada hombre, amigo o enemigo, que necesite ayuda para el cumplimiento de los mandamientos de Dios. Se sobreentiende que no solo se debe evitar ayudar a aquel que realiza acciones en contra del mandamiento de Dios, sino también exhortarle a que se abstenga de cometerlas. En esto consiste el amor al prójimo. Quien lo hace, tendrá una gran recompensa en el Cielo.

Si viene un pobre a ti y expresa su emergencia o necesidad, entonces ayúdale, de acuerdo a tus fuerzas y riquezas; porque lo que haces a los pobres, Yo (Jesús) lo miraré como si Me lo hubieras hecho a Mi. Y Yo te recompensare ya aquí, en la Tierra, y aun más después en Mi Reino para la eternidad y en forma permanente.
 
gej.10.139.3-4

sábado, 10 de junio de 2017

Acepta mi amor imperfecto

Padre Santo: Acepta misericordiosamente mi amor imperfecto y
fortaléceme también hoy en el amor, cada vez más y más, de acuerdo a
Tu Misericordia. Amén.

viernes, 9 de junio de 2017

¿Amar siendo indigno?

¿Amar a Dios a pesar de ser indigno? ¿Se puede? ¿Se debe? ¿Es muy
atrevido o insolente?

Precisamente por eso tienes que amar a Dios dentro de tu conciencia de
culpabilidad que ha entrado al arrepentimiento. Sólo tal amor podrá
limpiar tu corazón delante de Él.

jueves, 8 de junio de 2017

Pago de alquiler celestial


4 de noviembre 1842.

1 Esto dáselo a mi amado K. G. L., porque, de acuerdo al compromiso, hay que pagar el alquiler de la habitación al alquilador en el tiempo justo. Y por eso Yo también quiero hacer esto.

2 Escribe pues como sigue:

3 ¡Escucha, mi amado K. G. L.! Tú sabes que una vez te dije: ¡Yo quiero hospedarme un poco en tu casa con todos mis “sacos y paquetes”! — ¡Mira, he cumplido Mi Palabra, de lo cual te habrás dado cuenta por algunas manifestaciones externas que, si bien, te han afligido, pero han sido, para tu espíritu, de una utilidad incalculable para ti!

4 Ya que es seguro que he vivido contigo, aún vivo y viviré aun más tiempo contigo, y pienso cuidar tu casa con fidelidad, por eso también es muy justo de Mí, que he sido un inquilino, a veces algo molestoso, que a ti, como el dueño de la casa, te pague el alquiler de la casa y morada en el tiempo justo.

5 ¡Mira, aquí estoy ya con un buen "billete de banco" en la mano, que es un billete de "seguro de vida"! ¡Tan solo acéptalo y ponlo en tu caja doméstica de tu interior, y así averiguarás, con el tiempo, cuán maravillosos intereses de cientos de veces dará este papel del Estado celestial.

6 Sobre este billete de banco está escrito, con letra muy legible, solo la sencilla palabra: ¡Amor! — Pero puedes tener la seguridad que este papel del Estado es la única moneda corriente que cursa en Mi Reino. Moneda sin la cual absolutamente nadie puede subsistir en Mi Reino. Con este billete de banco en el corazón y en la mano puedes viajar fácilmente por todo Mi Reino y por todo el país infinito del Cielo.

7 ¡Así que te doy Amor a ti, mi amado K. G. L., Mi Amor que es la única fianza de la Vida Eterna en Mí! Ponlo en la buena "caja" de tu corazón y te convencerás, lo más pronto posible, que este, Mi "papel del Estado", nunca está sujeto a una caída, sino a una cotización en alza hacia el infinito.

8 ¡Toda la eternidad y todo el infinito tiene que pagar tributo al Amor! Por eso también sus eternos "porcentajes de vida" son infinitos.

9 Por eso, si tienes Mi Amor, tienes todo y no necesitas preocuparte por nada más. Porque este, Mi Amor, eternamente se preocupa ya por todo en sí y ya se ha preocupado por todo.

10 Ya no podrás decir: ¡Oh Padre! ¡Dame pues este Tu Amor! — Porque Yo te lo estoy dando, justamente ahora mismo, como un “dinero de alquiler”. — ¡Recíbelo y úsalo todo el tiempo en forma diligente! Porque no podrás librarte tan fácilmente de él. Pero cuanto más lo utilices, tanto mayor y valioso será, y su valor existirá en forma viva y creciente eternamente.

11 Pero por este pago tendrás también que soportar que Yo viva aun más contigo. Y si cada vez Me gusta más y más estar en tu casa, entonces, con el tiempo, tendrás que aceptar que también Yo me adueñe, por completo, de tu casa a través de un buen chelín de compra, para que puedas decir como Pablo: ¡Ahora ya no vivo yo más, sino Cristo vive en mí!

12 ¡Toma esto, que es amoroso y proviene de Mi Mano, como fianza de vida para tus días! Porque Yo te lo doy a ti para la eternidad. Amén.
dadi2.421104b

miércoles, 7 de junio de 2017

El porqué de los sufrimientos

(El Señor: ) “¡Observa a un hombre sobre este mundo que posee una salud corporal completamente robusta! Y justamente porque él está tan enteramente sano, el abusa de su salud a través de todo tipo de exorbitantes placeres que deleitan sus sentidos y a través de innecesarios despliegues de energías.

Vienen a él personas con experiencia y le dicen: 'Amigo, amigo, no abuses demasiado de tu salud, - porque esta se malogra pronto y fácil mediante tales estilos de vida innaturales e imprudentes; y una vez que la salud se haya malogrado, ya no hay médico ni medicina que la vuelva a recuperar por completo, y tú permaneces entonces como un hombre achacoso y fácilmente sufrido por el resto de tu vida!'- Pero el hombre sano no le hace caso sino continúa con su vida disipada como antes.

Pero después de unos años, él cae en una muy grave enfermedad corporal y al principio se pone bastante loco por esta enfermedad altamente mortificadora. Se deja tratar por médicos que logran devolverle la salud, aunque no del todo, pero por lo menos soportable. Pero los médicos, después de la sanación, le dicen en tono completamente serio: '¡Amigo, ahora sé razonable, y no vuelvas a caer en tu antiguo estilo de vida, de lo contrario caerás de nuevo en una enfermedad más perniciosa que la que fue esta, de la cual con las justas te hemos salvado, y será más difícil ayudarte que esta vez!'

Si bien, el hombre sanado hace caso a este consejo durante un tiempo, pero después le aparecen de nuevo los apasionamientos. Él empieza a vivir desordenadamente otra vez; y a pesar que también siente las advertencias bastante significantes para no caer otra vez en otra fuerte enfermedad, no hace caso y continua pecando contra su naturaleza que, de todas formas, ya está debilitada.

Entonces, él cae también en una enfermedad necesariamente aun más perniciosa y le acompañan dolores a más no poder. Los médicos vienen otra vez e intentan sanarlo. Pero esta vez no tienen éxito tan rápido. Ellos le exhortan a que tenga paciencia; pues como hizo caso omiso al consejo médico, ahora él mismo tiene que adjudicarse que a través de su antigua negligencia haya caído en un mal peor y que durará mucho más tiempo.

Ahora, este hombre tiene que sufrir durante un año y se volverá completamente débil y muy vacilante; pero después de un año se mejora y jura nunca jamás, por todo lo que le es sagrado, hacer caso omiso del consejo de los médicos y de otros hombres sensatos y experimentados.

Esta segunda experiencia, muy amarga, lo ha vuelto algo más prudente y cauto, y él recupera sus fuerzas. Pero como otra vez se siente muy bien, entonces piensa, dentro de sí: '¡Vamos, si tan solo me permito mi vieja alegría una sola vez, con seguridad no me hará nada!' Él lo hace solo una vez y se salva de enfermarse. Pero como se salvó, entonces piensa otra vez, dentro de sí: '¡Bueno, como no me ha pasado nada la primera vez, entonces una segunda o tercera vez, con seguridad tampoco me hará nada!' Y él peca una segunda, tercera y también una cuarta vez.

Y mira, la vieja enfermedad lo tira otra vez a la cama y por muchos años, de tal manera que ya ningún médico es capaz de ayudarlo como la primera y segunda vez.

Después de cuatro largos años de amargo sufrimiento, él se alivia de su enfermedad, pero más por haberse acostumbrado a ella que por los medicamentos, y él comprende recién ahora que su gran sufrimiento había sido una Gracia de Dios, con la cual él ha sido sanado de toda su negligencia hasta tal punto que con esta, su alma ha podido ser educada para una vida más pura y agradable a Dios; porque a través de los sufrimientos del cuerpo, el alma del hombre se vuelve más humilde, paciente y firme y gana en fuerza, para obtener la maestría de los sentidos de la carne.”
gej10.112

Cómo salir del tormento

¡Mira, Mi amigo Pellagius, cuando un hombre persiste voluntaria y constantemente en actuar contra Mi Orden, entonces crea dentro de sí un verdadero infierno con toda su oscuridad, maldad, alevosía y, con seguridad también, un tormento indescriptible!

Si aquellos hombres no desean asumir Mi Orden divino, y deciden, de acuerdo a su entendimiento y libre albedrío, crearse otro orden, supuestamente mejor y más razonable, entonces ellos mismos son los responsables de que su vidas pasen, en vez de mejorar, a un estado peor.

Lamentablemente, la única forma de ayudarles es a través de la experiencia de todo tipo de estados tormentosos, que ellos mismos se han preparado. Tales experiencias dolorosas duran tanto tiempo hasta que el alma empiece a reflexionar dentro de sí y poco a poco a comprender que ir en contra de Mi Orden nunca jamás hará mejorar sus estados, sino que solo los empeorará.
gej.10.111.5-6

Oración de la mañana

¡Oh gran Dios! ¡Padre Santísimo! ¡Tú, que eres el Amor Eterno, lleno de Misericordia y Gracia! Como un débil niño, ayer estiré los miembros cansados sobre el lecho bendecido y descansé allí hasta en la mañana en Tu Gracia infinita y me levanté, lleno de la fuerza de Tu Indulgencia.

¿Quién es capaz de desentrañar el Tamaño de Tus Obras de Amor infinitas que haz hecho en nosotros, los hijos del hombre? ¡Oh, permite que yo pueda comprender de todas ellas, tan solo la parte más pequeña!

¡Qué es el hombre comparado a Ti, que Tú Te acuerdas de él, oh, Tú, de Quien, ante Tu Aliento más suave, las eternidades huyen como copos de nieve ante la tormenta poderosa! ¡Cuán infinitamente grande debe ser Tu Amor, que el débil hombre pueda subsistir delante de Ti — a pesar que él es, nada más que un ser completamente ingrato en todo su supuesto amor y humildad, y que eternamente nunca puede, ni podrá medir qué enorme deudor es él ante Ti!

¡Oh Padre Santísimo, los universos de soles enteros apenas son gotas de rocío delante de Ti! Por eso, mira misericordiosamente aquí, abajo, desde Tu Altura, Poder y Fortaleza infinitos, a mí, que soy un débil. Acepta por piedad mi amor imperfecto y fortaléceme también hoy en el Amor cada vez más y más, de acuerdo a Tu Misericordia. Amén.
gobd1.49.11-17

martes, 6 de junio de 2017

La bendición del sueño

Cuando el cuerpo descansa, el alma tiene que tener paz, de lo contrario el cuerpo descansa mal, y el espíritu, mientras tanto, no puede ejercitarse en la introspección, ni en volverse similar con su forma original en Dios.

Así como el sueño, como descanso del cuerpo, es una acción natural y beneficiosa de Dios, así también la Paz del alma, es aquel calor interior y silencioso del Amor eterno, con el cual se le prepara para el espíritu aquella sustancia con la que él se edifica y perfecciona para llegar a ser un verdadero recipiente para asimilar al Amor y, de esta manera, la Vida proveniente de Dios.

Por esto, no debemos olvidarnos de bendecir la noche, el lecho, el descanso y todo lo que ellos contengan. Entonces las visiones del sueño mostrarán fidedignamente, al hombre puro, las obras del Amor en el espíritu y al hombre le será fácil inspeccionarse a sí mismo.

Pero quien aquí deja sin observar tales manifestaciones y no toma en consideración la bendición del lecho y del descanso, se asemeja a un ciego y sordo, y el Amor y la Vida pasarán de él sin decir nada.

Oh Padre, no me niegues la bendición de mi lecho de descanso, y dame Paz a mi alma, para que ella quiera descansar con alegría en Tu Amor, para que así pueda dar, durante las acciones del día, un fuerte testimonio de la enorme Gracia de Tu Misericordia eterna. Amén.
gobd1.48.13-16

Vine para el beneficio del alma.

No he venido para el beneficio del cuerpo físico, sino únicamente para el beneficio del alma del hombre. Sólo para esto he venido a este mundo. Por este motivo, cuando me pidáis, pedidme principalmente sólo por aquello que trae verdadero beneficio y duración eterna para vuestra alma. Porque, ¿de qué le sirve al hombre si ganará todos los tesoros muertos de este mundo, pero por esto sufriera con seguridad en su alma el máximo daño? ¿Cómo podrá salvarla de la muerte y del juicio de la materia del mundo?

gej10.109.3

Una vida con demasiada ventajas terrenales son siempre desventajas para el alma, por eso no Me pidáis únicamente cosas terrenales, porque ya no sería muy justo, bueno ni verdadero para Mi Orden divino.
gej10.109.2

Si bien a Mí Me son todas las cosas posibles, pero con el hombre, no todo Me es posible, ni debe ser posible, porque si con el hombre Me fuera todo posible, no hubiera tenido la necesidad de venir a vosotros como un hombre perfecto para enseñaros de Mi propia Boca.
gej.10.109.04

Por eso le he dado al hombre el libre albedrío y le he mostrado a su entendimiento lo verdadero y bueno junto a lo falso y malvado, para que él mismo pueda probarse, pueda corregirse y educarse de tal manera que se convierta en un hombre y no sea un animal que es mantenido y corregido por Mi Poder. Porque el animal está sometido a una ley férrea y obligatoria en donde no hay libertad, ni autodeterminación, ni independencia.

gej.10.109.05

Pero el hombre, aparte de su cuerpo físico, no tiene una ley obligatoria de parte Mía, sino una ley completamente libre en cuanto a su voluntad. Tiene un entendimiento completamente sin límites con el cual él puede investigar, probar, comprender y retener para usarlo como una guía de acción de todo lo que ha reconocido como verdadero y bueno.

gej.10.109.06

Por eso, escudriñad todo, y todo lo que encontráis como verdadero y bueno, retenedlo y actuad de acuerdo a eso. ¡De esta manera os edificaréis como hijos eternamente amorosos, verdaderos para Mí, pero también libres e independientes como soy Yo!

gej.10.109.07

lunes, 5 de junio de 2017

Caminar sobre el agua

Dijo Pedro en el barco: «Será ya la una de la mañana y todavía no puede verse ninguna otra embarcación sobre la mar».

Andrés, que tenía muy buena visión, afirmó: «Mire dónde mire tampoco yo veo nada».

«¡Si por lo menos se calmara el viento muy adverso a nosotros!», añadió Mateo, el cobrador de impuestos. «Los marineros remadores están agotados de tanto remar pese a que les hemos ayudado enérgicamente varias veces. Sólo empleando todas nuestras fuerzas podremos mantenernos en alta mar. ¡Si tan solo empezara a amanecer ya! ¡La mañana seguramente cambiará el viento!».

«No me inquietaría por nada, si al menos el Señor nos alcanzara», intervino Natanael. - «¡Quizá sería aconsejable que retornáramos y vayamos a buscarle! ¿¡Y si finalmente ha caído en manos de los soldados de Herodes!?».

«¿¡Qué más todavía!?», dijo Simón. «¿Qué pueden hacerle los miserables siervos de Herodes a Aquel a quien obedecen todos los Cielos y todos los elementos? Él nos dijo que nos seguiría en cuanto hubiera despedido a la muchedumbre, y que fuéramos navegando delante de Él. ¡Lo que Él nos dice es sagrado y por ello más que cierto! Ya veréis como estará con nosotros antes que este viento contrario nos deje alcanzar la otra orilla. ¡Pues quien puede mandar a los vientos, vendrá fácil y rápidamente por sobre las olas!».

«Soy totalmente de tu opinión», respondió Juan. «Debemos confiar firmemente en Él, pues Él no nos abandonará nunca. ¡Nuestros remos apenas nos habrían servido de nada contra este fuerte viento que nos aflige desde hace casi cinco horas, si Su Poder sobre los elementos no nos hubiese mantenido a salvo a esta altura del mar! ¡Sin su intervención estaríamos otra vez en el mismo sitio del que salimos! Me he dado cuenta que nuestro barco sigue como anclado en el mismo punto, y creo que, si tenemos fe muy firme en Él, podríamos tranquilamente dejar de remar, cosa que cansa mucho a los remeros. El barco no se moverá del sitio porque probablemente el Señor querrá encontrarnos aquí, si no ya estaríamos ¡Dios sabe dónde con esta tormenta!».

«Sí, sí», dijo Pedro, «verdaderamente también tienes razón. Yo también noto que el fuerte viento no nos hace nada, puesto que nuestros remos no serían capaces de resistirlo si Su Poder divino no nos ayudara claramente. Diré pues a los remeros que dejen de esforzarse con los remos».

Pedro se acercó a los marineros y les dijo que no se esforzaran tanto remando.

Pero estos respondieron: «Vemos que la costa, a lo largo del desierto, está blanca de espuma. ¡Por tanto tiene que haber una marea muy violenta! ¡Si no nos mantenemos a flote hasta la mañana, nos hundiremos todos!».

Dijo Pedro a los marineros: «¡Entonces no seríamos discípulos del todopoderoso Señor Jesús! Pero como lo somos, la tormenta no nos hará nada grave aunque no rememos. - ¡Ya no queda mucho para que amanezca; cuando llegue el día todos estaremos mejor!».

Tras estas palabras de Pedro, los marineros dejaron poco a poco de remar y se dieron cuenta que el barco se mantenía efectivamente en el mismo sitio. Así que también los ocho remeros empezaron a creer en que el barco se mantenía verdaderamente a flote gracias a mi Fuerza.

Llegó las tres de la mañana. El viento amainó un poco y Andrés, mirando, con su vista aguda, en todas direcciones la superficie fuertemente agitada del mar, vio una persona andando sobre sus olas como si caminase muy bien sobre tierra firme. (Mt.14:25)

Andrés llamó la atención de los hermanos para que mirasen la forma que andaba sobre el mar y dijo: «¡Hermanos, esto no es una buena señal, es un fantasma marino! ¡Cuando estos seres se dejan ver, nada bueno espera a los marineros!». (Mt.14:26)

Todos empezaron a pensar lo mismo que Andrés y comenzaron a gritar con gran angustia: «¡Oh, Jesús! ¿¡Por qué nos has abandonado, y ahora tendremos que perecer todos!? Si estás en alguna parte, ¡acuérdate de nosotros y sálvanos de la perdición segura!».

Mientras los discípulos atemorizados todavía gritaban pidiendo ayuda, llegué Yo a diez pasos del barco y les dije: «Tened confianza, ¡soy Yo! Por eso ¡no temáis!». (Mt.14:27) Y los discípulos se calmaron.

«¡Cielos, es Jesús, nuestro Señor y Maestro!», exclamó Andrés.

Sin embargo, Pedro dudaba todavía un poco y dijo: «Si en verdad es Él, ha de permitirme andar sobre el agua como Él lo hace para que mis pies puedan pisar en firme».

Le contesta Andrés: «Si Él te llamara, ¿tendrás el valor de caminar hacia Él sobre las movidas olas?»

«¡Naturalmente!», respondió Pedro. «Sé perfectamente que el mar es aquí muy profundo. Si en verdad es Él no me pasará nada. Pero si, por el contrario, es un fantasma que se burla de nosotros, entonces estamos perdidos de todas formas. Os precederé a todos unos instantes en el abismo para prepararos una morada».

Tras estas palabras, Pedro se dirigió al centro, la parte más baja del barco, desde donde me gritó: «¡Señor, si eres Tú, mándame ir a Ti sobre las aguas!». (Mt.14:28)

«¡Sal, ven y convéncete!», le dije.

Entonces, Pedro salió del barco y se puso sobre el agua mientras los hermanos gritaban de miedo. Pero cuando vieron que Pedro no se hundía sino que andaba sobre el agua como Yo, les abandonó toda duda y creyeron firmemente que era Yo.

Pedro, no obstante, se dio prisa en llegar hasta Mí. (Mt.14:29) Pero a una distancia de apenas siete pequeños pasos y viendo que el viento levantaba fuertes olas, se asustó enormemente y empezó a pensar que las olas podrían arrastrarle. Entonces, perdiendo un poco de su gran fe, empezó a hundirse en las aguas hasta las rodillas y comenzó a gritar desconsoladamente: «Señor, ¡ayúdame!».(Mt.14:30)

Rápidamente, Yo le tendí la mano, le agarré y le coloqué de nuevo sobre la superficie del agua que le soportó como antes. - pero le dije entonces: «¡Hombre de poca fe!, ¿por qué dudas?(Mt.14:31) ¿No sabes acaso que sólo la fe sin dudas es la maestra sobre todos los elementos?».

Pedro dijo: «Señor, ¡perdóname! Pues ya ves, que soy todavía un hombre débil. ¡El viento y las grandes olas, que venían contra nosotros, me asustaron tanto!».

«¡Bueno, ya todo está nuevamente bien!», le respondí. «¡Ahora ya estamos junto al barco, así que subamos al mismo!».

En el mismo instante, en que subimos al barco, también la tempestad se calmó. (Mt.14:32)

Todos los discípulos y los marineros se se acercaron a Mí, Me alabaron, y exclamaron al unísono: «¡Recién ahora reconocemos que Tú eres verdaderamente el Hijo de Dios!». (Mt.14:33)

Y Mi Juan me abrazó con todas sus fuerzas y dijo: «¡Oh, Tú, mi Jesús, por fin te tenemos de nuevo! ¡Ahora todo miedo nos ha abandonado! Pero Tú, no nos abandones nunca más, ¡porque es demasiado terrible estar sin Ti! ¡En verdad, toda mi vida recordaré este viaje marítimo nocturno! ¡Pues nunca he pasado tanto miedo y espanto! Ya puede el viento zarandearnos como quiera; ahora tenemos con nosotros a Su Maestro que puede ordenarle que se calle, ¡y el monstruo tendrá que obedecer la voz del Todopoderoso!».
gej02.100-101

Los siguientes vídeos son una aproximación de la historia real aquí mostrada: