viernes, 28 de abril de 2017

A través de Dios somos justos

Una acción puede ser la más justa posible, pero si el realizador de tal acción lo hace para su propia honra y no para la honra de Dios, entonces esta acción es mala para el realizador. Porque el Mismo Señor dice: “Y cuando ustedes hayan hecho todo, digan: 'Hemos sido siervos inútiles y flojos.'”(Lc 17:10) — Si el Señor exige ya tal confesión de nosotros, ¿qué podemos argumentarle en contra? — Si tú (que fuiste un monarca) dices: »¡Yo he sido un regente!« — Entonces estás actuando en contra de Dios y das un mal testimonio en contra tuyo. Pero si dices: »¡Fui solo un mal instrumento en la mano de Dios, y el Señor fue el Regente a través de mi voluntad e hizo de mi mala semilla un buen fruto!« — entonces estás justificado ante Dios como un David que era, por sí mismo, malo y solo a través de Dios fue correcto y justo.

rb2.215.9

No hay comentarios:

Publicar un comentario