miércoles, 29 de marzo de 2017

Filiación divina

Juan 1:12

"Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre,
les dio potestad de ser hechos hijos de Dios."

Resumen

Ser un verdadero hijo de Dios es tener la filiación divina
La filiación divina es la meta máxima que un ser humano puede
alcanzar en la vida.
Hay promesas maravillosas, hecha por Dios, para su Hijos.
Las condiciones son:
Amor a Dios
Amor al prójimo
Humildad, mansedumbre y paciencia.
Autonegación

Introducción

Para alcanzar la verdadera filiación divina es necesario conocer
con exactitud las condiciones necesarias.
Condiciones que tienen que ser guardadas fuertemente en el corazón.
Así lo requiere el orden divino inalterable
gej.03.241.01

Conocimiento previo

El hombre tiene que educarse y consolidarse a sí mismo
de acuerdo al orden divino que él ha reconocido.
Esto tiene que hacerlo voluntariamente y
completamente independiente del poder de la Voluntad divina.
La meta es ser un hijo de Dios libre.
gej.03.241.02

Herramienta para alcanzar la meta

La herramienta recomendada, más adecuada y más efectiva es:
El Amor a Dios
El Amor al prójimo
Sea un hombre, mujer, joven o viejo
gej.03.241.03

Complementos importantes a la herramienta anterior

1 Humildad verdadera
2 Mansedumbre
3 Paciencia
Sin estas virtudes, el Amor
no sería verdadero ni puro.
ni podría subsistir.
gej.03.241.04

Comprobación del Amor puro

¿Cómo puede saber el hombre dentro de sí que se encuentra
completamente y fidedignamente dentro del Amor puro de acuerdo al
orden divino? gej.03.241.05
El hombre puede probarse a sí mismo de la siguiente manera
Estar delante de un hermano pobre que pide ayuda
Revisar si en su corazón aparece un impulso genuino
Este impulso consiste en
querer dar con alegría y sin medida
olvidándose a sí mismo.
Si siente este impulso dentro de sí seria y vivamente
Entonces él ya alcanzó la verdadera filiación divina.
Las promesas hechas por Dios
serán hechas realidad en el hijo.
sus hablar y accionar serán maravillosos
si son maestros entonces estarán justificados ante los discípulos.
gej.03.241.06

Lo básico es

Abrir completamente el corazón a la pobre humanidad.
De lo contrario, las promesas de Dios no se harán realidad en él
gej.03.241.07]

Elementos verdaderos del Cielo en el corazón del hombre

Amor a Dios
Cumplimiento voluntario de la reconocida Voluntad de Dios
gej.03.241.08

El castillo interior del espíritu divino tiene

Recámaras y moradas
El Amor a Dios
La puerta a la moradas
El Amor al prójimo
La puerta tiene que estar bien abierta
para que pueda entrar la plenitud de vida de Dios
Tres ventanas bien abiertas
Humildad, mansedumbre y paciencia
Bien abiertas para que la luz poderosa del Cielo
pueda entrar e iluminar claramente la santa morada de Dios y
calentar con toda plenitud de vida
gej.03.241.09

Consideraciones finales

Amor al prójimo libre,abierto y con alegría
La autonegación más alta posible es
la misma revelación de las promesas.

martes, 28 de marzo de 2017

La Muchacha de las estrellas

7 de marzo de 1847

1 ¡Sí, sí, solo escribe! Yo quiero decir solo cosas justas y buenas. Pero aquí tenemos que comportarnos muy cuidadosamente, porque esta muchacha es muy sensible y se irrita muy rápido, si es que no se le dice cosas agradables y bonitas, y en buen cristiano. Ella ha leído ya muchos clásicos y sabe diferenciar al tercer Endung del cuarto, y tiene más complacencia en el tiempo pasado a mediano plazo que a largo plazo. Y el tipo unificador le suena mejor que el indicador. A ella también le gustan pasajes elevados o sublimes, en especial cuando son algo oscuros e inefables, o graciosos.

2 En estos puntos tenemos que tener mucha consideración si es que queremos hacerle algún servicio con esta Palabrita. Por eso escribe nomás, ¡pero que sea sublime y además algo picante y gracioso! De lo contrario nosotros no le gustaremos mucho a ella, en especial como se dijo en los previos comentarios que fueron algo necesarios. ¡Y con esto, manos a la obra!

3 Había una vez una muchacha que vivía adornada en su corazón, así como estaba adornada el cinturón brillante del Orión. Ella sollozaba en las noches y lloraba cuando dormía. Únicamente en el día se la veía reír a menudo y bromeaba con todas las estrellas del Cielo que ella podía ver durante el día. El cielo límpido no le ofreció ninguna estrella durante el tiempo de la noche, y pasaba las horas nocturnas durmiendo sin tener sueños.

4 ¡Oh, aquí el día le parecía mágico todos los días! Porque era solo el día, y no la noche, quién le daba todo a la rara muchacha, cosa que solo la noche (la madre alimenticia de la tierra) da a los que tienen sueños. Oh, amorosa hijita, ahora adivina tú que vienes del seno de las estrellas y en donde ninguna noche presiona los campos polvorientos de los mundos que son iluminados, ¿quién es esta rara muchacha?

5 Mira, Yo sé bien que no podrás responder a Mi pregunta con facilidad. Sin embargo Yo tuve que darte esta pregunta aquí para que con esta Yo pueda mostrarte claramente el abrigo de la Sabiduría y sepas qué difícil es iluminarlo en el corazón, en donde ya muchas plantas terrestres han echado raíces.
 
6 Y a pesar de todo tú deberías conocer bien a esta rara muchacha, porque está mucho más cerca a ti que lo que puedas o quieras creer aquí. Por eso Yo Mismo quiero date la respuesta a la pregunta.
(Nota del traductor: Querido lector, ¿no deseas adivinar la respuesta del Señor, ahora mismo antes que continúes leyendo?)
¡ Y bien, entonces escúchame, Mi amorosa hija de las estrellas! 
La rara muchacha es el Amor divino en el corazón humano, es espíritu, es el mismo Ser proveniente de Mí que vive eternamente.

7 Antes Él vivía completamente en el hombre y tejía en los corazones los hilos luminosos que conducían a la vida eterna. ¡Esto era para esta rara muchacha un día maravilloso! Pero ahora se le ha hecho de noche a ella; y mira ¡ella solloza fuertemente; muy pronto sus ojos se pondrán a dormir en la oscuridad, y entonces allí llorará la rara muchacha en el dormir oscuro de la vida!

8 ¡Por eso, oh mi amada hijita, procura vivificar a esta rara muchacha en tu educado corazón cada vez más y cada vez más! Entonces así reirás siempre en el día alegre eternamente dentro del corazón y estarás feliz de sobre manera.

9 ¡Esto te lo desea tu Padre, Tu Santo Padre, para el día eterno del nuevo nacimiento del espíritu del Amor y de la Verdad, por la eternidad! Amén.

Fuente: dadi 2.47.03.07 , Dádivas del Cielo, tomo 2, recibido el 7/marzo/1847 por Jakob Lorber

sábado, 25 de marzo de 2017

Amor Celestial y Terrenal

12 de Marzo de 1848
A Pauline Hühenbrenner:
1 ¡Escucha mi amada hijita! La primera condición de toda existencia es y será eternamente el Amor - pero fíjate bien, sólo el verdadero Amor, como Yo, el Amor Eterno mismo, lo he enseñado a todos los hombres y lo he puesto en el corazón desde el principio a cada hombre para sí mismo. Si alguien busca educar este verdadero Amor en su corazón según Mis enseñanzas, entonces sigue el camino más perfecto e indicado, que lleva al verdadero renacimiento de su espíritu.
2 El que alcanza esto, también ha alcanzado la verdadera, y la misma meta de su vida. Pero para alcanzar esta importantísima meta hay que estar muy, pero muy atento en el camino de la educación de su corazón y se debe preguntar con cada tendencia de su corazón si en aquella tendencia hay algo de la mala semilla del egoísmo junto con el verdadero Amor.
3 El verdadero Amor es completamente libre de pasión. Él coge todo con el mayor poder y fuerza y nunca más suelta lo que alguna vez cogió. Sin embargo e independientemente de eso el obrar del Amor es una ternura sobresaliente continuamente acompañado de la paciencia más grande.
4 El obrar del egoísmo, a pesar que en el fondo es altamente impotente, se presenta muy pronto solo como una acción, en la que quiere destruir todo lo que se le cruce en el camino egoísta. Y este comportamiento es justo aquel apasionamiento que siempre se encuentra en el egoísmo.
5 Por eso, como se dijo, hay que tener mucho cuidado en la educación de su corazón, observar si está siendo alimentado con el verdadero Amor o mezclado también con pequeñas porciones de egoísmo y por eso también tú Mi amada hijita debes estar atenta, en caso de que quieras experimentar cuanto antes el verdadero día del nacimiento de tu espíritu.
6 Mira, el amor al hombre es bueno y correcto, cuando se ama a las personas porque son humanos y no se hace diferencia - con la excepción de que alguien, debido a su posición espiritual, esté cerca de Mí o lejos de Mí. Pues allí si es justo hacer una diferencia. ¡Nadie puede servir a dos señores, es decir servir al mismo tiempo a uno bueno y a otro malo! Pero cualquier preferencia proveniente de motivos del mundo debido a ciertos valores exteriores de las personas es ya en sí egoísmo porque el corazón busca con seguridad al final allí, aunque sea muy secreto, su propio ensalzamiento. Y donde se presente aquella tendencia, aunque sea muy silenciosa, allí ya no es más la humildad sino una soberbia escondida que impulsa aquel movimiento moral del corazón.
7 Por eso si tu corazón coge algo, entonces pregúntate siempre si se trata de algún sentimiento de honor terrenal que provenga de la denominada "alta alcurnia". Si tu corazón encuentra aquí una satisfacción, entonces ya es un signo del egoísmo, que se ha instalado como un rastrero malvado en contra del camino de educación de tu corazón y que con el tiempo quiere destruir como si fuera un enviado del infierno.
8 Porque el egoísmo es en sí nada más que una semilla mala que se presenta como un evento imperceptible. Pero es una semilla que ha sido diseminada entre el trigo noble por el enemigo de la vida. La finalidad es que el trigo se debilite cuando empiece a brotar y si es posible incluso que sea completamente eliminado.
9 Por eso es que se debe probar cuidadosamente el amor en el hombre y preguntar constantemente al corazón: ¿Por qué amas a éste y a aquel, aquí y allá, o (cuando se trata de cosas) a esa o a aquella?
10 Si el corazón te responde con toda humildad, entonces el amor es justo y te conduce hacia la perfección espiritual. - Pero si el corazón te contesta desde una vanidad mundana ya acostumbrada entonces el amor ya no es más Amor, sino sólo egoísmo vano, que se ha vestido con la vestimenta de cordero del amor con el fin de aparentar, pero por dentro es sólo un lobo rapaz que destruye al final todo lo noble en el corazón y busca aplastar en lo posible al espíritu.
11 Yo te doy, a ti Mi amada hijita, esta enseñanza pequeña pero realmente muy importante y verdadera como un centavo bueno proveniente de tu Padre muy bueno para tu viaje de vida en esta tierra, para que tú puedas alcanzar, de una manera muy fácil, la meta verdadera y justa en este tu viaje de vida en la tierra.
12 Cuando la hayas alcanzado entonces recién comprenderás con toda plenitud cuán infinitamente bueno es Aquel que te da esta palabrita en el día de tu cumpleaños terrenal para que quieras alcanzar cuanto antes el día de nacimiento de tu espíritu.
13 ¡Ámame sobre todas las cosas como Yo te amo sobre todo, y no dejes que el mundo deslumbre a tu corazón para que puedas andar por un camino fácil y suave!
14 ¡Esto te lo dice Yo, tu Padre bueno! Amén.
»Dádivas del Cielo«, Tomo 2, página 403,
recibido el 12/3/1848 por Jakob Lorber

Sobre la oración por los fallecidos

28 de octubre de 1840
1 Escribe pues, al sediento en Mi Nombre, y dile, al hambriento en Mi Misericordia, que Yo la quiero mucho. Y que, durante el día, solo se pregunte a menudo, si es que Yo estoy con ella.
2 Aquí que ella diga así: »Oh Tú, Mi Jesús amadísimo por sobre todas las cosas, Tú, Mi Amor dulcísimo, Tú, Mi Vida, Tú, Mi Novio. Sí, Tú, Mi Todo, Todo, Todo. – Dime, ¿estás Tú aún conmigo? ¿No me has abandonado? ¡Oh Tú, Mi Jesús amadísimo por sobre todas las cosas, mira con misericordia el corazón de Tu pobre amada, que suspira por Ti llena de anhelo y languidece en su amor únicamente por ti, oh, Tú, Jesús dulcísimo!«
3 Y entonces Yo le pondré en su corazón una respuesta dulce, que dice así: »Mírame únicamente dentro de tu amor, Yo bien estoy contigo y aun nunca me he retirado de tu lado, y Mi Corazón permanecerá eternamente dirigido a ti. También sé tú fiel a Mí, permanece fiel a Tu amoroso Jesús, que te amó ya antes con toda la Fuerza de Su Divinidad, incluso antes que fuera creado el mundo!«
4 Y si ella llega a sentir así, entonces podrá estar muy segura, que Yo estoy muy cerca –como un Novio muy maravilloso– trayendo Conmigo la vida eterna.
5 Y también le digo a ella, que el verdadero Amor debe ser un poco contendiente –por eso Yo también tengo que contraponer. Y esto es mi contraposición, que ella hace muy poco para que sus hijas se dirijan a Mí y que, durante el día, le cuente a ellas demasiado sobre cosas mundanas, o que se deje contar por ellas sobre esas cosas mundanas.
6 Además dile y comunícale que Yo soy muy celoso y por eso no me agrada ver que se hable sobre otras cosas que no sea sobre Mí.
7 Yo me asemejo a un amante apasionado, que está oyendo y escuchando a su amada, detrás de las puertas, y entra en una inmensa alegría del éxtasis más bienaventurado, si oye a su íntima amada que habla únicamente sobre cosas maravillosas de Él; pero que también se pone triste apenas su amada cambia de tema, a cosas que no tienen relación con Él, de tal manera que el amante triste empieza a pensar y comienza hablar, dentro de sí, de la siguiente manera:
8 »¡Oh tú, mi amada íntima, si me amaras como te amo, ¿cómo puedes permitir entonces que dentro de ti haya aun espacio para otros pensamientos, mientras que yo estoy únicamente pensando constantemente en ti y espero, con paciencia y con mucho miedo, a que hagas tu llamado suplicante para que ingrese donde ti?!
9 Mira tú, mi siervo, tan solo dile a ella todo esto si es que deseas ser Mi Mensajero de Amor. Porque esto es mucho más que la pregunta: »¿Cómo se debe orar por los fallecidos?
10 Sin embargo, ya que se ha preguntado, y esto viniendo de un alma amada, quiero Yo deciros cómo se debe orar por los fallecidos.
11 Quien quiera orar por los fallecidos, primero tiene que saber bien, ¿quién y quiénes son realmente los "fallecidos", y, después también, cómo y por qué debería orar?
12 Bajo el término "fallecidos" no solo se refiere a los que han dejado el mundo, sino también primordialmente, a los que aun viven en el mundo, pero que han muerto en sus corazones, y no tienen fe, ni amor y por eso están realmente muertos.
13 Mirad, por ellos debéis orar en primer lugar, es decir, dándoles consejos y realizando acciones, que los ilumine como un sol al peregrino cansado que anda por la arena y los desiertos, y refrescarlos al igual que lo hace el rocío que cae sobre el musgo seco en la roca dura – para que ellos puedan encontrarse a sí mismos en vosotros, que sois los indicadores de los límites de Mi Gracia, y para que ellos quieran sanar en el musgo de Mi Gracia, que también han recubierto Mi rocas indicadoras de los límites.
14 ¡Aquí tenéis el por quién, cómo y porqué debéis orar! – Que el amor hacia Mí y hacia vuestros hermanos sea siempre la oración más importante. – El ¿cómo y porqué? se los mostrará un pequeño ejemplo de forma muy clara:
15 »Mirad, algún señor poderoso y grande tenía en su cárcel varios presos, por quienes él tenía mucho pesar, ya que todos ellos eran pobres confundidos. Pero él, en su justicia, no podía eliminar la ley que se había promulgado y así liberarlos del castigo que la ley había puesto sobre ellos. Pero ahora que ya habían languidecido un tiempo suficiente en las cárceles correccionales y con esto habían cumplido con las exigencias de la ley, el señor decidió liberarlos. Y pensó dentro de sí: »¡Pero si yo también tengo una amada! Entonces, para que mi alegría sea completa, quiero que ella se entere a través de cualquiera que en mi cárcel languidecen muchas personas infelices. Ella me ama infinitamente y tiene completa confianza en mí; seguro que ella vendrá corriendo y me suplicará con corazón palpitante que tenga piedad y misericordia con los encarcelados. – Y así como el señor lo pensó, así sucedió también.«
16 Ahora, ¿qué pensáis? ¿qué es lo que hizo el señor aquí? – El señor tuvo una gran alegría por haber podido mostrar a su amada cuánto puede su amor y su confianza y, al mismo tiempo, que haya podido ofrecer también a su amada una oportunidad para que vea claramente los frutos del verdadero amor y la fidelidad. Los presos elogiarán al señor cuando ven que él es accesible solo y únicamente a través del amor, y también se volverán entonces ellos mismos amigos e hijos de la amada y ellos sus amados.
17 Mirad, así debéis orar – y no penséis que Me moveréis hacia la misericordia a través de vuestra pura oración; sino pensad en que de esta manera vosotros mismos, delante de Mí, os podéis fortalecer en vuestro amor y que por eso vuestra petición sea de Mi agrado.
18 Respecto a los fallecidos, esto vale de la misma manera que para los "muertos del mundo". – Si bien no sabéis en qué estado se encuentran los fallecidos en el más allá. Pero esto no es importante, sino que lo importante es que sepáis que Yo soy un gran amigo del Amor y lo seré eternamente y que el Amor hace el bien a cualquiera.
19 ¿!Acaso no tenéis alegría que vuestros hijos os hagan regalos a pesar que sabéis que los hijos lo han comprado con vuestro dinero!? Tanto más Me dará mucha alegría si hacéis como vuestros hijos. Y esto alegrará no menos a vuestros fallecidos bienaventurados cuando se enteren que vosotros, los que aun han quedado en el mundo, pensáis en ellos con verdadero amor.
20 Mirad, así son las cosas, y así debéis también actuar, si es que queréis ser Mis amados hijos.
21 Pero tú, Mi amada alma, ora con confianza – y yo, tu amado Jesús, no te dejaré que pases vergüenza. Amén. – ¡Esto lo digo Yo, tu amado Jesús!
Fuente:"Dádivas del Cielo" recibido por Jakob Lorber (dadi1.163)

martes, 21 de marzo de 2017

Yo Soy el Camino

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie llega al Padre, sino es a través de Mí”

Jn.14,16


Este escrito es un resumen tomado de la obra: “Aclaraciones de los Textos de las Escrituras”, capítulo 4, versos 1 – 25 de fecha 27.12.1843.

El Señor Jesucristo:

Esta verso representa a un sol central e indica que nadie alcanza la vida eterna sólo con la lectura.

El Padre es el Amor eterno dentro de Mí, así como Yo soy perfecto dentro de Él en toda mi Esencia Divina desde la eternidad; porque Yo y el Padre somos uno, o Yo y Mi Eterno Amor somos uno, o así como el Amor habita vivamente y eternamente dentro de su Sabiduría, también la Sabiduría habita eternamente dentro del Amor, del cual ella surge, por la eternidad.

El Padre o el Amor es la vida fundamental de toda vida; quien no retorna a esta fuente original viva de toda vida, permanece muerto y no conseguirá vida en ninguna otra parte. Pero ¿dónde está la puerta hacia el Padre? y ¿quién es esa puerta? ¿Son los muchos libros y escrituras que alguien lee, o soy Yo?”

Algunos dirán: El que ha leído las escrituras concluirá que se trata de seguir la doctrina para alcanzar la vida eterna.

Pero el Señor dice: ¡Miles de miles afirman eso y sin embargo están muertos y no tienen ni el camino ni la verdad, menos aún la puerta y la vida!

El asunto puede sonar muy grosero y falto de sensibilidad ¿y esto proveniente de Dios? Pues a decir ¿qué cosa más alta puede hacer el hombre que estudiar las escrituras y ponerlas en práctica?

Este razonamiento es comprensible sobre todo cuando mejor es hacer algo que desechar todo y echarse a los brazos del mundo.

Sin embargo está escrito:

En aquel tiempo habrá muchos que me dirán ¡Señor, Señor! Pero Yo contestaré: »Retiraos de Mí, porque Yo nunca os he conocido«”

¡Señor, Señor! Simboliza el hecho que se reconoce a Cristo como el Camino, la Verdad y la Vida, ¿¡pero de qué sirve este reconocimiento si nadie quiere caminar por el camino, nadie quiere coger la verdad vivamente para así alcanzar la vida?! Jesús no es un actor que pide aplausos. Su deseo es muy serio y por la eternidad. Él exige una acción seria, no una simple consideración.

Ejemplo: Un rico pretendiente tiene a muchas posibles novias que le aplauden, lo alaban y lo honran, pero cuando él ofrece matrimonio a una u otra, todas corren e incluso se sienten ofendidas por tal proposición en sus corazones.

Un tal pretendiente se alejará de tales novias y se buscará en la ciudad a una ramera y le dirá: “Yo sé que eres una ramera, pero deja tu actividad mundana y me casaré contigo.”

La ramera dejará su oficio presionada por su verdadero y recién despertado Amor y se convertirá en su mujer muy amada. Igual que Magdalena que era la última mujer en todo Israel, pero cuando el verdadero Novio la llamó, ella fue la primera entre todas las mujeres que celebró junto al mismo novio la gran Resurrección hacia la vida Eterna.

¡De veras que la lectura no era lo suyo pero cuando ella descubrió al Justo, inmediatamente dejó su actividad mundana y cogió un Amor fuerte e indestructible hacia Aquél que reconoció como el Verdadero y entregó como sacrificio todo lo que tenía en el mundo! ¡Mirad, para esta novia Yo fui el camino en la verdadera acción viva, también la Verdad y la Vida! Pero en aquel tiempo muchos también me habían reconocido como tal — pero no quisieron saber nada que tenga que ver con alguna acción; por eso para ellos pertenece el texto:

¡Entonces los primeros serán los últimos y los últimos serán los primeros!

¿Es realmente tan difícil en la acción el camino, la verdad y la vida? ¿Acaso no está escrito: Mí Yugo es suave y mi carga ligera? ¡Por supuesto que lo es! Todo el camino, la verdad y la vida y el yugo suave y la carga ligera se encuentran dentro de los dos mandamientos del Amor.

¿Es de veras tan difícil amar a Aquel que es el Amor eterno mismo? ¿Es realmente difícil amar al propio hermano?

¡La pura verdad es que no hay nada más fácil que esto!

¡Tan sólo quitad al mundo, esta antigua peste del Espíritu, de vuestro pecho, y así vosotros experimentaréis qué dulce y fácil es amar al amor Eterno y amar al hermano!

Pero por supuesto es difícil amar al Amor Eterno y al hermano, cuando el corazón está lleno del mundo, lleno de cálculos mundanos, lleno de dinero, lleno de especulación y lleno de la matemática infernal, la cual sabe calcular al pelo lo que un céntimo da en porcentaje al año en los caminos de la usura.

¡La verdad es que si el corazón está lleno de ese arte, aquí no ayudará mucho el decir “¡Señor, señor!” y el camino, la verdad y la vida se volverán angostos y espinosos, tanto que difícilmente podrá ser caminado!

¿Entonces de qué sirve aquí la lectura de miles y miles de libros, aunque sean de los más verdaderos? ¡¿Despertará acaso hacia la vida aquél que diariamente está preocupado en llenar su corazón con todas las inmundicias del mundo cada vez más y día a día?

Decid, ¡¿podrá alguno de vosotros engendrar hijos con una estatua?! ¿Acaso conseguirá que brote una semilla dibujada muy artísticamente cuando se la ponga en la tierra? ¡Con seguridad ni lo uno ni lo otro!

Lo vivo sólo puede engendrar vida con lo vivo; por eso también sólo la Palabra viva en el corazón vivo puede producir frutos.

Pues la Palabra viva es para el que está espiritualmente muerto apenas una semilla dibujada, y así quiera él echar un sinnúmero de semillas iguales, no logrará nunca un fruto, ya que él no aviva la Palabra, tampoco la Palabra se volverá viva dentro de él.

Pero quién sólo escucha poco y lo pone en práctica, aquél es el cumplidor de la Palabra y el que busca verdaderamente el Reino de Dios, y todo lo demás se le será añadido — ¡Yo pienso, que esto también está claro, pero continuemos en la próxima con más soles centrales!

Yo os conozco


1 »Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.« (Jn.5,42) — Este versículo sirve perfectamente como cierre de este libro anexo.
2 Esto lo dije Yo a los judíos; porque en ellos estaba la letra muerta de la ley. Para ellos las obras ceremoniosas y las obras aparentes valían más que el Vivo mismo, Aquél que había dicho esto a ellos.
3 Pero por eso ellos estaban afectados con la ceguera y no vieron en Aquél que era Vivo eternamente nada más que un hombre común y muy ordinario, y a lo sumo se asombraban de Sus milagros muy llamativos, a veces también sobre alguna Palabra sabia pero siempre y cuando ellos estuviera presentes en el momento que sucedía o se hablaba; pero si no estaban presentes no creían que era Yo quien lo había hecho o hablado, y buscaban de todas las formas posibles poner el asunto bajo una luz sospechosa. Allí donde ellos no lo conseguían mediante la desnaturalización o también mediante la negación completa entonces Yo tenía que ser un poseído y uno que actuaba con la ayuda del poder del diablo.
4 ¿Pero porqué ellos no reconocieron al Señor de la Vida a pesar que era la Voluntad y la Intención del Señor que Lo reconocieran? — El motivo lo aclara el texto: »¡El Amor no está dentro de vosotros!«
5 ¿Pero porque no se puede reconocer al Señor sin el Amor? — ¡Sin el Amor no se puede reconocer al igual que un ciego no puede ver lo que le rodea, y un sordo no puede oír la voz de su amigo!
6 Porque el Amor es la Vida; y sólo la Vida puede ver y oír, — porque la muerte no tiene estas capacidades. Por eso tampoco los judíos entre sí no pudieron reconocer al Señor de la Vida, porque no tenían dentro de sí la Vida del Amor, Vida que es una vida libre que proviene de Dios, mientras que todas las otras vidas son vidas atrapadas en el juicio, es decir que es la muerte misma si se compara con la verdadera Vida del Amor.
7 Por eso quien no tiene la Vida del Amor no es más que una máquina vana que es puesta en movimiento por los impulsos del mundo, y su mirar, oír y sentir es algo meramente mecánico y no puede levantarse nunca sobre la esfera juzgada de la limitación del juicio. Sólo la verdadera Vida del Amor es una vida independiente y por eso puede por sí sola destruir todas las limitaciones y levantarse hacia Aquél que es su fundamento más íntimo.
8 Nadie puede ver algo en su esfera natural que no lo tenga ya dentro de sí; Por eso, ¿¡cómo podría alguien ver y reconocer Mi Esencia si no lo tiene guardado ya en su corazón?!
9 Por eso Yo os digo: ¡Dejad todo, — solo retened el Amor, así reconoceréis lo que los judíos no reconocieron, ni vieron, porque sus ojos no tenían luminosidad!
10 ¡De la misma manera, hoy hay aún muchos en el mundo que no tienen el Amor dentro de sí! Por eso ellos consideran la sombra, que no existe, como si fuera la realidad; ¡Pero a Mí, que estoy y camino todo el tiempo con vosotros, no Me reconocen ni me ven porque no tienen Amor!
11 También hay entre vosotros aquellos que buscan allí donde no hay nada que encontrar; ¡pero donde hay vida en su delante y donde hay iluminación, no quieren mirar ni reconocer!
12 ¡Ellos pesan en una misma balanza el diamante junto con las piedrecillas! ¿Para qué sirve el peso de las piedrecillas junto al del diamante? ¿Porqué admirar al estiércol que está lejano y dejar de lado al oro que está en su propia casa?
13 ¡No basta que se conozca el valor del oro, — sino también tiene que apreciarse vivamente al oro a diferencia del estiércol, aún cuando éste venga de lejos! Esto lo puede hacer solo aquél que tiene por completo al Amor; pero quien oscila entre éste y el otro no tiene la capacidad ni la tendrá aún por mucho tiempo. Por eso le pasará al igual que los judíos que no fueron capaces de diferenciar al Señor de un hombre muy común.
14 ¡Por eso Yo os digo y os recuerdo que os he dado mucho; pero sólo aquél que tiene el Amor dentro de sí reconocerá esto como una dádiva pura!
15 ¡Quien aquí calcula el Amor y cuenta lo que hace y da, a aquél quiero hacerle lo mismo, — y el calculador no estará libre y el contador no estará sin ataduras ante Mí hasta que se haya despojado de todo cálculo y conteo! ¡Por eso también el Amor debe ser libre y no deberá buscar consejo en su cabeza cuando esté actuando en su interior!
16 ¡Al dador sabio quiero recompensarlo con Sabiduría; pero al dador de Amor quiero Yo mismo ser recompensa! ¡Pero cada cual que no actúe según su libre Amor no verá el rostro del Señor antes que empiece a actuar motivado por el Amor libre!
17 ¡Esto lo digo Yo, el Fiel eterno, el Verdadero, el Primero y el Último, como Padre en todo Amor, para que vosotros consideréis perfectamente todo esto!

Fin del Libro
Fuente:
“Aclaraciones de las Escrituras” Capítulo 37,
recibido el 29 de enero de 1844 por la tarde
por Jakob Lorber

La Semilla en el Campo

La Semilla en el Campo
(Resumen)

Si no hay amor al Padre y al prójimo no conviene leer las sagradas escrituras, porque cualquier Palabra leída (semilla puesta en el campo) no germinará como debe ser. En este extracto del mensaje del Señor se explica cómo abonar el campo del corazón para que la Palabra produzca fruto verdadero y abundante.

En el capitulo 1 de la obra “Schrifttexterklärungen” (Aclaraciones de las Escrituras) encontramos una imagen:

»Un hombre acumula todo el material de construcción en el mismo lugar donde va a construir, pero el constructor le pide que retire primero todo ese material, porque así no puede construir nada.«

El mensaje de esta imagen es: Mejor es tomar poco material y construir una pequeña choza para que de allí se pueda construir una casa más grande. En otras palabras: Es mejor leer poco y practicar lo poco leído.

En el capítulo 2 se presenta una objeción al consejo anterior dada por algún crítico que afirma: Si leemos sólo un poco y después practicamos ese poco, para así volver a leer otro poco, entonces así nunca terminaríamos puesto que en la Biblia hay demasiada lectura como para practicarlo todo en la vida.

Pero el Señor responde a esta objeción con otra imagen:

»Un campesino siembra 100 unidades en la cosecha, él consume 10%. El otro 50% lo reparte entre los pobres. El 40% lo vende y con eso fortalece su vivienda. Es decir hay que sembrar más de lo que se puede consumir.«

¿Pero, qué quiere decirnos el Señor con esto? Primero veamos los elementos en esta imagen:

- El campo bien preparado.
- Las semillas buenas.

¿Qué significan éstas?

Primero hay que preparar el campo antes de leer la Biblia.

El campo es el corazón. Las herramientas son los dos nuevos mandamientos de Jesús. Amar a Dios y al prójimo como a sí mismo.
Estos mandamientos representan lo poco que hay que ponerlo en práctica en el comienzo.

Y cuando el campo esté ya preparado entonces recién se podrá sembrar con generosidad y ningún grano quedará sin brotar o dar fruto. Es decir: un corazón con mucho amor.

Ejemplo: Alguien echa la semilla sobre un campo no preparado, sin abonar o sin labrar. Vendrán los pájaros del cielo y se comerán las semillas. Las semillas que cayeron en las hierbas malas ahogarán al trigo cuando comiencen a crecer.

Esto simboliza a aquellos que leen la Biblia y no reciben frutos en su vida y se vuelven ateos y creen que la Biblia es puro cuento chino. (Origen del ateísmo)

Actuar correctamente significa:

  1. Liberar a nuestro propio espíritu:
    A través de un amor verdadero al Padre y a través del amor al prójimo. En otras palabras: Hacer vivo al Espíritu del Padre o (Espíritu Santo) dentro de nosotros.
Este acto es el que corresponde a abonar y labrar bien la tierra para prepararla para la semilla.
  1. Leer la palabra de Dios:
    Ya no con el fin de preparar la tierra sino con el de mirar cada vez más el semblante de Dios Padre y así incrementar el Amor hacia Él y por consiguiente el amor al prójimo. Este anhelo resulta de reconocer que fue el Padre quién despertó el Espíritu dentro de nosotros a través del Amor al Padre.

Este camino, asegurará naturalmente que cada palabra del Padre sea llena de vida para el lector. El lector que despertó el Amor del Padre dentro de sí encontrará cada palabra de Dios lleno de vida y verdadero por la eternidad, por que él mismo (el lector) está vivo y si no lo estuviera, ¿acaso no moriría hasta la Palabra más viva de Dios dentro de él?

Se dijo: “El que tiene se le dará, el que no tiene se le quitará hasta lo que tiene”

Significa que el que tiene su campo bien preparado, es decir un corazón que ama a Dios, recibirá muchas semillas (muchas Palabras de Dios) y su cosecha será grande.

El que no tiene su campo bien preparado (no hay amor en su corazón) perderá toda semilla que siembre, dicho más claramente: Ninguna palabra de Dios dará fruto en su vida.

Para ser más exactos traduciremos lo que dice el Maestro mismo:

¡Quién tenga1 algo se le dará aquello para que tenga en abundancia, pero quién no tenga2 aquél perderá también incluso aquello que tiene!
Mateo 13.12

1 Se refiere a tener el campo bien abonado y labrado. Es decir tener un espíritu libre y vivo en el amor.
2 Se refiere a quien siembra sobre un campo sin preparar. Es obvio que aquel perderá también toda semilla, a parte de que su campo no tendrá cosecha.

Bienvenidos al Blog Jakob Lorber en Español desde Perú

Apreciado visitante. ¿Conoces la revelación del Señor dada a Jakob Lorber? ¿No? Entonces en este espacio tienes una presentación de tal tesoro. Bienvenido seas.
Bienvenido también a los que ya conocen las maravillosas Palabras nuevas de nuestro Padre llenísimo de Amor que mora en Jesús de Nazareth.

También puedes visitar nuestra página web:

http://jacoblorber.webcindario.com/



Bendiciones.

Ciencia y Espiritualidad - Jakob Lorber - Marzo 2017