miércoles, 29 de marzo de 2017

Filiación divina

Juan 1:12

"Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre,
les dio potestad de ser hechos hijos de Dios."

Resumen

Ser un verdadero hijo de Dios es tener la filiación divina
La filiación divina es la meta máxima que un ser humano puede
alcanzar en la vida.
Hay promesas maravillosas, hecha por Dios, para su Hijos.
Las condiciones son:
Amor a Dios
Amor al prójimo
Humildad, mansedumbre y paciencia.
Autonegación

Introducción

Para alcanzar la verdadera filiación divina es necesario conocer
con exactitud las condiciones necesarias.
Condiciones que tienen que ser guardadas fuertemente en el corazón.
Así lo requiere el orden divino inalterable
gej.03.241.01

Conocimiento previo

El hombre tiene que educarse y consolidarse a sí mismo
de acuerdo al orden divino que él ha reconocido.
Esto tiene que hacerlo voluntariamente y
completamente independiente del poder de la Voluntad divina.
La meta es ser un hijo de Dios libre.
gej.03.241.02

Herramienta para alcanzar la meta

La herramienta recomendada, más adecuada y más efectiva es:
El Amor a Dios
El Amor al prójimo
Sea un hombre, mujer, joven o viejo
gej.03.241.03

Complementos importantes a la herramienta anterior

1 Humildad verdadera
2 Mansedumbre
3 Paciencia
Sin estas virtudes, el Amor
no sería verdadero ni puro.
ni podría subsistir.
gej.03.241.04

Comprobación del Amor puro

¿Cómo puede saber el hombre dentro de sí que se encuentra
completamente y fidedignamente dentro del Amor puro de acuerdo al
orden divino? gej.03.241.05
El hombre puede probarse a sí mismo de la siguiente manera
Estar delante de un hermano pobre que pide ayuda
Revisar si en su corazón aparece un impulso genuino
Este impulso consiste en
querer dar con alegría y sin medida
olvidándose a sí mismo.
Si siente este impulso dentro de sí seria y vivamente
Entonces él ya alcanzó la verdadera filiación divina.
Las promesas hechas por Dios
serán hechas realidad en el hijo.
sus hablar y accionar serán maravillosos
si son maestros entonces estarán justificados ante los discípulos.
gej.03.241.06

Lo básico es

Abrir completamente el corazón a la pobre humanidad.
De lo contrario, las promesas de Dios no se harán realidad en él
gej.03.241.07]

Elementos verdaderos del Cielo en el corazón del hombre

Amor a Dios
Cumplimiento voluntario de la reconocida Voluntad de Dios
gej.03.241.08

El castillo interior del espíritu divino tiene

Recámaras y moradas
El Amor a Dios
La puerta a la moradas
El Amor al prójimo
La puerta tiene que estar bien abierta
para que pueda entrar la plenitud de vida de Dios
Tres ventanas bien abiertas
Humildad, mansedumbre y paciencia
Bien abiertas para que la luz poderosa del Cielo
pueda entrar e iluminar claramente la santa morada de Dios y
calentar con toda plenitud de vida
gej.03.241.09

Consideraciones finales

Amor al prójimo libre,abierto y con alegría
La autonegación más alta posible es
la misma revelación de las promesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario