Sobre el duelo por el difunto

¡Oh Abba Emanuel! ¡Desde tu amantísimo corazón, a través de tu servidor, envía una paternal palabra de consuelo a nuestro hermano Carl, cuya alma está entristecida por el triste estado en el que se encuentra su devastado tío! – Tu santísima voluntad ¡Amén! –

Dice el Señor:

Sí, hoy en día, como ocurre con raras excepciones desde los tiempos de Adán, muchas personas prefieren los consuelos soporíferos a los dolores ligeros que despiertan su vida interior. Y así todavía estás en un estado moderado, querido C. L., pero he aquí, como ya te he pedido un consuelo, como a tu hermano A. H. W., quiero darte también un consuelo verdadero y al mismo tiempo mostrarte el siempre camino correcto hacia ella, en el que no la perderás fácilmente. E incluso si lo haces, te resultará fácil volver a encontrarlos. – Pero con el consuelo no quiero darte una poción para dormir, sino una poción para despertar, sí, ¡una verdadera poción para despertar a la vida eterna!

Por eso escuchad y oíd ​​con vuestro corazón lo que Yo, vuestro amadísimo Padre, os diré ahora: He aquí, si buscáis consuelo, entonces, como siempre, venid a Mí, vuestro santo, buen Padre, lleno de amor. y confiad, Sí, venid a Mí, vuestro Jesús, y siempre encontraréis descanso completo y reconfortante para vuestro corazón que se conmueve.

El hecho de que esto le haya sucedido a tu tío y que por eso estés lleno de ansiosa melancolía en tu corazón, míralo y reconócelo en ti mismo, esta es Mi voluntad y Mi orden. Porque así como he determinado el tiempo del nacimiento y luego el tiempo del nacimiento físico de un niño del vientre de la madre, no menos también he ordenado con mucho amor el momento en que el espíritu viviente debe ser tomado del cuerpo de la muerte y completamente liberado.

Si ahora sabes que todo esto viene de Mí y no puede venir de ningún otro lugar sino sólo de Mí, ¿cómo puedes llorar en tu corazón y desanimarte en tu alma si me amas a Mí, a tu y ciertamente a tu feliz tío? más amorosamente, santo, mejor padre de todos? – ¿Crees que aquel por quien llora tu corazón está sufriendo algún tipo de dolor ardiente – o que está muerto? Oh, créanlo fielmente en Mi Corazón, el amabilísimo Padre Santo no tiene alegría en el dolor de los niños - y ninguna palabra viva llega a los muertos, así como es infinitamente difícil para los muertos, sino sólo la palabra que ya les ha sido dada. que los juzga. ¡Pero ahora te digo con palabra viva que tu tío es ahora infinitamente más feliz que tú y todos tus hermanos que todavía caminan sobre la tierra muerta!

¡He aquí, no debes llorar en tu corazón porque quiero tomar a tu tío para Mí! – ¿O debería haberlo dejado morir para siempre en la tierra con su cadáver como un Caín? ¿O te gustaría escuchar la maldición de Mi boca de que vivirás para siempre en la tierra antes de morir? –

Solo créelo firmemente y sin dudas, quien es visitado por última vez por Mí a la manera de tu tío, ha sido visitado por un fuego vivo de amor, por eso los antiguos en la antigüedad llamaban a este tipo de muerte el golpe divino o muerte divina. convertirse. Sí, es cierto, porque la persona que se va no sufre aquí el más mínimo dolor y de repente despierta por completo de esta vida onírica terrenal a la vida más brillante del espíritu.

Pero en este tipo de transgresión hay que tener en cuenta una cosa: que junto a este tipo de transgresión también existe una vida futura, que se produce físicamente por el gusto necio de toda clase de manjares y por la entrega a la bebida y a la prostitución. Pero en este sentido me comporto como si me estuviera suicidando; porque todos los juerguistas, glotones, borrachos y fornicarios se destripan y también son culpables de muerte para sí mismos. ¡No tengo nada que ver con ellos, porque han engordado su propia muerte para que él luego los tome rápida y fuertemente en sus brazos como agradecimiento!

Por eso los salarios por el trabajo son adecuados. Pero este tipo de golpe no es divino para la vida, sino fatal para la muerte y es extremadamente aterrador y doloroso, a menudo incluso hasta la tumba, con plena conciencia de la muerte misma y de todas las cosas externas transitorias.

Pero como llamé feliz a tu tío en este discurso, ¡¿seguramente no le contarás las cosas malas a tu tío?! –

Pero Yo os digo: No os preocupéis en absoluto y alegraos en Mí si vuestro tío volverá a la casa de la muerte o si permanecerá conmigo por completo, ya que nunca tendrá que ser lo suficientemente manso en un manicomio; porque yo – lo escucho bien y lo entiendo en vosotros – yo, yo, vuestro Padre todopoderoso, amantísimo, yo, vuestro amado Jesús, así lo quiero; y como quiero seguramente será lo mejor? Entonces, ¿no lo creen con el corazón en Mí? ¡Créelo, porque realmente es así! –

Pero el hecho de que usted, como otras personas, sienta dolor por los familiares cercanos que han fallecido también se basa en el orden. Pero mejor sería un dolor de alegría que un dolor de tristeza ingrato; porque el dolor de la pena es casi como el dolor de la envidia de los hijos justos del padre, ¡por eso estaba lleno de alegría al preparar una gran fiesta de alegría para el hijo pródigo que había regresado a su casa! - ¡¿Entiendes esto?! – – –

Pero la tristeza de la mayoría de las personas por los que han muerto es principalmente una tristeza habitual, por lo que suelen llorar a aquellos a quienes sus corazones se habían acostumbrado más desde su juventud. Pero todo viejo hábito es doloroso para quien tiene que abandonarlo; ¿Cómo no va a ser la del corazón?

Pero independientemente de esto, el duelo no es una virtud y está más cerca del amor propio que de mí. Porque si fuera virtud, se tendría que llorar por igual a cada hermano y hermana fallecidos, ya que Yo soy el mismo y único padre para todos. – Entonces no está solo, y por eso los familiares por los familiares sienten más un duelo habitual que un duelo virtuoso.

Pero Yo digo: nadie faltará a quien llora, pero quien con razón me ha reconocido en su corazón, nunca se lamentará. Y así también me reconocéis a Mí, vuestro Padre todopoderoso, amantísimo, a Mí, vuestro Jesús, en vuestro corazón, entonces habéis encontrado en vosotros el consuelo más seguro y lleno de vida eterna por toda la eternidad. Amén. Considera de dónde viene esta palabra y tu corazón se regocijará. Amén. –

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola