María

María fue la virgen más pura y piadosa y la madre biológica de Jesús, fecundada por el amor de Dios. [1] Por juicio del sumo sacerdote de Jerusalén, ella se convirtió en la esposa legal de su padre adoptivo, José. Ella fue la segunda esposa de José. [2] Por su misericordia, que es casi igual a la del Señor, el Reino de Dios del Amor llegó a ser para ella como un reino, en el que ella es reina para siempre. [3]

Esencia

María fue la madre del Señor desde que Le dio a luz. Pero después de que Él se convirtiera en Dios, quitó todo lo humano que provenía de ella. Por eso, ella lo adora como su Dios y no quiere que nadie piense en Él como su hijo (nota: en el sentido de una persona común y corriente), ya que en Él está toda la Divinidad. (Ver El alma de Jesús proviene de la madre María). [4]

María decía de sí misma que su vida era pura Gracia del Señor, por lo que no podía hacer otra cosa más que amarlo en todo momento, alabarle y ensalzarle con todas sus fuerzas. [5] Un espíritu divino sopla de ella. [6] José se refirió a ella como maestra principal de las serpientes. [7] Todo lo que hace María es siempre bueno, y Jesús siempre se alegra mucho de lo que ella quiere y de lo que hace. [8]

María tenía visiones a menudo, por ejemplo durante su viaje a Belén vio dos pueblos frente a ella, uno llorando y el otro riendo lleno de alegría y alegría. (Nota: Esto probablemente se refiere a los judíos y gentiles. A algunos les fue quitado el Mesías, por lo cual se lamentaron y lloraron; a otros les fue dado, por lo cual se llenaron de alegría.) [9]

María se alegró muchísimo de llevar al Niño Jesús en brazos, pero mayores y más felices son los que lo llevan solo a Él en el corazón. (como María) [10]

María era muy hábil hilando y confeccionando vestidos enteros. [11] Ella también era maestra principal de escuela, ya que le habían enseñado todo tipo de cosas en el templo. [12]

Apariencia y carácter

Como madre joven del niño Jesús, María vestía ropas muy pobres. [13] A la edad de 15 años fue descrita como físicamente bastante pequeña y débil, [14] alrededor de los 27 años como bastante fuerte físicamente. [15]

En el momento que Cristo inicio su Ministerio de enseñanza, María tenía unos 45 años, pero aparentaba apenas veinte años y era bastante bella. Aunque ahora se la describa por esa etapa de su vida como una persona ya mayor y completamente de bajo perfil. Cuando siguió a Jesús a Sicar, estaba vestida de lino blanco puro y un sencillo delantal azul. En la cabeza llevaba una sombrilla cuadrada como las demás mujeres de Galilea y Judea. [16]

María fue la madre más tierna, el amor maternal más puro. [17] Ella podía ser muy estricta con el niño Jesús cuando él no quería hacer lo que ella quería, lo que hacía que su rostro se sonrojara, y el niño Jesús también le tenía miedo y obedecía cuando era absolutamente necesario. Esta severidad provenía de su gran amor por el niño, porque siempre tuvo mucho miedo de que le pasara algo malo, y aunque fuera sin razón, tenía buenas intenciones. [18] Durante los años de enseñanza de Jesús, les entristecía ver y experimentar cómo los malvados y ciegos intencionalmente malinterpretaban y perseguían a su eternamente mayor benefactor y casi siempre lo trataban con la mayor ingratitud. [19]

Incluso a una edad temprana, María tenía la sabiduría más profunda de Dios. [20] Jacobo la describió como extremadamente buena y más gentil que una tórtola, razón por la cual no podía ser ofendida. Si alguien pretendía insultarla, bendeciría diez veces a la persona por un insulto y pediría su amistad al insultador de una manera que ni siquiera la piedra más dura podría resistir. [21] Si bien María provenía de la más alta nobleza; pero su alegría consistía en ser humillada en todas partes y por todos. [22] El niño Jesús describió a María como siempre (interiormente) muy hermosa. Una compasión tan grande podía surgir en su corazón que era casi igual a la de Él. [23] Los escribas y fariseos la describieron como una mujer trabajadora y bastante virtuosa, una a la que ciertamente nadie podía criticar de hacer cosas no virtuosas. [24]

María sabe mejor que nadie que el oído del Señor es más agudo que el de ella y que sus ojos son más brillantes que los de ella; también que Su Amor, Su humildad y Su gentileza anulan el amor, la humildad y la gentileza de todos, incluso de los espíritus más bienaventurados del cielo. [25]

Origen

En el pasado durante la vida de Adán existía una virgen llamada Pura, que según el espíritu de amor y fe, era María misma [26] La madre de Pura, llamada Ghemela, era completamente parecida a ella. [27]

María provenía de la tribu de David, [28] y era la única hija de Joaquín y Ana. [29] Ella fue concebida espiritualmente, sin relaciones sensuales. [30] Ella decía de sí misma que era hija de un rey, pero hacía mucho que la gloria real había pasado y ella se había convertido en esclava del Señor, que era una gloria mayor que todos los reinos del mundo. [31]

María era pariente del sumo sacerdote Zacarías y también de su sustituto que fue elegido cuando Zacarías quedó mudo. [32]

Historia

María era nativa de Jerusalén y nació de manera milagrosa, porque Ana ya era anciana; Su concepción era impensable sin un milagro. María fue criada en el Templo de Jerusalén hasta los 14 años, [33], el cual le había arrebatado violentamente  las riquezas de sus padres fallecidos como recompensa por su educación. (según el relato el padre de Lázaro) [34]

Infancia en el templo

María fue educada en asuntos exteriores en el Templo de Jerusalén, pero interiormente fue educada por Dios mismo. [35] Cuando Isabel preguntó cómo le iban las cosas en el templo, ella respondió que estas cosas eran demasiado altas para ella, y que no sería prudente que ellas, como mujeres, consultaran acerca de las cosas que el Señor había dado a los hijos de Aarón. Si sólo amaban a Dios y guardaban Sus santos mandamientos, entonces vivían enteramente de acuerdo con su estatus. Si el Señor quisiera, castigaría y transformaría el templo en el momento oportuno. De esto Isabel reconoció la gran humildad y modestia de María. [36]

Nota: Hay videntes, como María de Ágreda, que relatas que  María recibía duras intimidaciones en el templo.

El arcángel Zuriel jugaba muchas veces con María en el templo y siempre le traía buena comida y bebida dulce. También a veces bromeaba mucho con ella hablándole sin dejarse ver, y ella muchas veces tenía que rogarle durante horas para que hiciera algo. Esto sucedió de acuerdo a la voluntad del Señor, cuyo amor “pellizca” constantemente a Sus  seres amados, para forma r así la vida y haciéndola permanente para la eternidad. [37]

Entrega a José

Cuando María creció y fue necesario, según la ley mosaica, retirarla del templo, se enviaron mensajeros por toda Judea para que vinieran los padres para buscar a alguien que fuera digno de recibirla en su casa. José fue a Jerusalén al lugar de reunión en el templo. [38]

Cada aspirante a María tenía que entregar una vara de lirio fresco a un sacerdote. Luego el sacerdote entraba con la vara en el interior del templo para orar allí, después de lo cual salía de nuevo y devolvía a cada uno su vara. Todos los bastones se mancharon inmediatamente, sólo el último que le dieron a José permaneció fresco e impecable. [39] Dado que esta prueba fue criticada por ser parcial e inválida, se llevó a cabo otra prueba. El sacerdote mandó llamar a María y le dio una paloma para que la dejara volar libremente en medio de la plaza. Aquél sobre cuyo bastón y después sobre la cabeza la paloma se posara, recibiría a María. Los solicitantes estuvieron de acuerdo con esto. María hizo lo que le dijeron y la paloma voló hacia José y se posó en la vara y de allí sobre su cabeza. [40]

Sin embargo, a pesar de la señal, José tenía reservas acerca de recibir a una mujer tan joven en su casa dada su avanzada edad y posiblemente convertirse en el hazmerreír delante de los hijos de Israel, ante lo cual el sacerdote le advirtió que prestara atención a la señal de Jehová, de lo contrario sería castigado. José, muy asustado por esto, pidió al sacerdote que orara al Señor y luego, según la voluntad del Señor, le entregara la virgen. Esto lo hizo el sacerdote, después de lo cual el Señor le habló y le ordenó que le diera la virgen a José, como el más justo de los hombres en la tierra. Y así sucedió según la voluntad del Señor. José llevó a María a su pobre hogar en la zona de Nazaret. [41]

La labor en la cortina del templo

En el templo había una cortina que separaba el Lugar Santísimo del templo y que se había deteriorado mucho con el tiempo. Según la voluntad de Dios, David había ordenado que el trabajo fino de la cortina siempre lo hicieran las vírgenes de su tribu, y según su voluntad, la suerte decidiría qué virgen debía hacer esto según su habilidad. Entonces los sacerdotes buscaban una virgen de la tribu de David que hiciera una segunda cortina para el templo para cubrir los defectos de la cortina antigua. El sumo sacerdote se acordó de María, que había sido entregada a José sólo unas semanas antes, y la hizo llamar también al templo. [42] Esto sucedió en el momento en que Zacarías se había quedado mudo, por lo que se le eligió un representante, entre los cuales se rifó esta obra. [43]

La cortina estaba hecha con hilos de oro, amiant, algodón, seda, así como escarlata de color jacinto y púrpura verdadero. Por sorteo María recibió la escarlata y la verdadera púrpura. Ella agradeció a Dios por la generosa recompensa de tan loable labor y regresó a la casa de José con el material. Allí trabajó con mucha diligencia para ser la primera en terminar, pero no por deseo de gloria, sino para, en su opinión, darle a Dios una gran alegría. Primero trabajó en el escarlata, que debía ser hilado con gran atención, lo que María logró con maestría. Después de tres días, terminó con la escarlatina y luego pasó a la púrpura. Para procesarlo, a menudo tenía que ir a buscar agua, y fue allí en donde se le anunció el nacimiento del Señor (ver más abajo). [44]

Cuando María terminó la púrpura al cabo de unos días, fue a Jerusalén y entregó la obra al sumo sacerdote. Encontró el trabajo particularmente excelente y lo elogió con las siguientes palabras: [45]

María, tal habilidad no reside naturalmente en ti, ¡pero el Señor ha trabajado con tu mano! Por eso Dios os ha hecho grandes; Serás bendecida por el Señor Dios entre todas las mujeres de la tierra, porque fuiste la primera en llevar tu trabajo al Señor en el templo. [46]

María pidió entonces al sacerdote que no la alabara demasiado y que no la exaltara por encima de los demás, ya que su obra no era mérito suyo, sino sólo del Señor, que guiaba su mano. Por lo tanto, toda alabanza, toda gloria, toda alabanza y todo su amor y adoración deben ser dadas solo a Él por siempre y sin cesar. [47]

Concepción y anuncio del nacimiento del Señor

Era un viernes por la mañana cuando María salió con un cántaro para llenarlo de agua. Entonces una voz le dijo: [48]

¡Salve, llena eres de la gracia del reino del Señor! ¡El Señor está contigo, tú que eres bendita entre las mujeres! [49]

Esto sorprendió a María porque no sabía de dónde venía la voz y no podía ver a nadie hablando. Se apresuró a salir con su jarra de agua llena y entró en la casa. Allí, sin embargo, se encontró con el ángel del Señor, Gabriel, y él le dijo lo siguiente: [50]

“No temas, María, porque has encontrado una gracia infinitamente grande ante el rostro del Señor; ¡He aquí que concebirás con la Palabra de Dios!” [51]

Como María no podía entender el significado de estas palabras, preguntó cómo podía suceder esto, ya que ella estaba lejos de ser la esposa de un hombre y nunca había conocido a un hombre que la tomara por esposa. A esto el ángel respondió: [52]

“¡Escucha, Virgen de Dios escogida! No será así, sino que el poder del Señor te cubrirá con su sombra. ¡Por eso lo santo que nacerá de ti será llamado Hijo del Altísimo! Pero le pondrás el nombre de Jesús cuando nazca de ti; porque Él redimirá a Su pueblo de todos los pecados, del juicio y de la muerte eterna”. [53]

Entonces María se postró ante el ángel y dijo: “He aquí, yo soy sólo una esclava del Señor; ¡Hágase, pues, en mí según Su Voluntad, como fueron tus palabras!”

Entonces el ángel desapareció de nuevo. [54] y María concibió al Señor. En ese momento ella tenía catorce años. [55]

María con Isabel

María visitó a su tía (tía, hermana de la madre) Elisabeth, y cuando llamó a su puerta, el niño en el vientre de Elisabeth comenzó a saltar, y la madre escuchó una voz tranquila cerca de su hijo, que decía: “Madre, ve, ve pronto, porque es la madre de mi Señor y vuestro, de mi Dios y vuestro, la que llama a la puerta y os visita en paz”. Entonces Elisabeth corrió hacia la puerta y la abrió. Según la costumbre, inmediatamente dio a María su bendición, la abrazó con los brazos abiertos y le dijo: [56]

“¡Oh María, bendita entre las mujeres! ¡Bendita tú entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¡Oh María, Purísima Virgen de Dios! – ¡¿De dónde viene esta gracia tan grande para que me visite la madre de mi Señor, mi Dios?!” [57]

María, sin embargo, no entendió ninguno de los secretos y le preguntó a Elisabeth sobre ellos y si estaba embarazada de verdad, a lo que ella le explicó cómo se había enterado. Entonces María recordó lo que le había dicho el arcángel Gabriel, aunque todavía no entendía nada al respecto. [58]

María se quedó con Elisabeth durante tres meses completos y la ayudó con las tareas del hogar como una criada. Luego regresó a la casa de José. [59]

Embarazo y viaje a Belén

(Ver Embarazo y Viaje a Belén)

El nacimiento y la infancia de Jesús.

(Ver Infancia de Jesús)

Bodas en Caná

(Ver Bodas en Caná)

Expulsión de su casa y el establo.

Cuando Jesús estaba trabajando en Jesaira, María y dos de los hijos de José lo buscaron. [60] Habían sido expulsados ​​por los fariseos bajo el mando de Jairo, quienes se habían apropiado de sus posesiones y vendieron su cabaña y el jardín bien cultivado a un extraño. (Nota: Los fariseos tenían derechos patrimoniales de propiedad sobre todos los judíos). María y sus parientes ya no sabían de qué se suponía que debían vivir, ya que los fariseos también habían prohibido a todos los judíos, bajo severo castigo, darles trabajo o limosna. Tampoco eran lo suficientemente jóvenes para el duro trabajo diario. Al mismo tiempo, Baram y Kisjonah se ofrecieron a recibir a María y a todos sus familiares, por lo que Jesús les prometió Su Bendición y Gracia para siempre. Los hijos de María y José recibieron de Kisjoná una posada con propiedad en Kis. [61]

Cuando Archiel estaba a cargo de los negocios en Capernaum, que estaba cerca de Nazaret, durante la ausencia de Fausto, le dio a la familia de Jesús su hogar nuevamente, la antigua casa de José. [62]

Después de que Jesús visitó Nazaret con sus discípulos y luego se fue de nuevo, María se quedó por un tiempo en casa de Borus, donde fue bien atendida y tuvo mucho consuelo. Los dos hermanos mayores del maestro cuidaban la casa y Borus les proporcionaba todo lo que necesitaban. Así, los amigos de Jesús en Nazaret vivieron en los mejores términos en su ausencia personal y trataron diariamente con Él, sus enseñanzas y sus obras, que ellos mismos experimentaron. [63]

Muerte

Después de la Asunción del Señor, María murió doce años en Betania, en casa de Lázaro, Marta y María. Su enfermedad era el amor cada vez mayor al Señor, y la llama de este amor había disuelto a María y la había transfigurado para siempre. No se menciona una ascensión visible al cielo; María era... y ya no era. Sólo Juan apóstoll fue testigo ocular. [64]

Adoración

(Ver Veneración de María)

Su vida en el Más Allá

Emanuel Swedenborg describe a María en el cielo caminando sobre su cabeza, envuelta en una prenda blanca como si estuviera hecha de seda. Ella se detuvo un momento y luego dijo que había sido la madre del Señor; Él ciertamente nació de ella, pero cuando se convirtió en Dios, se quitó todo lo humano que había recibido de ella. Ella ahora lo adora como su Dios y no quiere que nadie lo reconozca como su hijo porque en Él todo es divino, (ver también el alma de Jesús proviene de la madre María). [65]

Ver también

• Joseph
• Sagrada Familia
• Infancia de Jesús

Familia

Padre: Joaquín
Madre: Ana
Hombre: José
Hijo: Jesus

Referencias

[1] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 10.146.1 ; Jakob Lorber, Regalos celestiales 1.400426.2
[2] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.45 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 11,32-33 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 15,21-22 ; Jakob Lorber, Los tres días en el templo 2.8 ; Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 1.189.5
[3] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 255.15-22
[4] Emanuel Swedishborg, La verdadera religión cristiana 102c
[5] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.30
[6] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.31
[7] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 124.14-15
[8] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 9.135.16
[9] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 14,6-8
[10] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 40,8-9
[11] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 163.5
[12] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 163.18
[13] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 55.7
[14] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 95.5 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 147.21
[15] Jakob Lorber, Los tres días en el templo 31 de octubre
[16] Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 1.108.9 ; Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 1.34.3-4 ; Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 1.52.6 ; Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 1.121.2 ; Jakob Lorber, Regalos celestiales 3.411201.25
[17] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 1.108.9
[18] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 230,2-19 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 230.28
[19] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 2.92.9
[20] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 40.11-14
[21] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 94.10-13
[22] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 94.15
[23] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 255,8-9 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 255.15
[24] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 1.121.2
[25] Jakob Lorber, Regalos celestiales 1.400426.3
[26] Jakob Lorber, La mayordomía de Dios 2.123.19
[27] Jakob Lorber, La mayordomía de Dios 1.185.16
[28] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 2.7
[29] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 10.146.1 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 2.17
[30] Jakob Lorber, Regalos celestiales 3.470529.1
[31] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 105.21
[32] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 2.20-21
[33] Jakob Lorber, Los tres días en el templo 3.6
[34] Jakob Lorber, Los tres días en el templo 3.12
[35] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.3 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.26
[36] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.20-25
[37] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 114.2-7
[38] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.3-5 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.26
[39] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.6-8
[40] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.9-15
[41] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 1.17-33
[42] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 2.1-12
[43] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 2.20
[44] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 2.13-25 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.1-2
[45] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 5.1-2
[46] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 5.6-7
[47] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 5.8-10
[48] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.1
[49] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.2
[50] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.3-6 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.16
[51] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.7
[52] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.8-9
[53] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.10-12
[54] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 3.13
[55] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 4.5 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 4.14
[56] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.7-10
[57] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.11-12
[58] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.13-16
[59] Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.32 ; Jakob Lorber, La historia de la infancia de Jesús 6.38
[60] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 1.188.1-2 ; Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 1.189.5
[61] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 1.190.1-4 ; Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 1.230.3-5
[62] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 2.11.6-7 ; Jakob Lorber, El gran evangelio Juan 2.13.6
[63] Jakob Lorber, El gran evangelio de Juan 2.94.19
[64] Jakob Lorber, Regalos celestiales 3.431017.2
[65] Emanuel Swedishborg, La verdadera religión cristiana 102c; Emanuel Swedishborg, El juicio final, continuación 66



Fuente: https://prophetia.org/index.php?title=Maria

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola