¿Qué es la avaricia?


La avaricia es el afán desmedido de poseer riquezas, bienes, posesiones u objetos de valor abstracto con la intención de atesorarlos para uno mismo,​ mucho más allá de las cantidades requeridas para la supervivencia básica y la comodidad personal. Se le aplica el término a un deseo excesivo por la búsqueda de riquezas, estatus y poder. La codicia, por su parte, es el afán excesivo de riquezas,​ sin necesidad de querer atesorarlas. La codicia (o a veces la avaricia) se considera un pecado capital.

La avaricia se manifiesta de diversas maneras, como el deseo de tener siempre más, la incapacidad de desprenderse de las posesiones, la preocupación excesiva por el dinero y la riqueza, y la falta de generosidad con los demás.

La avaricia puede tener consecuencias negativas, tanto para la persona avara como para las personas que la rodean. La avaricia puede conducir a la soledad, la infelicidad y la enfermedad. También puede conducir a la explotación de los demás, la corrupción y la injusticia.

Hay algunas cosas que se pueden hacer para superar la avaricia. Una es ser consciente de los propios pensamientos y comportamientos. Otra es aprender a valorar las cosas que son más importantes que el dinero y las posesiones. También es importante ser generoso con los demás, ya que esto puede ayudar a desarrollar una actitud más positiva hacia el dinero y las riquezas.

Algunos ejemplos de avaricia son:

  •     Una persona que se niega a gastar dinero en sí misma o en los demás, incluso cuando necesita hacerlo.
  •     Una persona que acumula posesiones sin usarlas o disfrutarlas.
  •     Una persona que está obsesionada con el dinero y la riqueza.
  •     Una persona que se aprovecha de los demás para obtener dinero o riquezas.

La avaricia es un pecado capital, ya que es un deseo desordenado que puede conducir a la corrupción y la injusticia. Es importante ser consciente de la avaricia y trabajar para superarla.

Fuente: wikipedia.org/wiki/Avaricia, elaborado por Bard


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola