Sobre las posesiones

El romano Agripa cuenta a Jesús su experiencia con un hombre de buena índole, nativo de Iliria, pero poseído.

Entonces Agripa dijo: “Señor y Maestro, debido a que has sido tan generoso al iluminar esta noche, ¡me gustaría que aprovecharas esta oportunidad para arrojar algo de luz sobre un fenómeno extraño en la vida entre las personas!

Mira, al igual que mi amigo Agrícola, soy una persona que sabe mucho y también tengo mucha experiencia en algunas cosas raras y, por lo tanto, puedo hablar de muchas cosas que no serían posibles para todas las personas. Llegué a Iliria en Europa hace varios años por asuntos oficiales de alto nivel. Esta Iliria es un país muy montañoso y en gran parte desolado y duro, y por eso sus habitantes no son muy educados y tienen muchas similitudes con el país que habitan. Son duros, poco fértiles de espíritu, pero fuertes en toda clase de leyendas y sobre todo en toda clase de supersticiones y, como su tierra, muy fértiles en toda clase de maleza.

Bueno, en un lugar donde los romanos tenemos una fortaleza desde hace mucho tiempo, encontré un grupo de personas, entre ellas algunos sacerdotes. Se trataba de una persona de unos treinta años que, según me dijeron, había estado poseída por un cacodemonio durante años y que ahora intentaban liberarlo de él. Se trata del hijo de una familia muy respetada en este lugar, y toda la casa, y a veces incluso toda la ciudad, sufre un verdadero tormento infernal a causa de esta persona, y sin embargo, la persona no puede hacer nada al respecto, ya que él mismo es el que más sufre.

Al principio pensé que se trataba de una locura por parte de aquella gente y también de una sutil artimaña por parte de los sacerdotes, que habían elegido a algún individuo humano preparado para tal fin para utilizar su tal vez sólo aprendido frenesí para hacer que las personas que buscan milagros sean más leales y más fieles a ellos. Pero poco después, cuando me convencí con todos mis sentidos de que el frenesí del hombre no podía ser en absoluto natural, porque sus expresiones de fuerza aumentaban hasta tal punto que los llamados trabajos hercúleos serían un puro juego de niños, yo mismo comencé a reconocer la existencia de un cacodemonio en el ser humano para creer con total convicción.

Los dos sacerdotes, que conocían muy bien al infortunado por síntomas previos, dijeron a los demás hombres fuertes: 'Pronto llegará el momento de la ira y el desborde; ¡Por lo tanto, atadlo y amordazadlo inmediatamente con las cuerdas y cadenas más fuertes! Porque sólo entonces el cacodemonio abandonará al ser humano cuando éste no pueda romper sus cuerdas y cadenas consagradas por nosotros’.

Luego amordazaron a la persona con cuerdas y cadenas de tal manera que cien Hércules nunca habrían podido moverse después de estar amordazadas de esa manera. Los sacerdotes y las demás personas se alejaron al menos cien pasos del hombre amordazado y me pidieron que hiciera lo mismo. También hice lo que me aconsejaron.

Pero no pasaron veinte momentos después de que estábamos a la distancia antes mencionada antes de que el hombre se levantara tan rápido como una flecha, gritando horriblemente, rompiendo las cuerdas y cadenas en muchos pedazos en un instante, e inmediatamente saltando increíblemente alto desde el suelo hacia el aire, gritando horriblemente, pero también agarró piedras que pesaban varios cientos de libras y las arrojó a su alrededor como si fueran frijoles ligeros. Después de este despliegue de ira y furor duró una hora, el hombre cayó al suelo, completamente inconsciente, y nos permitieron acercarnos a él nuevamente.

Los dos sacerdotes le hicieron preguntas para contarles lo que le había pasado. Pero él no sabía nada de su locura, sólo habló de una visión en sueños en la que se encontraba en un lugar muy hermoso. Durante este breve relato, el tono de su voz fue muy suave, como el de una madre que sufre pacientemente; pero pronto el tono y el lenguaje cambiaron. Su boca se abrió de par en par, como por alguna fuerza mágica, y una voz poderosa, completamente extraña, parecida a un trueno, en lengua griega, llegó a nuestros oídos desde la boca bien abierta con aproximadamente estas expresiones:

'¡Oh, miserables mosquitos entre larvas humanas queréis echarme de esta casa alquilada!? ¡No todos los ejércitos romanos son capaces de hacer esto! Antes de que estuviera lista una piedra para construir Roma, mucho antes de que yo fuera el famoso rey Ciaxares, el primero de ese nombre, derroté a los escitas y hice la guerra a Lidia. Mi segunda hija, Mandane, se convirtió en esposa del rey de los persas y madre del famoso gran Ciro, cuyo padre se llamaba Cambises. ¡No necesitáis saber más!

Pero esta casa de carne, en la que ahora yo vivo a mi antojo y de la que no me dejaré echar, proviene de mi sangre y, por tanto, ¡la poseo con todo el derecho! Por tanto, todos vuestros esfuerzos por sacarme de allí son en vano; ¡Puedo entretenerme en esta casa mía como quiera!'

Después de esta extraña conversación, pronunció algunas horribles maldiciones y amenazas contra los dos sacerdotes, sacudió al hombre varias veces, después de lo cual volvió en sí, se sintió extremadamente débil y exigió algo de comer. Cuando estuvo algo más fortalecido después de comer, le preguntaron nuevamente si sabía lo que había dicho antes. Él lo negó con su voz suave y natural, pero sí recordó que había estado durmiendo y en su sueño estaba entre jóvenes vestidos de blanco.

Luego hablé específicamente con los sacerdotes y también con los padres  de la persona poseída y les aconsejé que se debía acabar de buena manera con su vida, para que el cacodemonio tuviera que abandonar su casa. Pero luego todos me aseguraron que esto sería prácticamente imposible y que cualquiera que intentara algo así estaría poniendo en gran peligro su vida. Alguien ya lo había intentado, pero salió muy dañado. Poco después abandoné el desafortunado lugar y tomé nota de este hecho verdaderamente experimentado: lo he contado muchas veces a personas sabias, incluidos los judíos, pero nunca se ha mencionado ninguna explicación adecuada del mismo.

También me contaron mucho sobre personas que estaban poseídas por demonios o espíritus malignos y que era muy difícil curar a esos enfermos; pero nadie sabía cómo decirme quiénes eran realmente esos demonios o espíritus malignos, y cómo pueden y se les permite habitar en una persona pobre y débil y dominar completamente su naturaleza. A menudo se encuentran niños que están miserablemente acosados ​​por espíritus malignos.

Señor y maestro, ¿qué hay detrás de eso? Con seguridad no es posible que una persona tan desafortunada cometa fraude; porque lo que experimenté con los ilirios estuvo ciertamente tan lejos de ser un fraude como lo fue de un extremo al otro del mundo”.

Jesús explica la naturaleza de la obsesión

Yo le dije: “Tu experiencia es completamente correcta, y Yo mismo he librado de tales males a varias personas aquí en la tierra de los judíos y también entre los griegos. Realmente hay personas que son poseídas por espíritus malignos por un tiempo, pero sólo en la carne, sin poder dañar en lo más mínimo el alma de tal poseído.

Los espíritus malignos que se apoderan de la carne de una persona son almas de personas fallecidas que alguna vez llevaron una mala vida en el mundo, sabiendo muy bien que sus acciones eran malas. Sin embargo, la posesión sólo se da entre aquellas personas cuya creencia en un Dios y en la inmortalidad del alma ha desaparecido por completo.

Estos incidentes en los tiempos oscuros de la fe, que en sí mismos parecen terribles, son por lo tanto sucesos permitidos para que los incrédulos reciban una dura advertencia de que su incredulidad es vana, y para que tengan la seguridad que el alma humana continúa viviendo después de la muerte del cuerpo, y que existe un Dios que es capaz de castigar incluso en el Más Allá la maldad y la estupidez de los hombres.

Estos incidentes en los tiempos oscuros de la fe, que en sí mismos parecen terribles, son por lo tanto algo permitido para que los incrédulos reciban una dura advertencia de que su incredulidad es vana, y que después de la muerte del cuerpo hay y ciertamente hay una supervivencia segura de el alma humana un Dios que es capaz de castigar incluso más allá la maldad y la necedad de las personas.

El espíritu maligno que se apodera de la carne de una persona experimenta, a pesar de su resistencia maligna, humillaciones que le resultan casi insoportables con las cuales él se vuelve más dócil y más iluminado dentro de sí mismo; y aquellos que son testigos de tales condiciones son liberados fuertemente de su forma de vida demasiada materialista y oscura, comienzan a pensar en cosas espirituales y ser mejores en lo que hacen y dejan de hacer.

Por eso, esto que ocurre entre la gente y tiene muy mala pinta, tiene su lado claramente bueno, incluso en los tiempos de la máxima pobreza de Fe, como tú mismo seguramente lo habrás notado entre tus ilirios.

Los dos sacerdotes, que antes sabían cómo engatusar a la gente para sus propios beneficios mediante todo tipo de engaños mágicos, no creían nada en sí mismos, y aun así acumularon importantes tesoros para ellos mismos. Pero gracias a ese hombre poseído han llegado a ideas completamente diferentes y han renunciado significativamente a sus engaños; porque el espíritu maligno ya les había dicho varias veces que ellos eran unos engañadores muy miserables y que él era mucho mejor que ellos y que quisieron luchar contra él en sus impotencias.

Los dos sacerdotes ahora creen plenamente en la continuidad de la vida del alma después de la muerte del cuerpo y ahora creen en un Dios, porque el espíritu les había gritado varias veces en la cara que él mismo, como espíritu maligno, era mucho más real que diez mil legiones de dioses imaginarios con cuya ayuda querían expulsarlo; pero que sólo habría un Dios verdadero a quien él obedecería si le ordenara salir de la casa de carne.

Esto lo observaron también otras personas que consecuentemente alcanzaron una fe diferente y mejor. Por lo tanto, tales posesiones no siempre  son algo tan malo o injusto permitido por Dios como lo puede imaginar el raciocinio humano.

En las personas que tienen una fe verdadera y viva, la posesión nunca ocurre, porque el alma humana y el espíritu dentro de ella también penetra el cuerpo de tal manera que ningún espíritu extraño o incluso maligno pueda penetrar en la carne de un ser puro y completamente espiritual.

Pero cuando el alma de una persona se ha vuelto oscura, carnal y material y, por lo tanto, también ansiosa y temerosa, enferma y débil, de modo que no puede ofrecer ninguna resistencia a un intruso extraño, entonces también sucede fácilmente que de vez en cuando las almas malvadas penetran el cuerpo de alguna persona débil. Estas almas malvadas después de abandonar su propio cuerpo, suelen quedarse y causar estragos en aquellas regiones bajas de esta tierra, donde hay personas similares que viven en la carne,  y suelen instalarse en la parte del vientre sensual del cuerpo y actúan como espíritus extraños y siempre malignos que comienzan expresarse exteriormente a través de la carne del poseído.

Pero el poseído nunca sufre ningún daño en el alma, como lo indiqué al principio, por lo que estar poseído, como ya dije, no es tan malo como parece a la gente.

Pero dondequiera que en el futuro os encontréis con tales poseídos, poned vuestras manos sobre ellos en Mi nombre, y los espíritus malignos abandonarán al poseído. ¡Pero si encontráis a alguien que está poseído por un espíritu obstinado, amonestadlo, y entonces este obedecerá inmediatamente a quien lo amonestó seria y completamente fielmente en Mi nombre!

Porque donde Mi enseñanza es predicada a las personas a través de vosotros, ya no es necesario que los demonios ayuden a levantar la fe mediante la carne posesa entre las personas que han perdido la fe por completo. Es decir, ¡en donde los ángeles enseñan, los demonios serán puestos en fuga!

Pero en lo que respecta al poseído ilirio y a quienes lo rodean, todavía está vivo y ahora está libre de su plaga, y quienes lo rodean ahora creen en un Dios, por supuesto todavía desconocido para ellos, así como en la inmortalidad del alma. Pronto vendrán a vosotros en Mi Nombre, entonces será fácil para esas personas y también en la amplia zona de ese país convertir a esas personas a la verdadera luz de la fe y destruir su superstición. Agripa, ¿lo entiendes bien ahora?

Fuente: gej08.31-32



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola