La nueva venida del Señor

1. Dije yo: "Tus preguntas no son precisamente insensatas, y tienes pleno derecho a preguntar lo que te es desconocido; y Yo, obviamente, tengo derecho a responderte de la manera que me parezca útil para ti y para los demás. Y dado que ya me hiciste la pregunta, quiero responderte, ¡así que escucha!

2. En Mi segunda venida ya no volveré a nacer de una mujer en algún lugar como un niño, pues este cuerpo permanecerá transfigurado tal como Yo siendo espíritu en la eternidad. Por eso es que nunca necesitaré un segundo cuerpo como aquel del que tú hacías mención.

3. Pero primero vendré invisiblemente en las nubes del cielo, lo que quiere decir: Primero comenzaré a acercarme a las personas a través de verdaderos videntes, sabios y profetas que despertaré, y en esos días las jóvenes también profetizarán y los jóvenes tendrán sueños clarividentes, a raíz de los cuales proclamarán Mi venida a las personas, y muchos los escucharán y mejorarán su comportamiento; pero el mundo los reprenderá, tachándolos de entusiastas dementes, y no les creerá, tal y como ocurrió también con los profetas.

4. De la misma manera, de tiempo en tiempo despertaré a personas a quienes hablaré directamente a sus corazones para que lo escriban, narrándoles todo lo que ahora está sucediendo y siendo dicho durante esta presencia Mía. Y entonces, lo que está simplemente escrito podrá ser reproducido en un tiempo muy corto de unas pocas semanas y días, generándose muchos miles de copias idénticas de una manera que será muy común en esos tiempos y, de esa forma, lo escrito será difundido entre los hombres. Y, como en ese tiempo los hombres estarán casi universalmente bien versados en la lectura y la escritura, también podrán leer y comprender por sí mismos los nuevos libros.

5. Y esta forma de difundir Mi nueva y puramente reproducida enseñanza de los cielos podrá entonces ser llevada a todos los pueblos de toda la tierra mucho más rápida y eficazmente que como ahora a través de los mensajeros que la propagan en Mi nombre de boca en boca.

6. Cuando, de este modo, Mi enseñanza haya sido llevada a las personas de buena voluntad y fe de obra, y al menos un tercio de las personas haya oído hablar de ella, entonces iré también a distintos sitios, a ver a los que más Me amen y tengan el mayor anhelo de Mi nueva venida y, por tanto, también la fe plena y viva. Me acercaré a ellos en persona y corporalmente visible [en el cuerpo espiritual transfigurado; compárese el párrafo 2].

7. Y Yo Mismo formaré comunidades de entre ellos, a quienes ningún poder del mundo podrá ofrecer porfía y resistencia, porque Yo seré su comandante y su héroe eternamente insuperable y regiré sobre todos los hombres mundanos muertos y ciegos. Y así limpiaré la tierra de su antigua impureza repulsante.

8. No obstante, en el tiempo de los nuevos videntes y profetas habrá una gran tribulación y angustia entre los hombres, como nunca la ha habido antes en esta tierra. Pero sólo durará poco tiempo debido a los que en esa época sean Mis elegidos, para que la salvación de sus almas no sufra ningún daño.

Fuente: Gran Evangelio de Juan, tomo 9, capítulo 94,
Traducción: Petty Polman


Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola