La enseñanza básica más corta de la Palabra Eterna

A petición de Johannes Busch.

1 Juan 8:31:
Entonces Jesús les dijo a los judíos que habían creído en Él: —Si vosotros permanecéis en mis enseñanzas, seréis verdaderamente mis discípulos;

Yo Les dije a los judíos que creían en Mí: si permanecéis en Mi Enseñanza (no se trata de las palabras en sí), es decir no basta que mantengáis la Enseñanza sólo en la memoria, sino que también actuéis según ella, entonces, solo  recién así, seréis Mis verdaderos discípulos y, por lo tanto, os daréis cuenta de que Mis Palabras provienen de la Boca de Dios y son, en sí mismas, la Verdad Eterna y Viva que os liberará realmente de la noche de cualquier duda.

2. Juan 11,25 y 26.

Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?

Cuando los discípulos y otros creyentes Me preguntaron:

¿Cuándo resucitaremos a la vida después de la muerte del cuerpo?

Yo dije: ¿Cómo Me preguntáis de nuevo sobre esto? - ¡Yo soy la Resurrección y la Vida Eterna! Quien cree en Mí en la acción, ya ha resucitado en Mí, y continuará viviendo según su alma, así muera corporalmente, si fuera posible, incluso mil veces. Porque el que vive ahora y cree en Mí en la acción, nunca morirá (es decir, según el alma).

3. Juan 14: 6.
Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por medio de mí.

El hecho que únicamente Yo soy el Camino (a través de Mi Enseñanza), la Verdad y la Vida, esto lo descubrirá cada uno dentro de sí mismo que cree en Mí en toda acción y, por lo tanto, también que venga a Mí en el corazón. Quien viene así a Mí, viene al Padre que vive en Mí y es Uno Conmigo. Pero quien no venga a Mí de esta manera, ciertamente no vendrá al Padre, que es el Amor Eterno.

4. Juan 14:23.
Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, guardará mi palabra; y mi Padre le amará, e iremos a él, y haremos morada con él.

Cuando Me preguntaron cómo se puede obedecer y mantener en la acción Mi Palabra, es decir, Mi Doctrina, Yo dije: ¡Quién Me ama más por enima de todo en el mundo y al prójimo como a sí mismo, realmente cumple Mi Palabra, y el Padre, el Amor en Mí, lo amará! Y así, Nosotros, el Padre (que es el Amor en Mí), Yo (que soy la Sabiduría eterna, o el Hijo) y el Espíritu Santo (que es el Poder Eterno e infinito y la Fuerza de Mi voluntad), vendremos a él y moraremos con él, y entonces él será perfecto así como el Padre en el Cielo, que es Mi Corazón, es perfecto. - Así hay que entenderlo. - - -

Fuente: Recibido el 10 de mayo de 1862 por Jakob Lorber. (dadi3.620510)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola