Fidelidad y entretenimiento

El discurso del Señor sobre la naturaleza de los fieles y los infieles. La incorregibilidad de los adictos a la diversión.

1. Pero Lamec agradeció al Señor por esta instrucción desde la razón más profunda de su vida, y después de agradecerle por lo que había recibido, le preguntó si no debía reunir a los fieles en un círculo más cercano.

2. Y el Señor dijo: "Que esté bien, como está; ¡porque los verdaderos fieles seguirán siendo fieles incluso en medio de los más bulliciosos, de aquellos que Me han olvidado completamente!

3. Pero si alguien no tiene verdadera fidelidad, ¡un círculo estrecho para la vida eterna será de poca ayuda para él!

4. Si él está entre los fieles, fingirá que es fiel; pero si él está entre los infieles, pronto hará lo que ellos hacen.

5. Si te habla, solo hablará de lo que sabe que te agrada oír; pero si se junta con los infieles, solo estará lleno de conversaciones sucias del mundo.

6. He aquí, estos son hombres imprudentes y frívolos, que saltan de un lado a otro como las langostas, entre Dios y la muerte, y no tienen humedad espiritual de la vida. Humedad que les traería la semilla de Mi Palabra viva en ellos, como tampoco tienen calor espiritual con el cual la semilla eternamente viva de Mi Palabra madura en la energía presente, y no tienen todo esto porque no lo quieren, porque la frivolidad parece mucho más divertida y siempre más estimulante que una existencia firme en Mi Gracia.

7. Estos hombres no solo son los más difíciles de mejorar, sino que su mejoría es casi imposible, y eso se debe a que ellos están de acuerdo con todo dependiendo de la situación.

8. Si quieres que sean malos, ponlos entre los malos; si los quieres de buen humor, ponlos entre los humoristas; si quieres que sean buenos, ponlos entre los buenos; si los quieres sabios, ¡ponlos entre los sabios!

9. Pero si los dejas solos, ¡pronto se desesperarán y languidecerán del aburrimiento!

10. ¿Por qué? - ¡Porque no tienen vida propia y, por lo tanto, son adictos a la dispersión, diversión o entretenimiento!

11. Si les prometes dispersión y diversión, podrás mantenerlos vivos incluso durante ciertos períodos en cualquier actividad; pero mantenles en un círculo estrecho por solo tres días, en donde no hay distracción ni diversión, comenzarán a ponerte caras largas el primer día. El segundo día se quejarán y te regañarán, y al tercer día querrán discutir contigo seriamente o huirán de ti.

12. Porque el lema de su corazón es: 'Queremos trabajar, si hay que hacerlo; pero el trabajo tiene que ser divertido, y después del trabajo, ¡nunca debe faltar un entretenimiento adecuado! Si falta este, entonces no aceptaremos la oferta. ¡La diversión tiene que estar presente!'

13. Si deseas establecer una casa de espectáculos, puedes estar seguro de que acudirán a ti todos los días para deleitarse con el espectáculo como una mosca en el estiércol; pero, de lo contrario, no esperes que vengan a ti, ¡mientras haya otros placeres placenteros para ellos en otro lugar!

14. También escucharán Mi Palabra, pero solo si y mientras les dé placer; ¡pero nunca encontrarás un rastro de actividad viva como fruto de la Palabra en ellos!

15. Estas personas hacen de todo: lo bueno como lo malo, pero solo lo disfrutan; y si eso falta, entonces están muertos para lo uno como para lo otro.

16. La razón de esto es porque no tienen vida propia, y es porque han aprendido a desperdiciarla en los primeros años de sus vidas, ya que han sido impulsados ​​por sus necios padres solo por los placeres posteriores a la actividad menor anterior. ¡Lo que significa que nunca absorbieron el valor de su actividad, sino solo el de la diversión, con la renuncia completa a toda vida independiente y libre y, por lo tanto, a su propia vida!

17. Por eso, dejemos a los fieles donde están, ellos no nos abandonarán, y dejemos también a los infieles; ¡porque siempre estarán en contra de nosotros!

18. Pero en lo que respecta a las moscas imprudentes, dejémosles ir al estiércol sin ponerles obstáculos; Pero si se acercan demasiado a nuestra comida, ¡todavía hay tiempo suficiente para alejarlos! ¡El invierno de la vida les matará pronto de todos modos!

19. Pero tampoco queremos juzgarles; porque ellos solo son siluetas con vidas aparentes, esquemas efímeras que nacen en la mañana y mueren al día siguiente, ¡pero después ya no existirán nunca más! Por lo tanto, que se les conceda su breve placer; porque después de esto, no lo tendrán más.

20. ¡Esa es Mi Voluntad! Pero vosotros, los  fieles, manteneos en Mi Amor; ¡porque en Él vuestro ser nunca terminará por la eternidad! Amén, amén, amén ".

Fuente: Gobierno de Dios, tomo 3, cap. 124.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola