Relación del profeta con Dios y el hombre

Un profeta es una persona muy sencilla y natural con todo tipo de debilidades como tú; pero como tiene un corazón comprensivo, en el que ni la ira, ni la venganza, ni los celos, ni el orgullo, ni el adulterio, ni ninguna clase de fornicación pueden echar raíces firmes, el Espíritu divino limpia su corazón de las múltiples escorias del mundo; y cuando sólo el corazón es así purificado, el Espíritu Divino derrama en ese corazón una luz del cielo.

Dado que el profeta reconoce fácilmente que se trata de una luz del Cielo, que siempre se expresa en palabras claramente audibles, el profeta así preparado sólo puede repetir en voz alta con la voz de su boca lo que oye clara y distintamente en su corazón. ¡Y entonces ya profetiza de forma completamente profética!

Si ahora es necesario, la voluntad del profeta es impulsada por Dios a hablar al pueblo y hacer lo mismo delante de ellos, lo que escucha en su corazón, y esto se llama entonces una profecía o revelación completamente verdadera y es tan buena palabra pura de Dios, como si Dios mismo hubiera hablado directamente de su boca a los hombres.

Pero tal profeta no es más importante ante Dios que cualquier otro ser humano que carezca por completo de este don; pues el profeta también debe hacer por su propia voluntad lo que el espíritu de Dios ha hablado por su corazón y por su boca al pueblo, de lo contrario será juzgado como cualquiera que oye la voluntad de Dios, pero no la hace. En este caso un profeta así sería peor que otra persona. Si a otra persona, en la debilidad y oscuridad de su alma, le resulta difícil creer lo que el profeta le habla, tendrá que soportar un juicio menor porque no quiso creer lo que el profeta le habló; pero no hay excusa para el profeta mismo, ni para aquel que creyó y sin embargo por amor al mundo y a sus tesoros no hizo lo que el profeta le recomendó hacer.

Sin embargo, un día la recompensa de un profeta será mayor que la de otra persona; porque un profeta siempre debe llevar siete veces más que cualquier otro ser humano. ¡En el más allá, todos a quienes un profeta les haya hablado serán entregados al profeta, tanto los buenos como los malos, y él los juzgará en Mi Nombre por cada palabra que les haya predicado en vano!

Pero quien recibe a un verdadero profeta en Mi Nombre y en el nombre del profeta mismo y lo cuida y es su amigo, un día también recibirá la recompensa de un profeta. Y quien apoya a un profeta para que le resulte más fácil en su arduo trabajo, también recibirá recompensa de profeta; porque en el más allá el siervo del profeta estará al mismo nivel que el profeta y, por lo tanto, juzgará a los espíritus subordinados al profeta y los gobernará para siempre, ¡y su reino nunca terminará!

Pero ¡ay de aquellos que abandonan a un profeta por el bien del mundo o incluso sospechan de él aquí y allá y en una cosa u otra! Y aún más ¡ay de los perseguidores de un profeta! ¡Porque estos difícilmente nunca alcanzarán la visión de Dios! ¡Pero cualquiera que ponga su mano sobre un profeta será castigado con fuego eterno en el infierno más profundo! Porque el corazón de un profeta es de Dios, y su boca es de Dios, y también lo son sus manos, pies, ojos y oídos. Donde hay un profeta, allí está Dios; por tanto, debéis entrar en su morada con profunda reverencia, porque el lugar donde él está es santo. Esto debe observarse en el corazón, no por causa del profeta, que es un hombre, sino por causa de Dios, que habla y da testimonio en el corazón del profeta.

¡Pero la razón por la que un verdadero profeta sólo anuncia un juicio tras otro para el mundo es simplemente porque Dios sólo despierta a un profeta cuando éste (es decir: el mundo) se ha olvidado de Dios y se ha arrojado a todos los vicios del mundo!

Fuente: GEJ2.108.1-8

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola