Sobre el Tischrücken (movimiento de mesa) y la fuerza ódica

En una emisión de Got Talent España se mostró el fenómeno en el que la mesa se elevó y levitó durante unos momentos.

Este fenómeno conocido como Tischrücken (movimiento de mesa) se popularizó en el siglo XIX durante la época del auge del espiritualismo en Europa y América del Norte en el siglo XIX. Las sesiones de Tischrücken eran eventos en los que los participantes se sentaban alrededor de una mesa, generalmente con las manos colocadas sobre ella, e intentaban comunicarse con los espíritus para obtener respuestas a través de los movimientos percibidos en la mesa. Este fenómeno fue parte de la fascinación generalizada por lo paranormal y lo espiritual en ese período histórico.

El tischrücken es una práctica que a menudo se asocia con el concepto de la fuerza ódica o vitalidad. El científico alemán, Karl von Reichenbach, introdujo el concepto de la fuerza ódica, creía que esta energía podía generar efectos sutiles que podrían ser percibidos por personas sensibles. Algunos seguidores del tischrücken creen que la fuerza ódica u otras fuerzas sutiles pueden influir en el movimiento de la mesa y otros fenómenos.

Según sus estudios, la fuerza ódica es una forma de energía sutil o "fuerza vital" que supuestamente permea el universo y está presente en todos los seres vivos y objetos inanimados. Reichenbach sugirió que esta fuerza estaba relacionada con fenómenos como el magnetismo y la electricidad, pero era diferente de ellos.

El youtube Kike Buster ha dado una explicación a la emisión de Got Talent España afirmando que la mesa fue elevada mediante varillas escondidas dentro de las mangas del espiritista. Aquí el vídeo respectivo: https://www.youtube.com/watch?v=do6Q7XRtjOA

A través de la Nueva Revelación de Jakob Lorber, tenemos una explicación detallada sobre este fenómeno.

Movimiento de mesa, golpeteo de mesa, escritura de mesa (Prophetia - Jakob Lorber)

El llamado movimiento de la mesa (Tischrücken) se logra mediante el poder combinado de varias personas que están provistas de una fuerte fuerza vital externa etérica —que comunican esta fuerza a algún objeto—comparable al electromagnetismo, ​sólo que esta fuerza vital externa ódica-psico-electromagnética está aún más purificada y, por lo tanto, ya está dotada de una inteligencia consciente de sí misma.

Si entre estas personas hubiera una persona renacida en espíritu (nota: lo cual es muy poco probable), entonces los fenómenos inteligentes, como los llamados golpes en la mesa o escritura en la mesa, aparecerían de una manera que parecería muy maravillosa, porque son casi infinitamente más allá de cualquier cosa imaginable.

Las direcciones de los radios de vida externos en todas las distancias en el espacio y el tiempo pueden realizar investigaciones rápidas y darlas a conocer a los interrogadores. En tales circunstancias, se puede obtener información más o menos confiable del mundo espiritual real.

Sin embargo, para que este evento sea confiables, deben se ejecutado por las fuerzas vitales externas unidas de personas que al menos hayan alcanzado la midad del renacimiento espiritual.

Porque una fuerza vital externa ódica-psico-electromagnética (aunque sea muy fuerte) que no ha sido purificada y refinada por el Atma (el espíritu de Dios), todavía está lejos de la capacidad de espiar algo en las esferas espirituales más sutiles y puras de la vida y revelar lo que se siente al interrogador según la verdad.

En este caso, o no hay respuesta, o a lo sumo la respuesta proviene de la todavía muy material esfera espiritual natural, Esta respuesta puede ser de una manera hoy y de otra mañana, porque cada persona ha formado a su alrededor una esfera de vida exterior diferente, dependiendo de la naturaleza de su amor y toda su vida sensorial.

A las personas fuertemente naturales a menudo se les ocurren conclusiones sorprendentes en el ámbito de la materia burda, pero cuando se trata del mundo espiritual no se les pueden creer, porque su sensorio de la vida exterior es en sí mismo más material que espiritual y probablemente sea burdo igual a él. Y así podrá sentir y mirar la materia, pero no el elemento más interno, puramente espiritual, de la esfera puramente espiritual de la vida.

En contraposición, quien haya renacido casi por completo puede ofrecer resultados absolutamente puros y creíbles.

Pero el hecho de que seres que ya viven en el mundo espiritual puro, como ángeles y demonios, puedan ser citados y obligados a hablar es completamente erróneo y no puede ni debe ocurrir debido al inmutable orden divino.

Hay otras explicaciones para mover la mesa, escribir y golpear, pero a menudo no hay una palabra real en ellas. Kerner y Ennemoser fueron los que más se acercaron a la verdad.

Así como sólo los expertos en astronomía deberían profundizar en esta ciencia, y no todas las personas, los experimentos con mesas móviles, escritura y golpeteos tampoco son aptos para el público en general y sólo deben ser realizados por personas capacitadas y con experiencia en dinámicat rascendentales.

A los laicos de mejor índole sólo se les permitiría actuar como testigos. Cuando los profanos experimentan en esta esfera más profunda de la ciencia, nunca puede surgir nada beneficioso para el verdadero beneficio de la humanidad; pues una burra sólo da a luz a otra burra y la mona da a luz a un mono.

Si con estos experimentos las personas conocedoras descubren grandes y profundas verdades espirituales que casi nunca antes se habían sospechado y de las que el mundo ciego podría sacar mucha luz, inmediatamente aparecerá un ejército de experimentadores completamente ignorantes que se reirán de estas verdades provenientes de cualquier esfera superior de la ciencia y serán considerados nulos y declarados nulos porque no pudieron convencerse de ello durante los mismos experimentos.

Y así, el bien se mancha terriblemente desde el momento en que nace y sólo con gran dificultad puede alcanzar su pureza digna.

Por eso, en cuestiones tan profundas, la generalidad nunca es tan deseable como algunos piensan.

Los experimentos en cuestión no pueden ser de ninguna utilidad para el mundo en general porque a veces son ridículos e insignificantes por la ignorancia de la gente y a veces son finalmente demonizados por su estupidez.

También hay jugadores de prestidigitación que manipulan la mesa para que dé la respuesta que los malabaristas tenían en mente. Si se hacen preguntas de las que los malabaristas no tienen idea de la verdad, entonces surgirá ninguna respuesta o una respuesta extremadamente estúpida y muy alejada de la verdad, que convencerá completamente al interrogador, que tal vez ya esté inclinado a creer a mitad de camino, y siente repulsión y descarta todo el asunto como algo ridículo.

Incluso si los malabaristas no son expuestos con sus trucos y los profanos los confunden con magos, etc., nadie gana nada con ellos.

Ni siquiera los niños son aptos como experimentadores, porque incluso si los niños ponen la mesa en movimiento a través de la fuerza etérica de vida externa real, ni ellos ni los espectadores pueden explicar adecuadamente los fenómenos que luego ocurren.

En resumen: en este asunto tan severo, la experimentación al público en general irá acompañada de consecuencias absolutamente malas, tanto para el cuerpo en algunos casos como en casi todos los casos para el alma y el espíritu.

Lo que una persona no comprende, debe dejarlo reposar, al menos hasta que haya adquirido suficiente conocimiento del asunto.

Pero aquellos que son conocedores y sinceramente animados por la mejor voluntad, sedientos de verdad y de luz, deben realizar los experimentos con toda su diligencia y no deben descansar hasta que no sólo se les haya abierto el patio, sino también todo el templo de la luz, para que puedan hacerlo cada vez que experimenten en el futuro para poder contar con resultados seguros y la plenitud de la verdad —por el bien de la humanidad.

Entonces proporcionarán al mundo entero un beneficio incalculable tanto espiritual como físicamente.

Porque en la materia aparentemente muerta todavía hay fuerzas maravillosas que el mundo sólo puede conocer de esta manera y no de otra.

Fuente: Dádivas del Cielo, tomo 3, c. 540224, recibido por Jakob Lorber. (dadi 3.540224)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola