Cómo adorar de verdad

San José besando al Niño Jesús
San José besando al Niño Jesús
José besó al Niño Jesús y le preguntó: 

«¡Dime, hijito mío, si debo adorarte tan sólo a Ti como a mi Señor y Dios!».

El Niño Jesús, con una sonrisa cariñosa, le respondió:

«¿Sabes, José, cómo debe el hombre adorar a Dios?

¡Debe adorar a Dios en el espíritu y en la Verdad, y no moviendo los labios como los hijos del mundo que se imaginan que desgastándolos durante algún tiempo le hacen un servicio!

Si quieres adorar en el espíritu y la Verdad, entonces ama a Dios en tu corazón. Haz el bien a todos, tanto a amigos como a enemigos, y ante Dios tu oración valdrá como tal.

Pero aquel que sólo a ciertas horas determinadas fatiga sus labios ante Dios, y si durante tal empeño está pensando en diversas cosas mundanas que le importan más que esa oración y tal vez más que Dios mismo, dime, ¿acaso se puede llamar a eso una “oración”?

Te digo que millones de tales oraciones ante Dios, serán desoídas como una piedra desoye el griterío de un alborotador.

Si adoras a Dios con amor, entonces sobra la pregunta de si debieras adorarme a Mí como Dios santísimo y Padre.

Porque quien adora de esta manera a Dios, está al mismo tiempo adorándome a Mí; pues, el Padre y Yo somos de un mismo Amor y de un mismo Corazón». (IJes.91)



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola