La revelación de Jesús a Tomás de Kempis

Dice el Señor:

«Un Lutero... no pesa tanto como un Tomás de Kempis...»

Fuente: “Dádivas del Cielo” recibido por Jakob Lorber el 20 de agosto de 1840.


¿Quién es Tomás de Kempis?

Es el autor de la obra «Imitación de Cristo» en el que el Señor revela su Palabra en forma de consejos espirituales. Veamos por ejemplo el capítulo 1 del tercer libro:

Del habla interior de Cristo al alma fiel,

Habla el Alma:

1. Quiero oír lo que el Señor Dios habla dentro de mí.

Dichosa el alma que oye hablar al Señor en su interior y escucha de su boca palabras de consuelo.

Dichosos los oídos que escuchan el suave soplo de la voz divina y no atienden a los susurros de este mundo.

Dichosos los oídos que no atienden a la voz que suena de fuera, sino a la verdad que enseña dentro.

Dichosos los ojos que están cerrados a las cosas exteriores, y muy atentos a las interiores.

Bienaventurados los que comprenden las cosas interiores, y estudian con ejercicios continuos en prepararse cada día más y más a recibir los secretos celestiales.

Bienaventurados los que se deleitan en ocuparse de Dios y se arrancan de todos los obstáculos del mundo.

¡Oh alma mía! Lleva esto a tu corazón  y cierra las puertas a tu sensualidad, para que oigas lo que el Señor, tu Dios, habla dentro de ti.


2. Esto dice tu amado, tu Señor Jesucristo:

Yo soy tu salvación, tu paz y tu vida.

Adhiérete a Mí y encontrarás la paz.

Abandona todas las cosas temporales y esfuérzate por las eternas.

¿Qué son todas las cosas temporales sino seductoras? ¿Y de qué te sirven todas las criaturas si te abandona el Creador?

Así que renuncia a todas las cosas y procura ser agradable a tu Creador y serle fiel, para que puedas alcanzar la verdadera bienaventuranza».


Fuente: Imitación de Cristo, libro tercero, capítulo 1 escrito por Tomás de Kempis.

https://jakoblorber.webcindario.com/otros/kempis-imitacion.htm



Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola