La introspección del Señor

Muchos estudiosos de la Biblia no se atreven a afirmar que el Señor Jesucristo haya enseñado explícitamente una técnica de contemplación del fuero interior. Si bien el Nuevo Testamento presenta a Jesús como un maestro espiritual que habla sobre la importancia de la oración y la conexión con Dios, no proporciona una descripción detallada de una técnica específica de introspección o contemplación interior.

Sin embargo, en la obra revelada a Jakob Lorber, el Gran Evangelio de Juan, el Señor Jesucristo explica personalmente a aquellos que no sabían realizar la contemplación del fuero interior lo siguiente:
 

«Relajaos en silencio y meditad vivamente sobre vuestras actividades y sobre la Voluntad de Dios, que os es bien conocida, y ved si la cumplisteis en las diversas fases de la vida. Si os adentráis en vuestro corazón y os contempláis de esta manera, entonces dificultáis más y más la influencia de Satanás. Por eso no hay nada que Satanás busque con más empeño que desorientar al hombre en su introspección mediante diversas fantasmagorías triviales.

Cuando tras alguna práctica el hombre alcanza una cierta habilidad en la contemplación de su fuero interno, entonces reconocerá con mucha facilidad las trampas que le tiende Satanás.

A través de la introspección el hombre puede desbaratar y destruir fácilmente tales trampas y puede tomar precauciones enérgicas contra todos los futuros engaños de dicho enemigo.

Satanás lo sabe muy bien y por eso se dedica con empeño a distraer y ocupar el alma, con diversas fantasmagorías exteriores y, estando al acecho y sin ser visto, le resulta muy fácil organizarle al alma una gran variedad de trampas que al fin la enredarán de tal manera que ya no llegará a la introspección, con gran perjuicio para ella.

Así el alma quedaría cada vez más separada de su espíritu, al que ya no podrá despertar; lo que es el comienzo de la segunda muerte del hombre.

Ahora sabéis en qué consiste la introspección interior.

Dedicaos a ella en silencio hasta el almuerzo y no os dejéis perturbar por apariciones exteriores. Pues Satanás procurará apartaros de ella por medio de visiones externas. Pero entonces recordad que Yo os lo vaticiné y volved en seguida a vuestra introspección interior
».

Leer texto original en: GEJ1.224

Fuente:  https://jakoblorber.webcindario.com/audiolibro/Joyas/Joyas%20Nueva%20Revelaci%C3%B3n.htm#k95

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tuyo soy, para Ti nací - Poema Teresa de Jesús

Cuerpo, alma y espíritu

El café, las arañas y la Coca Cola